Déficit vs. bolsillo

Compensación, ajuste fiscal y alivios: el juego para no dinamitar la meta con el FMI

El aire fiscal de agosto, la ayuda de la inflación y los márgenes para septiembre. El gobierno culpa al FMI, anuncia alivios y busca compensar el costo, sin cortar la relación a la espera de los resultados de las elecciones

El ajuste de agosto le dio aire al trimestre para cumplir la meta fiscal con el Fondo Monetario Internacional (FMI), luego de la renegociación que se terminó de cerrar antes de las PASO. Después llegó la devaluación y la disparada de la inflación, que contribuyó a bajar el gasto en términos reales. Y luego, los alivios de bolsillo que fue anunciando Sergio Massa que junto con la estacionalidad -con el condimento extra del año electoral- desafían el acuerdo.

La culpa por la devaluación, así como en algún momento fue de Shell, hoy es del FMI. Pese al costo social -el salto de inflación al 12% en agosto, la mayorista en 18%- y fiscal el Gobierno no quema los puentes todavía. Tras el desembolso de los u$s 7500 millones el cumplimiento del programa con el Fondo pasó a segundo plano, aunque hay más giros pendientes, a negociar con quien gane las elecciones

"Quiero reconocerle una cosa muy importante al ministro de Economía que es haberle dicho la verdad a la sociedad sobre el FMI, y decirles a los argentinos y argentinas que el FMI obligó a devaluar", dijo Cristina Kirchner el sábado. "Cada argentino y cada argentina tiene que saber por qué los precios aumentan", agregó.

El equipo económico, en tanto, llegó al mes de las PASO con un ajuste real del gasto y ahora busca fuentes de ingresos fiscales alternativos y más control anti-evasión para moderar el impacto de las medidas que buscan paliar la devaluación mientras se advierte que "septiembre suele ser un mes altamente deficitario"

En la previa, "la racha de ingresos a la baja logró romperse con un aumento del 5,2% impulsado por el Impuesto PAIS, que experimentó un crecimiento de 500%", destacó un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA). 

El impuesto PAIS sobre las importaciones mejoró la recaudación 

El déficit en agosto marcó $ 36.000 millones, lo que acumula $ 2,2 billones en lo que va del año, un 1,3% del PBI. La meta anual que se mantuvo con el Fondo marca un rojo de 1,9%/PBI. El crecimiento real del rojo fiscal fue del 17%.

Una ayuda de la inflación

El gasto, en tanto, tuvo la ayuda de la aceleración inflacionaria de agosto, que "le permitió al Gobierno volver a ajustar el gasto en términos reales". La caída fue del 8,5% real en agosto luego de crecer un 2,5% interanual real en julio.

"Las nuevas metas presentan desafíos significativos para el gobierno, especialmente en un año electoral, y aunque el buen resultado de agosto ofrece cierto margen de maniobra, el camino luce difícil: tanto las complicaciones estacionales como las recientes medidas de alivio fiscal, condicionan el cumplimiento de la meta", reconoce el análisis del CEPA, un centro de estudios cercano al kirchnerismo.

"Vemos poco factible que el Gobierno contenga el rojo primario en la medida necesaria como para cumplir con la meta fiscal pactada con el FMI del 1,9% del PIB", coinciden desde Ecolatina. Pese al impuesto PAIS y la licuación del gasto por inflación, alertan que "el paquete de medidas fiscales anunciadas en las últimas semanas equivalentes a 1% del PIB" presionará sobre el gasto primario". Otras estimaciones llevaron el costo de las medidas hasta el 1,3%.

La otra "mala noticia" para la meta del déficit fiscal está relacionada con la buena performance del refinanciamiento de deuda. "El Tesoro está captando más fondos de lo anticipado, con un roll-over del 205% en agosto y 238% en lo que va de septiembre". Esa mayor capacidad de fondeo lleva a los economistas de Ecolatina a estimar que "el déficit primario del Gobierno muy probablemente supere el 1,9% del PIB en 2023". 

"La historia sería otra sin la sequía", enfatiza el análisis de Ecolatina. "Si la recaudación por Derechos de Exportación (retenciones) se hubiera mantenido estable en términos reales, el déficit primario se ubicaría en torno al 0,8% del PBI", lo que hubiese marcado una mejora contra 2022, cuando el rojo alcanzó el 1,3% del PBI en el mismo periodo.

Temas relacionados
Más noticias de FMI

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.