El PRO tuvo su foto de unidad en medio de la tensión en el radicalismo

Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich se reunieron esta tarde. En medio de las disputas internas en Juntos por el Cambio, buscan distender el clima, por lo menos dentro del partido.

La victoria en las elecciones legislativas llenó de optimismo a Juntos por el Cambio. Pero ante un mayor reparto de poder comenzaron las tensiones internas, tanto para los cargos en el Congreso como en las proyecciones hacia 2023. Pero mientras que en el radicalismo escalan esas disputas, el PRO buscó dar una señal de unidad y de distención.

Se rompió el bloque radical: 12 diputados harán su propia bancada dentro de Juntos por el Cambio

Por eso es que esta tarde se reunieron en Olivos varios referentes del partido. Estarán el ex presidente Mauricio Macri, el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta y la presidenta del partido Patricia Bullrich. También concurrieron autoridades del Congreso, como los jefes de las bancadas en Diputados y el Senado, Cristian Ritondo y Humberto Schiavoni, respectivamente. Estuvieron otros referentes del partido, como María Eugenia Vidal o Diego Santilli.

Las diferencias entre duros y blandos se expusieron en reiteradas ocasiones durante este año de campaña. Algunos apuntaron al electorado de José Luis Espert y Javier Milei, otros recibieron con simpatía a Margarita Stolbizer.

Más allá de eso, hubo algunos otros conflictos puntuales que el PRO debió resolver. Como la disputa entre Diego Santilli y Jorge Macri para encabezar la lista en la provincia de Buenos Aires. O entre Vidal y Bullrich en la ciudad. En ambos casos, primó la paz interna y uno de los contendientes se bajó.

Pasados los comicios, persisten diferencias de cara al futuro del partido y de la coalición: hacia dónde debe dirigirse el discurso y quiénes deben ser los referentes del espacio. Allí las posturas son divergentes, ya que los más duros pretenden implantar un discurso confrontativo y sumar adeptos para eventualmente ganar las elecciones. Los moderados descreen de esa postura, ya que consideran que para gobernar el país es necesario que haya un acuerdo más amplio con otros sectores, por lo que plantean tejer buenas relaciones por fuera de Juntos por el Cambio.

Hace unas semanas, el propio Macri había reconocido que existe apetito de poder en varios dirigentes. "Es bueno que muchos curas quieran ser papas, pero van a competir", había lanzado el ex presidente.

Ayer, su primo Jorge había sumado su visión. "No lo veo a Mauricio tomando carrera para 2023", había lanzado el flamante ministro de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

Jorge Macri asumió como ministro porteño: su estrategia y la de Rodríguez Larreta

En este contexto es que los referentes del partido se reunieron en Olivos. El objetivo era mostrar unidad, según reconocen desde todos los sectores. De hecho, en ese sentido fue el comunicado que emitieron luego del encuentro. 

"Esta tarde se realizó una reunión del PRO en donde los participantes reafirmaron su compromiso de unidad y de seguir siendo una coalición de mayoría. Además se debatieron los desafíos pendientes de cara a 2022, con la vocación de volver a gobernar en las próximas elecciones presidenciales y recuperar la Argentina del trabajo y la producción", sostuvieron allí.

En este sentido, agregaron que fue una reunión "de gran camaradería y de reconocimiento al trabajo realizado, en la que estuvieron presentes los diputados y senadores entrantes y salientes, junto a los integrantes del Consejo Nacional del partido y los miembros del PRO que forman parte de la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio".

Habrá un tema puntual para resolver: las autoridades en la Cámara de Diputados. Ritondo seguirá al frente de la bancada, a pesar de que el sector de Bullrich había intentado reemplazarlo.

El otro lugar de poder actual del PRO es la vicepresidencia primera del cuerpo, a cargo de Omar de Marchi. El mendocino se referencia en Macri y en los halcones y aspira a continuar en el cargo. Pero existe otro componente, la paridad de género.

Si bien no hay una ley que lo estipule, algunos creen que sería una buena señal que haya una mujer allí, ya que tanto el presidente de Diputados -Sergio Massa- como el vicepresidente segundo -José Luis Gioja- son hombres. El nombre propio que surge entonces es el de Vidal. Pero esto implicaría que las palomas sigan sumando poder, lo que sería resistido por los halcones.

Igualmente, durante el encuentro en Olivos no se habló de cargos, según revela uno de los participantes del encuentro. "Se destacó la homogeneidad como fortaleza, en contraposición a algunos de nuestros socios", se jactó un referente PRO, en obvia alusión a las diferencias expuestas en el radicalismo. 

A modo de arenga, se destacó que falta mucho para la elección de 2023 y que no hay que dar por descontado ningún resultado. También se destacó el actual caudal legislativo de Juntos por el Cambio, de 116 diputados, en contraposición a los 86 que había cuando ganó Mauricio Macri en 2015. 

Una legisladora del interior del país resaltó también el crecimiento federal del PRO. Señaló que tiene un mayor equilibrio y que ya no está tan concentrado en ciudad y provincia de Buenos Aires como hace unos años. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios