LUCHA CONTRA LA INFLACIÓN

Control de precios: el Gobierno busca "zanahorias" para que alimenticias acuerden un freno

Analiza distintas variables para que las compañías firmen el pacto que Economía pretende para no llegar a un congelamiento, como impulsa el kirchnerismo.

El Gobierno comenzó a dar los primeros pasos en su intento por llegar a un acuerdo con las empresas alimenticias para estancar los precios de una canasta de alimentos por cuatro meses.

La sequía golpea a la cosecha de maíz y trigo: cuánto se pierde y cuál es el plan de rescate

Ayer el secretario de Comercio, Matías Tombolini, mantuvo un encuentro con los máximos directivos de Mastellone, Bimbo y Molinos, lo que fue el puntapié inicial de una serie de reuniones que continuará esta semana.

El ala económica no quiere bajo ningún punto de vista que este proceso se tome como un congelamiento de precios, sino que siempre habla de un "acuerdo", para llegar a un consenso. Y en esta línea, se apunta a dar incentivos a las empresas, de forma de "darles una zanahoria", y "dar algo a cambio de la rentabilidad que pierden".

Según confiaron fuentes que participan de los encuentros, el primer atractivo que se pone sobre la mesa tiene que ver con alguna flexibilización de las importaciones, sin dudas uno de las problemáticas de moda en el mundo industrial.

Por el momento no hay grandes precisiones respecto de cómo se aplicaría este beneficio, aunque lo que pretenden las alimenticias es tener acceso a mayor cantidad de dólares para lograr insumos y así no frenar el ritmo de la producción, algo que ya se viene dando en algunos sectores.

Paritaria para estatales bonaerenses: a cuánto llevó Axel Kicillof lleva la suba anual

"Todavía no hay un esquema bien definido pero sí se está trabajando sobre este punto", afirmaron fuentes oficiales a El Cronista. Esta variable también fue mencionado durante los encuentros de ayer, aunque sin mayores precisiones.

Otra de las opciones que el Gobierno tiene en carpeta es la implementación de algún incentivo impositivo. Tampoco está definido cómo sería este esquema, aunque funcionaría, sobre todo, para los casos de las empresas que no tienen una gran necesidad de importaciones, por lo que no sacarían provecho de la primera variable.

"Las necesidades de las empresas no son iguales para todos, por lo que no se puede pensar en una solución única. Lo importante es encontrar esa zanahoria", afirmaron las fuentes consultadas.

Congelar sin congelar

Para el ala económica, encontrar una solución de este tipo es clave porque es la única forma de que no se entienda como un congelamiento de precios, sino como algo convenido por las partes.

Sin embargo, del otro lado continúa la presión del kirchnerismo por lograr ese estancamiento de precios por al menos cuatro meses.

Incluso, algunos dejan trascender que, si no se logra el consenso entre empresas y Comercio, se apurará el congelamiento que reclaman desde un ala del oficialismo.

Es decir: si no se logra de una forma, se logrará de otra; por lo que el estancamiento de los precios es un hecho.

Importaciones bajo el nuevo SIRA: la guía definitiva con plazos de pago, penalidades y excepciones

El eje central aquí pasa por el hecho de que el equipo económico no cree en este tipo de mecanismos como método para combatir la inflación, aunque lo entienden como "algo momentáneo que servirá para afianzar el camino a seguir".

Otro de los aspectos que resta definir es qué productos integrarán la canasta de Precios Justos, como lo bautizó el Gobierno. Durante los primeros encuentros no se habló del volumen que tendría la canasta, aunque sí que se pretende que esté integrada, sobre todo, por productos básicos.

El otro problema que plantea la industria es ya no sólo cómo congelar precios, sino también cómo determinar un valor a un producto "cuando, por cuestiones de flete, no tiene el mismo valor en el lugar de origen, a 250 kilómetros o a 2000 kilómetros".

Es por esto que tampoco se ve con buenos ojos la idea de sellar el precio de los productos en los envases, ya que, de permitirse esas variaciones, habría que confeccionar diferentes packagings, más allá del problema que la inflación plantea en este sentido.

Esta nueva canasta no daría de baja Precios Cuidados, el otro mecanismo con el que el Gobierno intenta dar alguna referencia sobre los precios

Precios en un TWIT

La discusión sobre la implementación de esta nueva canasta arrancó el 28 de septiembre pasado, cuando la vicepresidenta Cristina Fernández, luego de que el Indec publicara el incremento del índice de indigencia que, según Fernández, se incrementó "por el impacto del fuerte aumento en los precios de los alimentos".

Además, sostuvo que "las empresas alimentarias han aumentado muy fuerte sus márgenes de rentabilidad", por lo que reclamó "una intervención más precisa y efectiva al sector".

Lanzan "Precios Justos": de qué se trata el nuevo programa para combatir la inflación

Ese fue el puntapié inicial de esta política de control de precios, que luego fue impulsada también por el continuo avance que vienen mostrando los alimentos en las últimas semanas, y que motorizan la inflación.

De hecho, solo en lo que va de este mes este rubro ya suma un alza de 4,5%.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.