Escenario

Rumbo a las elecciones de 2023: dos coaliciones en crisis y varios escenarios posibles

De qué manera repercute la interna del gobierno en Juntos por el Cambio, que a su vez tiene sus propios desafíos, incluida la irrupción de Javier Milei. La mirada de los analistas.

Si el calendario electoral no sufre ninguna modificación respecto a lo esperado, dentro de un año deberán cerrar las listas de precandidatos de cara a las elecciones presidenciales del año que viene. Restan muchas incógnitas por resolver de cara a ese momento, pero la actualidad muestra que el Frente de Todos y Juntos por el Cambio, las dos coaliciones que dominaron las últimas elecciones nacionales, tienen varios desafíos por resolver.

A 10.000 pies de altura, Fernández recibió una mala noticia sobre el proyecto de renta inesperada

En el lado oficialista las tensiones son evidentes. Se pusieron de manifiesto una vez más en la última semana, nuevamente con el tema energético como eje, y provocaron la ida de Matías Kulfas del ministerio de Desarrollo Productivo. Es una incógnita cuál será el futuro del Frente de Todos: ¿volverá a competir con ese sello el año que viene, se mantendrá el peronismo unido?

Cristina Kirchner y Alberto Fernández, protagonistas de la interna del Frente de Todos

La visión de los analistas difiere sobre este punto. Para Mariel Fornoni, de Management & Fit, "la ruptura del Frente de Todos es clara. Creo que va a llegar dividido a las elecciones. Esa coalición de tres partes, el albertismo, el massismo y el kirchnerismo, creo que no va a estar en la próxima elección. Está roto desde hace mucho tiempo, se terminó de cristalizar con la discusión con el FMI".

Lucas Romero, al frente de Synopsis Consultores, difiere en el análisis. Si bien los números de sus encuestas son negativos para el Gobierno -tiene una aprobación del 18,8%- cree que "no hemos visto señales claras de ruptura del espacio. Nadie quiere ser el responsable de la división del oficialismo, porque eso empeora las perspectivas". En esa línea, agrega que es "alta la chance de que el Presidente no pueda protagonizar la oferta electoral. Y hasta la posibilidad de un rediseño de propuesta con cambio de marca y de nombre".

Shila Vilker, de Trespuntozero, se detiene sobre los nombres propios. Cree que el escenario dentro del Frente de Todos está abierto y que "hay muchos aspirantes con posibilidades de ser candidatos en 2023. Electoralmente, Cristina Kirchner es la que mejor rinde dentro de la interna, por encima de Alberto Fernández. Le siguen Sergio Massa, que viene impulsando una agenda propia, y Daniel Scioli que ahora cuenta con una plataforma desde la que impulsar una posible candidatura".

internas por todos lados

Del otro lado Juntos por el Cambio también tiene sus diferencias internas. En el PRO no hay pistas de cómo resolver las distintas candidaturas posibles -como Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich-. Y la tensión con una UCR envalentonada y con apetito de poder se puso de manifiesto con el enfrentamiento entre Macri y Gerardo Morales en torno a la figura de Hipólito Yrigoyen.

Para el analista político Sergio Berensztein "la mejor manera de resolver las internas es con una primaria. Si no hay una negociación posible, y creo que no la hay, hay que ir a una primaria y que resuelva la sociedad. Hubo una disputa entre Macri y Morales, pero los propios dirigentes están tratando de desescalar para que no pase a mayores".

Patricia Bullrich, la favorecida por Mauricio Macri hasta el momento si él no juega en 2023

Romero, por su parte, detecta dos desafíos. Por un lado, la multiplicidad de aspiraciones. "Es difícil pensar en una interna de más de dos y hoy tenemos cinco candidatos. Habrá un proceso de reducción de aspiraciones". El otro factor es que aún hay tiempo, lo que hace que "quienes se ven en desventaja no declinan su candidatura porque entienden que puede haber de aquí al momento de elegir las candidaturas algún factor que modifique la mecánica o los términos de competencia". Esta combinación de factores, según su visión, aviva las internas de cara al año electoral.

Mauricio Macri reapareció junto a Patricia Bullrich y le dio su respaldo en la interna del PRO

Posibles escenarios

Otro de los temas analizados es la influencia que puede tener la salud de una coalición sobre la otra. Es decir, un aumento de la tensión en el Frente de Todos, ¿cómo podría influir en Juntos por el Cambio? Para Romero, "ver al oficialismo con niveles muy bajos de competitividad electoral ha impulsado las aspiraciones de todos en la coalición opositora. Si entramos en un proceso de fractura del oficialismo, se abre la posibilidad a que los aspirantes de Juntos por el Cambio no se vean obligados a mantener la unidad. Sobre todo si no hay consenso respecto a cómo encarar la discusión interna". Igualmente, cree que el incentivo del posible triunfo en 2023 podría colaborar a que no se rompa el espacio.

Berensztein cree que la caída oficialista debería ser un incentivo para que Juntos por el Cambio "no solo no se rompa, sino que gane por una abrumadora mayoría y quede con gobernabilidad. Con un triunfo como el de Cristina en 2011 podría tener una legitimidad de origen para implementar cambios profundos. Ese debería ser el incentivo para no romper".

Los escenarios para 2023, según Vilker, son dos: un ordenamiento del tablero con las dos coaliciones y un outsider -Javier Milei- o una fragmentación del sistema. "Lo paradójico es que las internas, lejos de resolver las tensiones, hasta ahora aumentaron el conflicto y el sentimiento antipolítica sobre el que se monta Milei para crecer", asegura.

El factor Milei

El crecimiento y el futuro del economista, tercero en las últimas elecciones legislativas en la ciudad de Buenos Aires, son un misterio. Para Fornoni, "Milei por ahora tiene mucha aceptación. Va a depender de lo que pase con la oposición, del contexto en que esté el país y de lo que haga el propio Milei con su armado, que hoy no tiene".

Para Berensztein, Milei tiene "enormes desafíos". Observa que hoy, a pesar de su irrupción, "Juntos por el Cambio ganaría la elección en primera vuelta. Para las terceras fuerzas es difícil consolidarse y convertirse en un actor permanente".

Finalmente, Romero reconoce que Milei logró dos objetivos importantes: posicionarse en la escena nacional y un protagonismo electoral. En cuanto a sus desafíos, señala que lo que le permitió escalar es su irrupción como novedad, lo que siempre tiene un atractivo, pero que "ahora llega una etapa distinta y más compleja: tiene que dejar de ser un dirigente que transita la escena mediática y pasar a ser alguien que encabeza una organización partidaria". 

En esa línea, observa que está pasando por un proceso de exposición en el que "expresa propuestas que no parecen capaces de construir apoyos mayoritarios. Como la posibilidad de portar armas o la de vender y comprar órganos".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios