AYUDA SOCIAL

El otro "Salario Básico Universal": qué gasto de PBI implica el proyecto de Cristina Kirchner

La iniciativa de la senadora Juliana Di Tullio alcanza a un universo más acotado que el de Juan Grabois, pero cuenta con el visto bueno del referente social.

Si un proyecto tiene la venia de Cristina Kirchner, sus chances de que avance en el Senado que ella preside son altas. La iniciativa que presentó su ladera, la senadora Juliana Di Tullio, al frente del bloque Unidad Ciudadana, no parecería ser la excepción. 

Se trata del "Refuerzo de Ingresos" que busca reducir la indigencia "garantizando el acceso a una adecuada alimentación de las personas que se encuentren en situación de extrema vulnerabilidad", 

El proyecto, que también lleva la firma del jefe de la bancada del Frente Nacional y Popular, José Mayans, lejos está del universo al que aspiraba alcanzar el Salario Básico Universal impulsado por el Frente Patria Grande de Juan Grabois. Hay diferencias sustanciales entre uno y otro que determinan también su impacto fiscal.

Salario Básico Universal: ¿es un alivio al bolsillo o se lo come la inflación?

El cristinismo trabaja en su propio Salario Básico Universal

Ambos proponen la entrega de un monto equivalente a la canasta básica alimentaria de un adulto -que hoy se ubica en $ 15.057- para los sectores más postergados de la Argentina. Pero mientras que el de la cristinista apunta a 1,7 millones de personas, el universo contemplado en el proyecto redactado por el economista Itai Hagman es de 7,5 millones de personas.

El de Di Tullio, además, no es un ingreso que se sostiene en el tiempo, como el de Hagman; es temporal y se otorgará por un año, con la posibilidad de renovación, siempre y cuando se verifiquen que las condiciones de vida de la persona siguen siendo las mismas.

El de Hagman apunta a hombres de entre 18 y 64 años y mujeres de entre 18 y 59 años; el de Di Tullio eleva ese piso a 25 años. A cambio, no deberán hacer ningún tipo de contraprestación. De allí que no lo denominó "salario". 

Con esto presente, la iniciativa de Di Tullio, acorde a la senadora, tendría un impacto fiscal de del 0,09 PBI para lo que resta del 2022 y 0,44 durante el 2023. Por su parte, el proyecto elaborado potr Hagman, implicaría un 2,1% del PBI si se aplicara de forma plena.

Aun así, el proyecto de Di Tullio, según pudo saber El Cronista, fue redactado con el aporte de los equipos del Frente Patria Grande. De allí que ahora, ese sector presionará para que el texto que fue presentado ayer en el Senado sea el que avance.

De todas maneras, esto no significa que los tres diputados del Frente Patria Grande no pidan cambios una vez que el proyecto llegue al recinto. Es más, así lo harán. Pedirán, por caso, que se amplíe el universo para que la edad mínima sea 18 y no 25. Es que el espíritu de la ley que redactó Hagman es que alcance a la población que no recibe ni AUH ni jubilación.

Si los pedidos del Frente Patria Grande prosperan, el recorrido del proyecto se prolongaría: el texto debería volver al Senado para que allí se le dé el visto bueno. 

De sancionarse el proyecto de Itai Hagman, su impacto fiscal sería de 2,1% del PBI anual.

"Lo pusieron así porque suponen que el Progresar cubre a la población 18 a 25 años, pero en realidad es muy limitado", le dijeron a El Cronista desde el Frente Patria Grande al referirse al plan que busca acompañar a los jóvenes que quieren finalizar sus estudios. De allí que harán su planteo. 

Auditoría al Potenciar Trabajo: lo que el Estado no sabe sobre los beneficiarios de los planes sociales

Cecilia Moreau: qué desafíos tiene la sucesora de Sergio Massa en el Congreso


¿Se rompe el Frente de Todos?

Ahora bien, con la presentación de este proyecto, ¿se desactivan las amenazas del Frente Patria Grande de conformar su propio bloque en Diputados? "Si Massa anuncia la política, sí", dijeron fuentes de ese espacio. "Pero todavía falta eso. No alcanza con la presentación del proyecto de ley", añadieron.

Vale recordar que, desde ese frente, avisaron que reverían su lugar dentro del oficialismo tras la jura de Sergio Massa como ministro de Economía. Ese día, el líder del Frente Renovador anunció de una serie de medidas que dejaron de lado a los sectores más postergados

La gran duda es si el tigrense, que tiene entre sus principales objetivos reducir el déficit fiscal, habilitará que el texto se convierta en ley. No por nada dejó a su ladera Cecilia Moreau al frente de la Cámara de Diputados. Será ella la que administrará los tiempos en base a las necesidades de su jefe político. 

Aunque, resulta difícil imaginar que el tigrense bloquee una de las iniciativas que impulsa su socia política

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.