Temporada alta de rosca: negociaciones en la oposición por cargos en el Congreso

El PRO y la UCR deben dirimir liderazgos en Diputados y en el Senado a partir de la llegada de los nuevos legisladores. Los que buscan permanecer y los que quieren sumar poder.

El 10 de diciembre, el Senado renovará un tercio de sus miembros y Diputados, la mitad. A partir de allí habrá una nueva relación de fuerzas entre los distintos espacios políticos. De hecho, el Frente de Todos ya no tendrá mayoría en el Senado. Pero además habrá reacomodamientos a nivel interno. En Juntos por el Cambio todas las partes quieren quedar bien paradas, por lo que negocian los lugares en disputa, claves para los próximos dos años.

Actualmente, Mario Negri y Luis Naidenoff son los jefes de las bancadas de la UCR y del interbloque Juntos por el Cambio. El primero en Diputados y el segundo en el Senado. Pero esos lugares podrían estar en jaque.

El de Negri después de su derrota electoral en Córdoba: cayó en las PASO ante Luis Juez y no pudo ser candidato a senador. Emiliano Yacobitti, dirigente cercano a Martín Lousteau, planteó sus diferencias en público y quiere destronarlo. Cerca de Negri están convencidos de que tienen más diputados que lo apoyan, pero del lado de Evolución quieren discutir el liderazgo en base a los resultados electorales.

En el Senado hay un actor de peso que se sumará el 10 de diciembre: Alfredo Cornejo. El mendocino dejará la presidencia del partido en los próximos meses, cuando se renueven las autoridades partidarias -estaba planeado para diciembre, pero se postergará a febrero o marzo-.

Al dejar ese cargo, no tendría asegurado su lugar en la mesa nacional de Juntos por el Cambio, el órgano en el que se reúnen periódicamente los referentes de los partidos. Por eso es que Cornejo podría tener interés en tener un rol en el Senado. Como el caso de Lousteau, que es vicepresidente de ese cuerpo.

Existe la posibilidad de que entre Cornejo y Naidenoff uno sea jefe de bloque y otro de interbloque, lo que ya sucedió en épocas de Cambiemos. Cerca del formoseño creen tener los votos necesarios para continuar con el actual rol. El mendocino, mientras tanto, propone que se acuerden listas de consenso para todos los lugares de poder que deben definir los radicales: autoridades en el Congreso, Comité Nacional y Convención.

El PRO, mientras tanto, también tiene sus discusiones de poder. Cristian Ritondo, cercano a María Eugenia Vidal, es el histórico jefe de bloque y hace culto a su actividad legislativa. Hubo una avanzada de los halcones, referenciados en Patricia Bullrich, para discutir ese lugar. Sin embargo, la presidenta del PRO se ocupó de desactivarlo ayer y respaldó a Ritondo para que continúe como jefe del bloque.

Pero con la renovación en el Congreso, el PRO en Diputados podría aspirar a la jefatura del interbloque. Al tener más legisladores, no sería extraño que pretendan ese rol para obtener mayor visibilidad. Si bien en el pasado no quisieron hacerlo -respaldaron a Negri a pesar de que tenían más diputados que la UCR-, la situación se podría modificar.

En el caso de que comiencen con el poroteo, podrían jugar un rol importante los diputados que están por afuera del PRO y la UCR. A partir del 10 de diciembre habrá un nuevo bloque dentro de Juntos por el Cambio. Todavía no tiene nombre, pero sí cuatro integrantes confirmados: Emilio Monzó, Sebastián García de Luca, Margarita Stolbizer y Domingo Amaya. Existe la posibilidad de que se integre Rogelio Frigerio. Pero luego de su victoria en Entre Ríos, el ex ministro del Interior planea una fuerte campaña para la gobernación en 2023, por lo que tiene interés en tener un buen vínculo con el PRO.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios