CUENTAS PÚBLICAS

Por la renegociación de la deuda, enero arrojó el déficit financiero más bajo desde 2016

A nivel primario, es decir sin contar el pago de intereses, hubo superávit, que llegó a los $ 24.074 millones. Fueron determinantes la mejora de la recaudación y gastos creciendo por debajo de la suba de ingresos.

Por mayor recaudación y gasto público corriendo por debajo de los ingresos, el primer mes del año terminó con un superávit fiscal primario -antes del pago de intereses de la deuda pública- de $ 20.074 millones, y el menor déficit financiero desde 2016. 

Así lo señalaron fuentes del Ministerio de Economía, que destacaron por su parte, el impacto positivo que tuvo en las cuentas públicas la renegociación de la deuda con los tenedores de títulos emitidos bajo legislación extranjera. 

El acuerdo que terminó de cerrarse en agosto pasado por casi u$s 66.000 millones y una aceptación superior al 99%, despejó el sendero de pagos de servicios de la deuda en lo inmediato. Se estima que entre 2020 y 2024 el país hubiera debido afrontar vencimientos por casi u$s 48.000 millones, sólo en moneda extranjera.

Según datos oficiales, el Sector Público Nacional (SPN) registró en enero un superávit primario de $24.074 millones y el pago de intereses de la deuda pública, neto de pagos intra-sector público, fue de $27.104 millones.

"De esta forma, el resultado financiero del SPN fue deficitario en $3.030 millones. "Tras el pago de intereses de la deuda, el déficit financiero fue el más bajo desde 2016", indicaron fuentes del Ministerio de Economía.

Y explicaron que "sin reestructuración de la deuda, el Estado Nacional hubiese tenido que pagar $ 71.600 millones en intereses, lo que hubiera significado un resultado financiero deficitario de $ 47.000 millones, 15 veces el actual".

Los números duros indican que los ingresos totales del SPN treparon a $605.761 millones, esto es un incremento del 53,3% en términos interanuales, mientras  que los tributarios mejoraron 79,7% año contra año. En contraste, el gasto público creció a un ritmo del 21,2% en relación a enero de 2020.

Mientras los ingresos totales del SPN treparon 53,3% en términos interanuales, el gasto público creció a un ritmo del 21,2% en relación a enero de 2020

La clave fue que el pago de intereses de la deuda pública se redujo en $59.948b millones interanual, "resultado de la reestructuración de deuda en 2020 y la reducción en los costos de financiamiento, producto de la normalización del mercado de deuda pública en pesos", señalaron desde el Ministerio de Economía. 

En este juego entre ingresos y egresos fue determinante el incremento de la recaudación por derechos de exportación y hay dos razones que explican este desempeño.

Por un lado, la mejora de los términos de intercambio, empujados por el alza de los precios de las commodities agrícolas. Y por otro, el efecto traslado a enero de muchas exportacions del complejo agroindustrial que no habían podido efectivizarse en diciembre por las tres semanas de paros en el sector aceitero y los recibidores de granos. 

De esta manera, los derechos de exportación registraron un incremento de 228,1% interanual o $53.601 millones en billetes contantes y sonantes.

Los derechos de exportación registraron un incremento de 228,1% interanual o $53.601 millones en billetes contantes y sonantes

Por otra parte, la recaudación también se incrementó por renglones vinculados a la actividad económica, que empieza a mostrar cierto dinamismo. Así, los ingresos por IVA subieron $35.209 millones (50,3% interanual), el impuesto a las ganancias $23.460 millones (80,8%) y el impuesto a los débitos y créditos bancarios $15.184 millones o 42,9% año contra año.

En este escenario, el rubro que más crece es la inversión de capital (193,2%), que "se corresponde con la definición de prioridades en la ley de Presupuesto, donde el rubro inversión de capital constituye un pilar estratégico para la recuperación de corto y mediano plazo" enfatizan en el Palacio de Hacienda., llevando el gasto primario a un salto del 45,8%.

En cuanto a los gastos, las transferencias corrientes crecieron 45,1%, con un remanente aún del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) por $10.736 millones, correspondiente a partidas de 2020.

También hubo aumento de asignaciones para Políticas Alimentarias ($4.495 millones (127%) por transferencias a la Tarjeta Alimentar; y aportes al programa Potenciar Trabajo y monotributo social, con $6.188 millones más, un 163,2%.

En subsidios energéticos, se destinaron $6.954 millones más (55,2%) a CAMMESA (Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico) y más recursos para el Plan Gas ($ 2.656,2 millones).

Y las planillas oficiales también destacan que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires percibió $ 2243 millones más en transferencias por el cumplimiento de la Ley 27.606, mientras que la provincia de Buenos Aires recibió $ 4155 millones adicionales en concepto del Fondo de Fortalecimiento Fiscal.

 



Tags relacionados

Compartí tus comentarios