Salir del default

Deuda bonaerense: Kicillof anunció acuerdo, pero los bonistas duros no apoyan

El visto bueno de "un grupo mayoritario de bonistas" llegó un año y tres meses después de la presentación. El Grupo Ad Hoc, más duro, asegura que no apoya. Buenos Aires confía en lograr el piso de aceptación. Cuánto se ahorra la provincia y cómo se llegó al acuerdo. El rol del FMI.

El Gobierno de la provincia de Buenos Aires anunció un acuerdo con los principales acreedores para cerrar la reestructuración de deuda por u$s 7.100 millones que comenzó en abril del año pasado. Ahora estira el perfil de los vencimientos a once años y aplaza pagos de capital por tres años

Sin embargo, los bonistas más duros aseguraron que no apoyan la propuesta y acusaron de "no actuar en buena fe". La Provincia lo desmiente y señala que se trata de un grupo minoritario y su posición no modifica la negociación.

Tras 20 prórrogas, el ministerio de Hacienda anunció un acuerdo con un grupo mayoritario de tenedores de bonos que permite reducir en un 75% los pagos hasta 2024. Con los principales acreedores adentro, el próximo paso será formalizar la oferta, que podrá ser aceptada por el resto de los bonistas hasta el 13 de agosto próximo.

Tras el anuncio, el grupo de acreedores de la provincia de Buenos Aires (el Grupo Ad Hoc) dijo que no avala el acuerdo anunciado y acusó de actuar de mala fe. "La provincia eligió un camino desafortunado para lanzar su oferta que involucró discusiones bilaterales con ciertos tenedores de bonos seleccionados", señaló el Grupo Ad Hoc en un comunicado. Este grupo sostiene que representa alrededor del 40% de los acreedores de títulos bonaerenses.

un grupo "minoritario"

Este grupo advirtió que "considerará cuidadosamente sus próximos pasos, incluido el alcance potencial a un grupo más amplio de tenedores de bonos institucionales y minoristas". Para la Provincia, sin embargo, se llegó a un consenso con un grupo mayoritario y creen que alcanzarán los niveles necesarios para que las nuevas reglas apliquen a todos a través de las Cláusulas de Acción Colectiva (CAC), que requieren la aceptación del 75% de los bonistas.

"No afecta el curso del proceso de negociación que estamos llevando adelante", indicaron desde Buenos Aires tras el comunicado. "Se llevaron adelante diferentes rondas de negociaciones con todo el Grupo Ad Hoc de acreedores y en ese marco los asesores legales y financieros de todo el Comité estuvieron presentes con lo cual es falsa la acusación de que la Provincia no actuó de buena fe", remarcaron. 

"Existe un grupo minoritario en términos de tenencias que se mantiene en una posición intransigente, pero desde la Provincia siempre se estuvo en permanentes negociaciones con todo el grupo de bonistas, sin distinciones", remarcaron.

Según indicaron fuentes oficiales, los términos de la nueva oferta generan "un importante alivio financiero" para la provincia, en línea con lo que fue la reestructuración nacional con los bonistas privados bajo ley extranjera. El 80% de los vencimientos deuda se concentraba entre 2020 y 2024, según detalló el ministro de Producción Augusto Costa en una entrevista con El Cronista

Deuda bonaerense contrarreloj: para Augusto Costa el acuerdo está "cada vez más cerca"

"Los nuevos términos implicarán una reducción de los servicios totales durante el período 2020-2024 de aproximadamente u$s 4450 millones (equivalente al 75% de los compromisos originales), los plazos de repago (vida media) se verán triplicados, mientras que se producirá una importante reducción en el costo total de la deuda: el cupón máximo se reduce en un 40%, mientras que el cupón promedio se reducirá a 5,6%", detalló el ministerio de Hacienda y Finanzas.

Pablo López, ministro de Hacienda y Finanzas y el principal negociador de la deuda provincial

"Este es un paso clave para recuperar un perfil de deuda sostenible, acorde a nuestra capacidad de pago y a las enormes dificultades que debemos afrontar, cuidando, además, el impacto de la deuda provincial sobre nuestra macroeconomía", destacó el ministro Pablo López en el comunicado oficial.

las nuevas condiciones

Ahora la vida media pasa a ser de 11 años, ganando espacio para el repago.  Los pagos anuales bajo el esquema pre-canje llegaban hasta los u$s 2.400 millones por año, lo que para la provincia era "impagable". 

Por otra parte, los pagos de capital se realizarán a partir de 2024. Este año la provincia retomará los pagos de intereses. Pero sin los vencimientos de capital, los compromisos para los próximos tres años se reducen en un 75% en comparación con la deuda original. 

Otro de los ejes del acuerdo es la reducción del cupón de deuda, que pasará a ser del 5,6% contra el 11% máximo que tenían algunos títulos y el promedio de 8% hasta el momento.

Cláusulas de acción colectiva

Con el visto bueno de lo que se definió como un sector mayoritario representado por fondo Golden Tree y otros bonistas, en el Gobierno de Axel Kicillof confían en alcanzar "un buen plafón" para llegar a los umbrales que marcan las cláusulas de acción colectiva, que implican que si la mayoría necesaria del 75% ingresa al canje, el resto de los tenedores también pasa a estar alcanzado por las nuevas condiciones.

Los términos indicativos de la nueva oferta fueron anunciados a los bonistas. Tanto para los bonos en dólares como en euros, los primeros pagos de intereses se harán a partir del 21 de septiembre de este año.

En el caso de la amortización de capital, habrá pagos a partir de 2024 en el caso del bono en dólares y en euros 2037A, que tendrá 28 pagos semestrales desde el 22 de marzo de 2024. Para el 2037B, los pagos serán a partir del 22 de septiembre del 2028, también semestrales. Las tasas irán en aumento hasta alcanzar valores del 5 al 6% en los cupones. Los nuevos bonos reconocerán intereses a partir del 30 de junio de este año.

"Fue un proceso muy intenso de arduas negociaciones y lo que se refleja tiene que ver con un esfuerzo compartido", indicaron fuentes cercanas a la negociación tras las 20 rondas de prórroga, cruces y chicanas mediáticas y en las redes sociales. Pero los bonistas también presionaron con demandas en los tribunales de los Estados Unidos que podrían desactivarse a partir del acuerdo.

Los reclamos de los acreedores llegaron incluso hasta el Fondo Monetario Internacional (FMI), que la semana pasada aclaró que las cuestiones de deudas subsoberanas no influyen en la negociación por un nuevo programa con el Estado Nacional. "Es un proceso que no tiene nada que ver con ninguna provincia", aseguraron desde el Gobierno.

El vocero del Fondo, Gerry Rice, desligó la negociación provincial del acuerdo con Argentina

La negociación fue "compleja en términos económicos", según relatan en la provincia. Comenzó con la llegada de la pandemia, en abril de 2020 y cruzó un contexto de caída de recaudación. Las expectativas, sin embargo, mejoraron y hoy se ve "una recuperación de la actividad económica, del sector industrial, agrario, y el avance de la vacunación que da buenas perspectivas para adelante".

A la mejora del escenario se sumó la "comprensión de parte de los acreedores de las necesidades que tiene la provincia en lo económico y en lo social", señalan fuentes bonaerenses sobre el principio de acuerdo que se suma al intento desde el Gobierno nacional por normalizar la situación financiera del país y de la mayoría de provincias que ya reestructuraron sus deudas, para permitir acceso al financiamiento de obras y para el sector privado. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios