MARCHAN EL DOMINGO

El partido de Juan Grabois presiona a Massa por medidas populares

Desde Patria Grande negocian con el superministro a través de Máximo Kirchner para incluir anuncios para las personas en la indigencia. Amenazan con romper la unidad del FdT en Diputados.

En vísperas de una nueva marcha del 7 de agosto, con motivo de San Cayetano, los movimientos sociales salieron a marcarle la cancha al nuevo ministro de Economía, Sergio Massa. Desde el Frente Patria Grande, brazo político de la economía popular, sus representantes advierten que podrían resquebrajar la uniformidad del Frente de Todos que subsiste en Diputados con una escisión propia que fuerce un formato de interbloque, como ocurrió en el Senado por otras razones. Pero todavía no rompen los canales de diálogo.

Marcha de las Antorchas: quién es quién en la movilización contra la inflación y la "desestabilización" de Gobierno

Los motivos son simples, como lo afirma el comunicado que se difundió a través de las redes sociales: "Aunque hubo tibias referencias a los jubilados y los asalariados del sector privado, no hubo el más mínimo anuncio para los sectores sociales más postergados". Esperaban alguna medida que fuera en línea con lo que plantea el Salario Básico Universal -un ingreso mínimo de emergencia para quienes están en la indigencia-, aunque no fuera ese el nombre y el formato. Eso es lo que venían hablando con el massismo en los días previos pero no se cumplió.

El martes, en medio de los festejos oficialistas por la asunción de Cecilia Moreau como la primera presidenta de la Cámara de Diputados, el dirigente Juan Grabois también acudió al Congreso para reunirse con referentes del bloque del Frente de Todos. Ahí mismo arrojó el baldazo de agua fría: si no había anuncios concretos, avanzarían con esta movida. Por eso no causó sorpresa el comunicado en las redes, al menos dentro del espacio.

Cecilia Moreau: qué desafíos tiene la sucesora de Sergio Massa en el Congreso

Fue Máximo Kirchner, a su regreso de Santa Cruz, quien se comprometió a mediar con Massa para lograr algún tipo de señal política. En su primer discurso como superministro, el tigrense incluyó un cuarto eje que Silvina Batakis había pasado por alto en su presentación, rodeada de los ministerios y agencias económicas: "desarrollo con inclusión", remarcó. No obstante, para las organizaciones sociales fue insuficiente.

Los tres representantes políticos de Patria Grande -Itai Hagman, Federico Fagioli y Natalia Zaracho- estuvieron presentes en el momento cumbre de Massa. Sin embargo, abandonaron el lugar con gusto a poco. En la noche del miércoles se tomó la decisión de lanzar el comunicado que, de momento, se asemeja más a una advertencia que a una decisión tomada. En diez días habrá un congreso con las bases del frente de la economía popular para decidir los pasos a seguir.

Aún si se concretara, y si se mantuviera la coordinación del Frente de Todos bajo forma de interbloque, no afectaría el número de las votaciones. Significaría sí una señal de fragmentación en momentos en los que se busca reflejar todo lo contrario: diálogo y acuerdo en la coalición gobernante. La figura de Massa logró una tregua dentro de la coalición que se sostiene con alfileres y tiene fecha de caducidad si no muestra resultados concretos.

Desde los movimientos sociales aseguran que el diálogo con el massismo no se rompió. Al contrario, todavía negocian una reunión con el ministro y chequean Twitter a cada rato por si acaso aparece un nuevo anuncio. Por lo bajo, aseguran que se había alcanzado un compromiso entre las partes del FdT y que ahora lo que falta es que se cumpla.

El Movimiento Evita logró que el Instituto de las cooperativas quede bajo la órbita de Manzur

En rigor, son varias las iniciativas que se empujan desde este sector. La más integral de todas es el proyecto de Ley de Tierra, Techo y Trabajo que comprende dar soluciones y formalizar a las personas que trabajan en la economía popular. El proyecto fue elaborado por las organizaciones que el domingo prometen levantar esa bandera en las calles porteñas, como una larga deuda social de este gobierno con los sectores vulnerables.

La otra iniciativa es la del Salario Básico Universal, pensada para quienes ni siquiera se encuentran dentro de los circuitos de la llamada economía organizada y ni siquiera son beneficiarios de los programas Potenciar Argentina, pensado para las cooperativas. Las conversaciones con Massa apuntaban a esta porción de la población que hoy subsiste en la indigencia.

A su entender, Massa sonó mucho más parecido a Batakis hablándole a los mercados de lo que esperaban. Atendió los reclamos del FMI y buscó convencer a los grandes actores de la economía local pero en lo que refiere a los sectores postergados, tan solo anunció una futura reformulación de los programas, aseguran. "Y con eso le hablaba más a los sectores medios que a quienes se encuentran en el último escalón social", se lamentó un dirigente de las organizaciones.

El domingo, bajo el lema "Paz, Pan, Tierra, Techo y Trabajo", la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular marcharán desde la Iglesia de San Cayetano, en Liniers, al Centro porteño. Será un gesto de fuerza mientras consultan a las bases y aguardan por un nuevo anuncio de Massa.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios