Precio de la soja: qué se espera para la próxima campaña

En los últimos cinco meses la oleaginosa perdió un 26% de su valor. Uno de los factores que más presiona es la incertidumbre derivada del aumento de inflación internacional. ¿Qué hay que mirar a futuro?

El precio de la soja y principales commodities agrícolas desde la segunda mitad del año pasado tuvieron un rally alcista que los llevó a máximos en los últimos diez años. La oleaginosa llegó a superar los u$s 600 la tonelada en mayo. Desde ese récord las cotizaciones tuvieron un fuerte retroceso y el precio en los últimos cinco meses cayó un 26%. El lunes el poroto cerró a u$s 448 la tonelada en el mercado de Chicago. 

De acá a futuro, alertan que el precio dependerá de las compras chinas, que en septiembre cayeron un 30% respecto al mismo mes del año anterior, de acuerdo a las cifras de la aduana del gigante asiático.

El precio de la soja, como de cualquier producto, fluctúa según el stock y la demanda. Aunque respecto a esta última el informe más reciente del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) afirmó que la demanda global del cultivo será sostenida en la próxima campaña, las ventas son mucho menores a las de hace un año.

¿A qué se debe la caída en el precio de la soja?

  • Inflación internacional:

Los últimos datos de inflación de Estados Unidos y China alimentan las expectativas de un cambio de política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED). La inflación acumulada del país que conduce Joe Biden es de 5,4% y el dato de inflación mayorista de China se acerca a máximos en 26 años con un 10,7% interanual.

  • Más oferta:

Las cosechas de maíz y soja fueron mayores que lo proyectado, dado que la sequía no impactó tanto como se esperaba. El USDA en su último informe proyectó para Estados Unidos un récord histórico de producción de soja de 121 millones de toneladas.

  • Avance de la cosecha estadounidense:

"Actualmente se están llevando a cabo las labores de recolección tanto de soja como de maíz en el país norteamericano, lo cual añade un elemento estacional adicional que presiona a las cotizaciones", dijeron desde la BCR.

Una buena:

Más allá de que las cotizaciones del mercado de Chicago son de referencia para todo el mundo, el precio FOB al que se liquidan las exportaciones argentinas en los últimos meses se separó y es distinto al del país norteamericano.

"El precio FOB de exportación de nuestro país nunca llegó a alcanzar los 600 dólares por toneladas que registró la soja en Chicago. El máxio que registró en el último año fue u$s 579,5 y desde entonces se retrajo, pero no en igual proporción que en Estados Unidos", explicaron Tomás Rodríguez Zurro y Emilce Terré en su último informe. 

Una mala:

"Desde el 5 de agosto a la fecha, las ventas externas acumulan algo más de 6 millones de toneladas, menos de la mitad de las 14 millones que se vendieron entre agosto y septiembre de 2020", señalaron desde la Bolsa de Comercio de Rosario.

Por eso, la entidad define como "adquisiciones a cuentagotas" a las compras del último tiempo. Una de las razones pro las cuales las importaciones cayeron un 30% interanual en septiembre es el empeoramiento en los márgenes de la industria de procesamiento de soja en China "afectadas a su vez pro la crisis energética que dificulta la actividad de las plantas", apuntaron desde la BCR.

Un interrogante que queda abierto es si este retroceso en los precios internacionales atraerá más compradores chinos o nuevos, como del otro gigante de ese continente: India.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios