ANTICIPO

Alberto Fernández participará de la misa contra el odio en Luján convocada por la Iglesia

El Presidente concurrirá este sábado con todo su gabinete a la ceremonia para rezar por la fraternidad de los argentinos. Preocupación del Papa y diálogo con la oposición complicado

En medio de una fuerte polémica por la convocatoria del gobierno a una mesa de diálogo y a una semana del atentado contra Cristina Kirchner, el Presidente Alberto Fernández decidió concurrir a la misa por la "paz y la fraternidad de los argentinos" que convocó la Iglesia para este sábado en la basílica de Luján.

Según confiaron a El Cronista fuentes calificadas de la Casa Rosada, la decisión del jefe de Estado es estar presente en la misa, donde se pedirá por la paz y será también un espacio de apoyo a la Vicepresidenta. Esta definición de Alberto Fernández fue transmitida hoy a las máximas autoridades de la Iglesia que no pusieron objeción alguna en la presencia del mandatario en Luján el sábado a las 13.

El Presidente irá a la basílica de Luján con todo su gabinete y estará acompañado por intendentes del PJ bonaerense, el gobernador Axel Kicillof y buena parte de los dirigentes que lideran movimientos sociales alineados al kirchnerismo.

"Hay una necesidad del Gobierno y del Presidente de dar muestras de pacificación y unidad en un momento muy delicado para la Argentina. Alberto Fernández cree que su presencia en la misa de Luján pueda ayudar a esto", expresó un encumbrado funcionario del Gobierno.

De esta forma quedó ratificada la presencia del Presidente en la misa y según confirmó El Cronista, esto fue transmitido hoy por la mañana por parte del secretario de Culto, Guillermo Oliveri, al titular de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Ojea. Los voceros del obispo de San Isidro negaron esa charla y dijeron que la convocatoria a la dirigencia política corrió por cuenta del intendente de Luján. Es que algunos sectores de la Iglesia no querían que la celebración se politice.

El momento en que la vicepresidenta Cristina Kirchner fue apuntada por el arma de Sabag Montiel

Oliveri, quien llegó el miércoles del Vaticano de reunirse con el Papa Francisco trajo el mensaje de preocupación de Sumo Pontífice al Gobierno por la situación de conmoción política que se generó a partir del atentado contra Cristina Kirchner. El Papa ya había hablado con la Vicepresidenta y luego emitió una carta para transmitir su solidaridad y preocupación por el atentado.

Por otra parte, tanto el secretario de la Presidencia, Julio Vitobello como el canciller Santiago Cafiero y el ministro del Interior, Eduardo 'Wado' de Pedro, trabajaron también en la convocatoria a la misa de Luján para todo el gabinete nacional, funcionarios de diferentes dependencias, intendentes y dirigentes sociales.

El Presidente entiende que hay que construir una Argentina de diálogo y convivencia y haber cruzado el límite que se cruzó el jueves pasado (por el atentado) nos obliga a replantearnos nuestro pacto democrático, a ratificarlo y profundizarlo

En este marco, la misa de Luján también cobra mucha relevancia porque será un espacio para la reflexión y el llamado a la pacificación. Además, la convocatoria está atada a la Carta a los Obispos que diera a conocer recientemente la Conferencia Episcopal Argentina, en la que exhorta a la ciudadanía a "unirse en la oración que cura las heridas, levanta la mirada y nos hace testigos de fraternidad y diálogo".


ACUERDO CON EL INTENDENTE

Desde el Gobierno sabían que había un acuerdo de la Iglesia con el intendente de Luján, el peronista Leonardo Boto, para que este también se sume a la convocatoria para la misa de este sábado y que haga extensivo el llamado a los diferentes sectores del oficialismo, la oposición y los movimientos sociales.

En rigor, la misa de Luján fue organizada originalmente por la Conferencia Episcopal para replicarse en todas las parroquias, capillas, comunidades eclesiales, movimientos e instituciones católicas de todo el país para que, junto a sus sacerdotes, recen por la paz en la Argentina. Esto se ubica también en medio de la tradicional Colecta Nacional Más por Menos que hace cada año la Iglesia.

El Presidente con los obispos de la Conferencia Episcopal en la última reunión en la Casa Rosada

Además del Presidente y sus ministros, intendentes y dirigentes de movimientos sociales, concurrirán a Luján referentes de otros credos. No está confirmada aún la presencia de la oposición.

La decisión del gobierno de que Alberto Fernández vaya a Luján forma parte del llamado a diálogo que el miércoles convocó el ministro del Interior con la oposición y que hasta ahora generó bastante polémica porque los líderes de Juntos por el Cambio y otros partidos no habían sido anoticiados de manera previa.

Desde la oposición descreen del objetivo de fondo del llamado y objetan que, en paralelo, el Gobierno siga insistiendo con un proyecto de ley del odio para restringir los mensajes en redes sociales.

La portavoz oficial, Gabriela Cerruti dijo hoy en conferencia de prensa sobre el llamado a diálogo que hizo De Pedro que "el Presidente entiende que hay que construir una Argentina de diálogo y convivencia y haber cruzado el límite que se cruzó el jueves pasado (por el atentado) nos obliga a replantearnos nuestro pacto democrático, a ratificarlo y profundizarlo". 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.