Inflación sin freno

Debate congelado y revisiones paritarias: qué pasará con el aumento de suma fija

Los gremios más poderosos siguen reacios al incremento por decreto, pero no se opondrán abiertamente. Las definiciones esperan el regreso de Sergio Massa de Estados Unidos

El debate interno en la CGT y en el Frente de Todos para otorgar un aumento general de suma fija como paliativo ante la escalada inflacionaria quedó stand by luego del atentando contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, dijo una fuente sindical al tanto de esas conversaciones.

La iniciativa del aumento general por decreto es impulsada por el kirchnerismo, como forma de inflar los salarios más postergados y sacar de la pobreza a los trabajadores formales con remuneraciones bajas. Pero la resisten los gremios más poderosos que encabezan la CGT, porque entienden que atenta contra las conversaciones paritarias. Será otro de los temas que deberá atender el ministro de Economía, Sergio Massa, a su regreso de la gira por los Estados Unidos.

Los dólares del campo ya tienen destino: quiénes se beneficiarán con un bono social

Recesión e inflación de tres dígitos: el duro diagnóstico de un economista que sonó para ser viceministro de Massa

De todos modos, la CGT no hará olas si el Gobierno decide apelar al decreto para otorgar un aumento de suma fija. Nadie rechazará abiertamente algo que puede servir de paliativo a los trabajadores formales más postergados en las discusiones paritarias. Con todo, el debate interno "está congelado", indicó una fuente gremial a El Cronista.

Paritarias

Los gremios que controlan la CGT prefieren adelantar las revisiones pautadas en cada paritaria. El mes pasado, por ejemplo, el sindicato de Comercio y las cámaras sectoriales acordaron traer a agosto un 10% de aumento no remunerativo que estaba previsto recién para enero de 2023. 

Dejaron sin cambios las actualizaciones previstas para este mes (10%) y noviembre (11%). Entre abril y ese mes, el aumento será del 59,5%, con revisión en el primer mes del año próximo. Armando Cavalieri, titular del gremio, descartó en conversaciones con representantes patronales impulsar una suma fija generalizada.

el aumento de axel kicillof

Esta semana, la provincia de Buenos Aires anunció que pagará a la administración pública un incremento de 25% promedio con los salarios de septiembre y que convocará a los gremios a continuar actualizando la paritaria 2022 en octubre. La suba se adiciona a las de marzo, mayo y julio y asegura "un piso de aumento salarial del 70% para todos los regímenes de la administración pública provincial".

El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, defendió en varias ocasiones las revisiones sector por sector y desplegó la burocracia estatal para asegurar celeridad en las reaperturas paritarias. También optó por moderar el aumento del Salario Mínimo Vital y Móvil. A fines de agosto, promovió un incremento del 21% adicional entre agosto y noviembre, para llevarlo a partir de ese mes a $ 57.900.

Entre las paritarias más importantes que entrarán en revisión en los próximos meses, se destacan la de alimentación (este mes), la de bancarios (octubre) y la de trabajadores de la sanidad

Suma fija

Un incremento general y por decreto beneficiaría, sobre todo, a los convenios más retrasados y con menos poder de negociación. Pero licuaría el poder de los gremios más fuertes. Un gremio de la energía con revisiones trimestrales cree que una suma fija podría "empiojarle" la discusión paritaria. Por dos cuestiones. Primero, porque el aumento por decreto quitaría fuerza para que aquellos sindicatos fuertes puedan negociar algo mejor. Segundo, porque los trabajadores no percibirían el aumento como gestión de sus representantes gremiales.

La decisión del Gobierno de duplicar las asignaciones familiares por tres meses para las escalas salariales más bajas (hasta $131.000 de ingresos familiares) ayuda a matizar la urgencia de la discusión interna, aunque no la elimina. Este refuerzo de ingresos vendrá por el lado de la Anses y no desde el sector privado.

La industria y el comercio empiezan a atajarse. Las empresas advierten que la actividad comienza a frenar por la caída del consumo y los problemas para producir provocados por las trabas a las importaciones. El secretario de Comercio, Matías Tombolini, le pidió a la UIA acompañar durante los próximos meses.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios