ASISTENCIA ESTATAL

IFE 5 de ANSES: el Gobierno confirmó el bono de $ 45.000 y debate un refuerzo contra la indigencia para 2023

El ministro de Economía, Sergio Massa, anunció los detalles del demorado aporte alimentario para los sectores vulnerables junto a la titular de ANSES, Fernanda Raverta. A quiénes abarcaría y cómo seguiría el próximo año

El ministro de Economía, Sergio Massa, confirmó oficialmente el refuerzo alimentario del Gobierno para los sectores más vulnerables, popularmente conocido como IFE 5 de ANSES, en una reunión con la titular de la ANSES, Fernanda Raverta. A través de un tuit anunció que será por un total de 45 mil pesos y dio mayores detalles acerca del cobro durante los meses de noviembre y diciembre.

"Con la Directora Ejecutiva de ANSES @FerRaverta, coordinamos la implementación de la inscripción para el Refuerzo Alimentario para Adultos sin Ingresos que comenzará el 24 de octubre. Será de 45.000 pesos en 2 cuotas de 22.500 en los meses de noviembre y diciembre", posteó Massa.

El denominado 'bono social' o IFE 5 de ANSES, como se lo menciona popularmente en los medios, podría contemplar a un universo de entre 2 y 3 millones de personas, acorde a versiones extraoficiales. Abarcará, acorde a las palabras de Massa, "a las personas de entre 18 y 64 años que no perciban ingresos, asistencia del Estado o tengan bienes registrados y se gestionará sin turno en las oficinas de @ANSESgob". 

El refuerzo alimentario se comenzará a pagar a partir del 14 de noviembre por terminación de DNI, detalló el ministro de Economía en una serie de tuits. Según la información divulgada por la ANSES, los que quieran acceder al IFE 5 -o refuerzo alimentario- no deben poseer trabajo registrado ni ingresos de ningún tipo, no deben ser titulares de ninguna prestación (jubilación, pensión, Asignación Universal por Hijo, Asignación por Embarazo, Asignaciones Familiares, Progresar, Desempleo, Potenciar Trabajo, entre otra).

Asimismo, tampoco deberán contar con Obra Social o Prepaga. El Gobierno detalló que se cruzará información con otros organismos para evaluar la situación socioeconómica. Por último, la inscripción se realizará de manera presencial desde el lunes próximo, 24 de octubre, sin turno en las sedes de la ANSES y también a través de la web del organismo en el sitio www.anses.gob.ar. 

El objetivo que se propone el Gobierno sería que el 'bono social' funcione como un paliativo de fin de año durante los últimos meses de noviembre y diciembre donde suelen crecer las tensiones sociales. Pero a la vez, las negociaciones dentro del Ejecutivo y con el Legislativo -donde se impulsan proyectos en esta dirección- es que el 'IFE 5' que estará a cargo de la ANSES, sirva de plataforma para una política social de emergencia de más largo aliento a lo largo de 2023.

La canasta básica se disparó más que la inflación y una familia tipo necesita casi $ 130.000 para no ser pobre


Cómo seguirá el refuerzo  en 2023

Desde temprano crecieron los rumores acerca de la inminencia del anuncio aunque ni desde la ANSES ni desde Economía confirmaban aún de forma oficial el momento. El último martes, Fernanda Raverta y Sergio Massa tenían en agenda una cita para avanzar en los detalles de la instrumentación del 'bono social' que finalmente no se pudo concretar. 

Ese día Massa viajó a Santiago del Estero para una reunión con los gobernadores del Norte Grande quienes le reclamaban cambios específicos al proyecto de ley de Presupuesto 2023 para garantizarle los votos en Diputados. Sin dudas, el encuentro entre Massa y Raverta podría ocurrir hoy. Sería un paso necesario para cualquier anuncio formal ya que la ANSES se encargaría de instrumentar el mecanismo de aplicación y distribución del refuerzo en cuestión.

Acorde a los cálculos que se manejan desde el oficialismo, el total de personas vulnerables abarcadas sin ningún tipo de protección social -que no acreditan ningún programa- ascendería entre los 2 y 3 millones. Otros números hablaban de poco más de un millón.

"Sirve para zafar ahora, hasta fin de año. Pero la idea es que luego se establezca una política para todo el año que viene", comentó a El Cronista una fuente del Gobierno. La llave para fijar una política de mediano plazo sería el proyecto que presentó la senadora Juliana di Tullio para diseñar un ingreso ciudadano complementario dirigido a un colectivo específico de personas y de manera temporal. Más acotado en el tiempo y recursos que la iniciativa del Salario Básico Universal de Juan Grabois y las organizaciones de la economía popular.

Sirve para zafar ahora, hasta fin de año. Pero la idea es que luego se establezca una política para todo el año que viene

Llamativamente, el proyecto de ley de la senadora Juliana Di Tullio iba a tratarse hoy al mediodía en un plenario que se había convocado en los últimos días de las comisiones de Trabajo y Previsión Social -que encabeza la legisladora que lidera Unidad Ciudadana dentro del interbloque del Frente de Todos- con Presupuesto y Hacienda. Pero a última hora se postergó su tratamiento hasta el miércoles de la próxima semana, a las 17

La nueva fecha dejó un margen prudencial de acción al Ejecutivo para concretar el anuncio sin que se lea públicamente como una presión desde los sectores kirchneristas que más han empujado al Gobierno a avanzar en esta dirección. En su última visita a Estados Unidos, Massa retomó aquella frase de la primera conferencia de prensa respecto a la necesidad de conjugar la macroeconomía con la inclusión social para conseguir estabilidad. Lo hizo durante una entrevista en el think tank Atlantic Council y luego lo repitió al hablar con Radio Rivadavia ya en Buenos Aires.

Un día después de las palabras de Massa en los medios, el Presidente Alberto Fernández retomó esa línea en un acto del que formó parte. Sin dar mayores precisiones, luego de aquella jornada comenzaron a circular los primeros indicios de una suma propiamente dicha.


Qué se sabÍA hasta ahora del IFE 5

En una entrevista con Radio Rivadavia a su regreso de Washington, Massa ya había dado algunos indicios del tipo de ayuda en la que se piensa para quienes "hoy no tienen nada, no tienen un plan, no tienen la asignación universal, no tienen seguro desempleo, ni trabajo". Desde ANSES confirmaron el domingo que se estaba avanzando en esa política y que en los próximos días habría mayores novedades. 

Según anticipó Massa, "para recibirlo el beneficiario deberá inscribirse en ANSES" y se cobrará a través de los mecanismos que disponga el organismo. El ministro afirmó entonces que se piensa como un "refuerzo alimentario" para fin de año y que, por ende, no se tratará de una suma permanente tal como la que reclamaban algunas organizaciones sobre la base de un modelo de Salario Básico Universal.

Sin luna de miel: ya arrancaron las presiones para Tolosa Paz y Kelly Olmos

Ganancias con mínimo no imponible arriba de $330.000: hasta cuándo habría que subirlo, según un especialista

"Estamos terminando una propuesta con ANSES para ponerla operativa en breve. El objetivo es que podamos anunciar una medida que le dé la oportunidad a las personas de más vulnerabilidad de acceder a un refuerzo alimentario", detalló.

El ministro enfatizó que el programa se financiará con fondos provenientes del "Programa de Fomento Exportador" -popularmente conocido como ‘dólar soja'- "que le dio a la Argentina la posibilidad de acceder a mayores ingresos fiscales". Un primer objetivo social de este fondo estaba pensado en asistir con bienes de capital -herramientas- a quienes acceden a programas de fomento del empleo.

La segunda meta, acorde al ministro, era "asistir a aquellos que hoy no tienen nada, no tienen un plan, no tienen la asignación universal, no tienen seguro desempleo, ni trabajo". No obstante, no profundizó respecto a cuánto podría ser el refuerzo en cuestión ni cuán grande sería colectivo de personas beneficiarias. Sí indicó que se trata de "acceder al mínimo básico alimentario" que hoy ronda los 15 mil pesos para una persona adulta acorde a la Canasta Básica Alimentaria


QUÉ DICEN LAS ORGANIZACIONES SOCIALES

Desde antes de la llegada de Massa al Ministerio de Economía, un número de organizaciones sociales, muchas de ellas vinculadas a la economía popular, levantaron la bandera de un ingreso de emergencia para las personas más vulnerables en la Argentina. Incluso hubo contactos del sector que comanda Juan Grabois a través del líder de La Cámpora, Máximo Kirchner -con quien Massa mantiene un aceitado vínculo desde su gestión en Diputados-, para concretar esta política con urgencia.

El correr de las semanas y la falta de una medida concreta solo acrecentó la impaciencia por parte de los referentes del espacio oficialista que hasta llegaron a amenazar, en el caso de la Confederación de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (CTEP), con abandonar el bloque -aunque no el espacio del Frente de Todos-. La acción estaba pensada y consensuada ya hacia el interior del colectivo para implementarse en todos los niveles legislativos donde tienen participación: Nación, Provincia de Buenos Aires y Ciudad de Buenos Aires.

El atentado contra la Vicepresidenta Cristina Kirchner puso en pausa esos planes más no el malestar al punto que en los últimos días volvieron a presionar públicamente con la falta de medidas concretas. Dirigentes del sector le aseguraron a El Cronista que su planteo iría in crescendo con el correr de los días hasta que se anuncie el tan mentado refuerzo. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.