Investigación

Stiglitz denuncia "intento de golpe en el FMI" contra Georgieva: cómo se relaciona con el canje de deuda argentina

La titular del FMI está bajo investigación por un supuesto falseo de datos en el Banco Mundial para favorecer a China. El Premio Nobel, de estrecha relación con el Gobierno, salió en apoyo de Georgieva, pieza clave para el acuerdo con la Argentina.

"Un intento de golpe en el FMI", se titula el último artículo del premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz y mentor del ministro de Economía, Martín Guzmán, en el que analiza la investigación que pesa sobre la directora gerente del Fondo Monetario Internaciona, Kristalina Georgieva

La economista búlgara está siendo investigada bajo la suposición de que favoreció a China -junto a otros funcionarios del Banco Mundial- en los informes sobre el clima de negocios de los países, el Doing Business, en sus ediciones de 2018 y 2020. Para el Nobel, una salida de Georgieva "podría paralizar la gestión del Fondo en los próximos años".

Georgieva, el Banco Mundial y un ingrediente inesperado en la negociación con el FMI

La crisis que desató la investigación, que también forma parte una revisión interna en el FMI, llevó a The Economist a reclamar la renuncia de Georgieva. Un escándalo en el Fondo puede ser un revés para la negociación argentina por un nuevo programa de Facilidades Extendidas

Stiglitz y Guzmán con el Papa Francisco, en la época de la Columbia

En ese contexto, Stiglitz, quien fue mentor de Guzmán en la Universidad de Columbia y es uno de los economistas internacionales más cercanos al Gobierno, salió en defensa de Georgieva y denunció un intento de golpe en el FMI. 

Stiglitz consideró que Georgieva generó molestias en algunos sectores por permitir un FMI menos enfocado en la austeridad y que busca generar cambios graduales para tener en cuenta pobreza y desarrollo. También aseguró que el rol del Fondo en la reestructuración de deuda con los acreedores privados de la Argentina marcó un límite a los mercados, lo que inquietó al sector.

Ilan Goldfajn, ex funcionario de Banco Central de Brasil, es el nuevo interlocutor del FMI para la región

"Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI desde 2019, ha sido una líder audaz a la hora de afrontar las consecuencias económicas de la pandemia y de posicionar al Fondo como pionero mundial en el cambio climático. Los esfuerzos que se están realizando para eliminarla no solo son injustos, sino que podrían paralizar la gestión del Fondo en los próximos años", escribió Stiglitz en uno de los espacios donde habitualmente publica sus reflexiones, Project Syndicate

El economista advierte que "se están tomando medidas para reemplazar o al menos debilitar  a Georgieva", sobre quien recuerda que "defendió con éxito una emisión de u$s 650 mil millones de "dinero" del FMI (derechos especiales de giro, o DEG), tan esencial para la recuperación de los países de ingresos bajos y medianos".

Las claves de los DEG: financiamiento, baja de déficit y señales en pagos al FMI

"El problema es un informe que el Banco Mundial encargó al bufete de abogados WilmerHale sobre el índice anual Doing Business del Banco, que clasifica a los países según la facilidad para abrir y operar empresas comerciales. El informe contiene acusaciones, o más exactamente 'pistas', de irregularidades que involucran a China, Arabia Saudita y Azerbaiyán en los índices de 2018 y 2020", sostiene el texto publicado en Project Syndicate.

Tras la denuncia, el Banco Mundial decidió discontinuar la publicación del informe. La semana pasada su director, David Malpass, aseguró que el organismo buscará otras formas de colaborar con el entorno de negocios. 

Según Stiglitz, Georgieva ha sido atacada por el índice de 2018, en el que China ocupó el puesto 78, la misma posición que el año anterior. Lo que se insinúa es que "debería haber sido menor y se dejó como parte de un acuerdo para asegurar el apoyo chino para el aumento de capital que el Banco estaba buscando en ese momento". Georgieva era la directora ejecutiva del Banco Mundial en ese momento.

el caso argentino 

"Si el informe de WilmerHale se caracteriza mejor como un trabajo por encargo, ¿cuál es el motivo?", se pregunta el economista, que asegura que el interés por el cambio climático y el cambio progresivo y con menos austeridad en el Fondo, molestan, porque pone más énfasis en resolver la pobreza y el desarrollo y más límites de los mercados.

El FMI recibió una auditoría de sus programas: cómo impactará en el acuerdo con Argentina

"Muchos actores del mercado financiero están descontentos de que el FMI no parezca estar actuando con tanta fuerza como un cobrador de créditos", asegura Stiglitz, que hace una referencia a la reestructuración de la deuda argentina, donde el FMI tuvo un rol a la hora de marcar hasta dónde era "sostenible" la propuesta de Guzmán de canje a los bonistas privados. 

Guzmán y Sergio Chodos negociaron con los bonistas privados el año pasado

"El Fondo mostró claramente los límites de lo que podía pagar el país, es decir, cuánta deuda era sostenible. Debido a que muchos acreedores privados querían que el país pagara más de lo que era sostenible, este simple acto cambió el marco de negociación.

doing business: "un producto terrible"

El economista remarcó, por su parte, que "el único resultado positivo del episodio puede ser la terminación del índice" del Doing Business. Y aseguró que lo consideraba como "un producto terrible". 

El FMI plantea salida gradual del cepo, baja de retenciones y reformas estructurales para atraer inversión

"Los países recibieron buenas calificaciones por impuestos corporativos bajos y regulaciones laborales débiles. Los números siempre fueron blandos, con pequeños cambios en los datos que tienen efectos potencialmente grandes en las clasificaciones. Los países se sintieron inevitablemente molestos cuando decisiones aparentemente arbitrarias hicieron que cayeran en la clasificación", escribió el Nobel.

La defensa del economista cuestiona la investigación: "parece un trabajo por encargo" y defiende el "profesionalismo" de Georgieva. 

"Shanta Devarajan, el jefe de la unidad que supervisa Doing Business y que reportó directamente a Georgieva en 2018, insiste en que nunca fue presionado para cambiar los datos o los resultados. El personal del Banco hizo exactamente lo que le ordenó Georgieva y volvió a verificar los números, haciendo cambios minúsculos que llevaron a una ligera revisión al alza", remarca Stiglitz.

David Malpass, presidente del Banco Mundial, sale ileso según Stiglitz

A cambio, siembra dudas sobre el informe de WilmerHale: "es curioso en muchos sentidos. Da la impresión de que hubo un quid pro quo: el Banco estaba intentando reunir capital y ofreció clasificaciones mejoradas para ayudar a conseguirlo. Pero China fue el patrocinador más entusiasta de la ampliación de capital; eran los Estados Unidos bajo el presidente Donald Trump los que se arrastraban", detalla y advierte que "si el objetivo hubiera sido asegurar la ampliación de capital, la mejor forma de hacerlo hubiera sido bajar la clasificación de China".

MALPASS EN LA MIRA

Stiglitz redobla la apuesta y sostiene que "el verdadero escándalo es el informe de WilmerHale, que incluye cómo Malpass, presidente del Banco Mundial, escapa ileso" por su relación con Arabia Saudita y un "intento sin adornos de Malpass de cambiar la metodología de Doing Business para hacer que China descienda en la clasificación".


las internas entre el fmi y el banco mundial

Además, existen rivalidades institucionales de larga data entre el FMI y el Banco Mundial, recuerda el economista, y asegura que ahora se ven intensificadas ahora por el debate sobre quién debería administrar un nuevo fondo propuesto para "reciclar" los DEG recién emitidos de las economías avanzadas a los países más pobres.

Argentina recibió u$s 4.334 millones del FMI, pero pueden ser más: por qué Georgieva pide "prudencia"

"Se puede agregar a esta mezcla la vertiente aislacionista de la política estadounidense, encarnada por Malpass, designado por (Donald) Trump, combinada con el deseo de socavar al presidente Joe Biden creando un problema más para una administración que enfrenta tantos otros desafíos. Y luego están los conflictos normales de personalidad", sostiene la columna de Stiglitz.

El FMI evita la crisis política: cómo sigue la negociación por el acuerdo

"Pero la intriga política y la rivalidad burocrática son las últimas cosas que necesita el mundo en un momento en que la pandemia y sus consecuencias económicas han dejado a muchos países enfrentando crisis de deuda", agrega y cierra con un refuerzo de su defensa a la economista búlgara: "Ahora más que nunca, el mundo necesita la mano firme de Georgieva en el FMI".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios