MOVILIZACIÓN

Después del atentado: por qué todos hablan de Cristina pero ella guarda silencio

El Frente de Todos se unió más que nunca en defensa de la democracia y de Cristina Kirchner y hasta se montó el escenario que iba a usar en Merlo pero apenas hubo una foto y la lectura de un documento de consenso

Ahora sí hay dos hileras de policías federales, más la custodia habitual de la Vicepresidenta, un precinto de vereda a vereda en la esquina de Uruguay y Juncal y varios patrulleros alrededor del área. Con ese refuerzo aceptado por Cristina Kirchner se la vio salir de su domicilio particular después de una charla de 45 minutos con Alberto Fernández

Fue la primera vez en que el Presidente la visitó en su casa. Desde que fueron electos en 2019 siempre fue ella quien se acercó a la quinta presidencial de Olivos. Además no se veían desde la renuncia del ministro de Economía Martín Guzmán. Hasta este jueves por la noche el protocolo valorizaba más al Presidente. Ahora ella es la víctima de un intento de magnicidio.

El segundo dato para leer en clave política es que Cristina Kirchner intentó mostrar que no tiene miedo a pesar de moverse ahora en un auto blindado. A las 16.30 salió del edificio en la polémica esquina donde seis días atrás el gobierno de la Ciudad colocó vallas contra las que protestó el Frente de Todos. Saludó y sonrió, con menos cercanía por supuesto, a quienes estaban esperándola con sus celulares, algunos incluso colgados de las rejas de un edificio vecino. Fue un gesto pero no tuvo la misma soltura de la última semana en que besaba y abrazaba a sus simpatizantes cada vez que salía o llegaba a su domicilio.

El tercer dato fue su silencio. Que la única persona con voz sobre el escenario haya sido la actriz Alejandra Darín es por demás elocuente. El documento expresó lo que ella piensa y lo avalaron gran parte de los ministros del gabinete nacional mientras otros se mezclaban entre las columnas, a excepción del cuestionado ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, que se había retirado de Casa Rosada a media tarde.

Cristina Kirchner en la intimidad: cómo vivió las horas siguientes al intento de asesinato - El Cronista

Cristina Kirchner contra los porteños: el trasfondo de la disputa que pone nervioso al peronismo de la Capital y la enfrenta aún más con Horacio Rodríguez Larreta - El Cronista


EL ESCENARIO QUE NO USÓ

Alejandra Darín, Andrés Larroque, Estela de Carlotto, Sergio Massa, y ministros y dirigentes en la Plaza

La estructura se montó de urgencia. A las 10 de la mañana varios camiones ingresaron a una plaza todavía vacía y en tiempo récord se armó el escenario que se estaba pensando para Merlo, en la quinta La Colonial donde este sábado Cristina Kirchner tenía previsto dar un discurso. La movilización que se organizó entre intendentes del Conurbano apuntaba a mostrar poder político 48hs antes de que se reiniciara el juicio por la obra pública. El lunes arrancan los alegatos de los abogados defensores. 

El acto y el congreso del PJ al que había convocado el propio Máximo Kirchner con la mesa partidaria se suspendió, como también se cancelaron todas las plazas militantes convocadas para este fin de semana. 

MOVILIZACIÓN PERONISTA

Vista aérea de la Plaza de Mayo en la movilización después del atentado contra Cristina Kirchner

Para llenar la plaza se adelantó el operativo organizado para mañana. A Abel Furlan, secretario general de la UOM, la noticia del disparo fallido lo encontró cerrando un congreso metalúrgico en Rosario. Canceló el segundo congreso previsto para este viernes y regresó de inmediato a Buenos Aires. "Costó conseguir los micros, todo estaba listo para el sábado", contó a este diario mientras la columna de su sindicato llegaba desde Bolívar hacia la plaza detrás de otra del poderoso gremio de SMATA. 

Parte de la organización estuvo empujada por La Cámpora. Pero a diferencia de la concentración del sábado último en Recoleta esta vez hubo banderas de las distintas agrupaciones del Frente de Todos. Hasta el Frente Renovador movilizó y Sergio Massa se plantó en el centro del escenario justo detrás de Darín y a tiro de todas las cámaras.

Cristina Kirchner no habló porque no hizo falta. Y tal vez porque su silencio habla más que las palabras. 

A los miles de militantes de la agrupación de su hijo la siguieron todas las agrupaciones que hace un mes pintan paredones con advertencias a su favor, como Lealtad y La Patria es el Otro. "Con Cristina no se jode", se leyó en Capital y en el Conurbano bonaerense. 

Pero también la organización con la que más compite, el Movimiento Evita de Emilio Pérsico y Fernando 'Chino' Navarro, llegaron a la movilización ocupando en forma compacta más de tres cuadras. Y se vieron las banderas de Barrios de Pie, Somos, Martín Fierro, la UTEP, variedad de sindicatos y municipios y la multiplicidad de agrupaciones que conforman el amplio espectro peronista, sin grietas ni fisuras.

"La dan por terminada y el peronismo está con ella", avisó Andrés Larroque, parado junto a la titular del sindicato de actores y actrices en el mismo escenario donde se mezclaron representantes de organismos de Derechos Humanos, gobernadores, dirigentes y ministros. 

'El Cuervo' lideró la organización del evento y fue de los pocos que se quedó hasta la madrugada con su jefa política junto a Máximo Kirchner, Eduardo 'Wado' de Pedro y Axel Kicillof. "Es fuerte", repitió para reforzar el mensaje que la Vice dio sin hablar al retirarse de su casa.  

El último dato: en la movilización no estuvo Máximo Kirchner que viene diciendo que "buscan un muerto peronista" y tampoco se subió al escenario el Presidente Alberto Fernández.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.