POLITICA ECONOMICA

Planes sociales: 1,8 millones de personas, el número de la discordia entre piqueteros y el Gobierno

El ministro de Desarrollo Social dijo que no se ampliará la cantidad de programas asistenciales y crece la protesta en las calles; los piqueteros sostienen que en el Registro de Trabajadores Populares hay anotados 1,8 millones de personas sin trabajo ni cobertura

 En medio de la protesta en las calles, la tensión del gobierno con los movimientos sociales y la batalla por ganar territorialidad un número concreto forma parte de la polémica central entre la Casa Rosada y los piqueteros: 1,8 millón de personas que se encuentran por afuera de los planes sociales y que los movimientos exigen ser incluidos ante la tesitura del Ministerio de Desarrollo Social de cerrar la lista de beneficiarios.

El dato de 1,8 millón de personas es el número de la discordia, forma parte de este debate y surge del reclamo que hacen las organizaciones sociales críticas al gobierno en base a la cantidad de personas que se anotaron en el Registro Nacional de Trabajadores de la Economía Popular (Renatep).

El ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, fue tajante ante el pedido de los piqueteros de ampliar la lista de beneficiarios de planes sociales: "No va a haber más altas de planes sociales, pero tampoco va a haber ajuste. Estamos proponiendo aportar máquinas, herramientas e insumos para la producción para fortalecer a las cooperativas y generar trabajo", detalló el funcionario. No más debate.

Hubo reuniones en las últimas horas entre el Ministerio de Desarrollo Social y diferentes referentes del Polo Obrero, Libres del Sur, la izquierda, el MST, el Bloque Piquetero Nacional y el Frente Darío Santillán pero la cuestión está cerrada para Zabaleta. "La decisión del Ministerio es permitir que cada beneficiario del Potenciar Trabajo pueda elegir en qué unidad de gestión quiere trabajar. Pretendemos darle centralidad al trabajo", dijo.

Allegados al ministro Zabaleta comentaron a El Cronista que la decisión del gobierno sigue siendo "reenfocar los programas sociales a la generación de empleo por medio de ofrecer un fortalecimiento a las cooperativas y unidades de gestión con herramientas o insumos de trabajo". Y rechazaron la idea de que haya 1,8 millones de personas que necesiten planes como dicen los movimientos sociales.

Sin embargo, los movimientos sociales insisten en ampliar la base de planes sociales y amenazan con acampes en las calles por tiempo indeterminado.

La ecuación que hacen los referentes de la protesta social es la siguiente: en el Renatep se anotaron 2,8 millones de personas hasta diciembre pasado, de los cuales 1,2 millones están cubiertos con planes sociales. Aquí faltarían 1,6 millones por fuera de los programas asistenciales.

Sin embargo, hay una disyuntiva: el Ministerio de Desarrollo Social no considera que ese universo forme parte de la masa de beneficiarios de planes porque creen que ese es "un registro voluntario que hace la gente de la economía popular".

Eduardo Belliboni, referente del Polo Obrero, al igual que otros dirigentes de movimientos sociales, comentaron a El Cronista que hay 1,8 millón de personas que no tienen planes sociales y el cálculo surge de la sumatoria de 1,6 millones inscriptos en el Renatep que no tienen cobertura social más 200.000 personas que ni siquiera se anotaron en ese registro convocado por el Ministerio de Desarrollo Social.

"El gobierno tiene una clara política de ajuste en los trabajadores de la economía popular y en la pobreza. Sorprenden las declaraciones gorilas del ministro Zabaleta", explicó Belliboni a este medio.

SIN PLANES O POBRES

En el universo de los 1,8 millones de personas que no tienen ninguna cobertura social y que supuestamente el gobierno se niega a incluir en los planes sociales el Polo Obrero y Libres del Sur contabilizan trabajadores de provincias del Norte argentino, del conurbano bonaerense, de Tierra del Fuego, Santa Cruz y Santa Fe, entre otros distritos.

Según datos oficiales que surgen de Renatep en cuanto a la distribución territorial de las inscripciones, el último informe del gobierno señala que los anotados allí se concentran en la provincia de Buenos Aires alcanzando un 35,7% del total. Le siguen las provincias de Chaco con un 5,6%, Tucumán con un 5,5 % y Salta con un 5,2% de las inscripciones.

Los datos que arroja el informe del Renatep confirman las primeras apreciaciones que se habían hecho a través del monitoreo constante de esta política y también la información surgida de los movimientos sociales que, entre otras cosas, marcaban que la economía informal tiene a la mujer como protagonista.

El 57,1% de las inscripciones corresponde a mujeres, dato que se hace más importante aun cuando se mira la estadística de trabajadores registrados, donde son los hombres los que se llevan la mayoría.

Otro dato que surge de la estadística de los anotados en el Renatep es que la gran mayoría de los inscriptos son jóvenes y personas de mediana edad. El 34,8% están entre los 25 y 35 años; mientras que el 29,5% corresponde a los que tienen entre 18 y 24. Es decir que más de la mitad de los inscriptos corresponde a jóvenes que se les dificulta ingresar al mercado formal del trabajo por la falta de oportunidades lo que deriva en trabajos en condiciones de gran precariedad e informalidad.

No obstante, el número de 1,8 millones de personas que están en la economía informal o en la pobreza podría ser mayor aún. 

La directora del Renatep, Sonia Lombardo, expresó a la revista Idelcoop que en su momento habían calculado unas 6 millones de personas dentro de la economía popular, ¿cómo estimaron ese número? Por un lado, el Ministerio de Producción en el año 2016, hizo una estimación de la economía popular que daba 4 millones. Por otro lado, en la población económicamente activa y la inactiva en el país suman 28 millones aproximadamente. 

Entre la población inactiva están los/as jubilados/ as y pensionados/as, 7 millones aproximadamente, y además hay gente que no puede trabajar y otra tanta que sí. De acuerdo a información del Ministerio de Trabajo hay 6 millones de asalariados/as privados, 3 millones de asalariados/as estatales, 1,5 millones de monotributistas y 300 mil que son empleadas de casas particulares, todo esto suma, 11 millones. Es decir que hay 10 millones que tienen problemas de trabajo, según los datos oficiales.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios