OpiniónExclusivo Members

Se viene la caída del muro: hay temor por el ruido

La Argentina está a las puertas de un nuevo intento para detener su caída económica y deterioro social. Desde 1930 o 1946 (elija el lector el año de su agrado) todo fue decadencia. Hubo varios intentos para salir de la banquina, para encarrilar el país, todos fracasaron o los éxitos fueron efímeros. En esta ocasión, se percibe el hartazgo de la sociedad de convivir con alta inflación, de sufrir viendo que hijos emigran o que ni siquiera pueden acceder a un alquiler de una vivienda. El 63% de los niños en el conurbano bonaerense son pobres. La inseguridad equipara a la economía en demanda social. El homicidio de Morena Domínguez marca un antes y un después.

¿Podrá salir Argentina de la banquina y volver a la ruta en esta oportunidad? El domingo se verá realmente el nivel en el "hartazgómetro" que alcanzó la sociedad. Con tanto deterioro social, económico, educativo y de la seguridad familiar y viendo como cruzando los Andes, el Pilcomayo, el Uruguay o el Río de la Plata se vive de otra manera, es difícil imaginar que UP alcance el 30% de los votos. La frontera es el muro que separa el populismo de Argentina de las políticas económicas normales, lógicas, racionales. ¿Caerá el muro?

Cuánto cuesta ser de clase media en CABA

El corto plazo es la gran incertidumbre. Lo que pase en 2024 ya está casi todo escrito. Puede haber mucho ruido tras la caída del muro, o el anticipo de esa caída que puede surgir este domingo. Hay señales que vienen desde los mercados. La semana próxima el gobierno debería dar muestras sobre su futura relación con el FMI. Si toma medidas, es decir si habilita un salto brusco del dólar oficial, esa devaluación tan temida como esperada, será una prueba que el gobierno quiere obtener el desembolso del FMI y repagar la deuda con la CAF y Qatar. El BCRA aceleró el ritmo de suba del dólar oficial esta semana a niveles del 12% mensual. Está tratando de devaluar sin que se note, o sin que se entere Cristina Kirchner. También sería una manera de acortar el salto del dólar hasta los niveles que se acuerden con el FMI. En el medio de una suba de los bonos y acciones que puede haber tras las PASO, se puede colar esa devaluación de 10% o 20% que acorte la brecha.

Lógicamente todo depende del resultado de las PASO y del "hartazgómetro" que quede a la vista. Supongamos que UP sufre una amplia derrota, de más de ocho puntos. ¿Qué pasa si el gobierno reacciona con más irracionalidad desde el lunes 14 en lugar de dar esas muestras de acercamiento al FMI? La caída del muro puede venir con mucho ruido. A la señal de la aceleración de la devaluación diaria del BCRA se contrapone la decisión de tinte soviético de poner a la UIF y a la Policía Federal en las calles y oficinas de corredores de cambio. Dos grandes actores del blue, como los corredores Capri y LM con cercanía a funcionarios oficiales, bajaron la cortina. Ayer se dispuso así un "feriado cambiario blue" para evitar que la moneda norteamericana supere cómodamente los $ 600 y vaya rumbo a los 700 pesos como nueva escala. Llevar una mochila negra por la calle Florida era sospecha de lavado de dinero para los agentes oficiales. Como siempre sucede, el efecto de la sovietización del microcentro será efímero.

Pero que haya desembolso del FMI no significa que el dólar blue o en la Bolsa se vaya a estabilizar. Ningún resultado electoral puede calmar traspasos a la moneda norteamericana. Sobran pesos y emitirán muchos pesos hasta diciembre. Las metas comprometidas con el organismo en lo fiscal y en lo monetaria no son creíbles. El anuncio del desembolso no es ancla de nada. Sólo sirve para tranquilizar a los qataríes y al directorio del Banco de Desarrollo de América Latina o CAF. El problema del gobierno es que las PASO pueden ser un resultado óptimo en función de lo que suceda en octubre. El deterioro de la economía será más pronunciado, con inflación en ascenso y eventualmente un Índice de Precios al Consumidor de dos dígitos para septiembre y octubre. Ello afectará más las chances del oficialismo en las elecciones del 22 de octubre.

Ayer Patricia Bullrich señaló que, tras un eventual triunfo de la oposición el domingo, le pedirá al gobierno que tome todas las medidas que hagan falta para encarrilar la economía. "La situación no da para más" señaló en LN+. Es difícil imaginar que el kirchnerismo ceda y acuerde una serie de medidas en una eventual transición. No hay alemanes occidentales y orientales unidos en esta caída del muro. Es más posible todo lo imaginado por John Lennon en su tema que un acercamiento entre partes tras las PASO.

El mercado apuesta a una suba de bonos y acciones tras las PASO siempre y cuando la diferencia entre oposición y oficialismo sea elevada. Dependerá también de los discursos de ganadores y perdedores cerca de la medianoche del domingo. La racionalidad de ambos bandos determinará la reacción de los mercados y si realmente Argentina va rumbo a derrumbar su propio muro y se inserta en el mundo, tal como hicieron los vecinos del barrio.

No es difícil: hay varios casos de países que salieron de procesos complicados en lo social y económico como la Argentina. En economía ya está todo inventado. No hay que inventar nada. Hay infinidad de planes de estabilización exitosos. Sólo hay que cortar y pegar.


Temas relacionados
Más noticias de Elecciones
Noticias de tu interés

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • RTM

    Ramón Teo Martino

    10/08/23

    o sea Laborda que para ud Patricia Bullrich va a sacar a la economía argentina de la decadencia. Es muy pobre este artículo

    0
    0
    Responder
  • AC

    Ana Carva

    10/08/23

    "Sólo hay que cortar y pegar" me recuerda a "La inflación es la demostración de tu incapacidad para gobernar"

    0
    1
    Responder