Nuevos caminos para transitar en la industria automotriz en pos de la diversidad

El rubro automotriz posee un fuerte arraigo en nuestra sociedad, donde despierta muchos fanatismos, siendo además un sector muy vinculado al hombre. Sin embargo, el 2021 encuentra a una industria automotriz con una agenda en la que la diversidad ocupa un lugar cada vez más importante y prioritario. Aunque queda mucho camino por desandar en la materia, los objetivos propuestos y los planes desarrollados por las compañías en relación a la perspectiva de género alienta a las mujeres en la búsqueda de ocupar mayores posiciones de liderazgo.

Debemos pasar de la agenda a la acción.

El cambio, claro, no es intrínseco ni exclusivo a este sector. Es el producto de una importante toma de consciencia por parte de una sociedad global que impulsada por esa misma diversidad debe buscar cada vez más igualdad en todos los aspectos. La transformación cultural es necesaria e inminente. Por ello, en los últimos años las compañías han iniciado un proceso de cambio que pretende generar las condiciones necesarias para crear una verdadera igualdad en las posibilidades profesionales entre varones y mujeres.

El cambio empieza por nosotras y el incentivo debe darse a temprana edad.

En este contexto, el sector automotriz debe redoblar sus esfuerzos por lo mencionado anteriormente. Según se releva en el libro Economía Feminista, las mujeres representan el 70% de todos los consumos que se realizan hoy a nivel mundial: "Se suele decir que el mercado de las mujeres es más grande que China e India juntas". Y si nos enfocamos en el ejemplo de los vehículos, se menciona que las mujeres deciden el 45% de las compras e influyen en el 85% de las decisiones a la hora de elegir un auto.

En consecuencia, no deben caber dudas del beneficio que significa para las compañías tener un equipo más diverso, tanto en lo general como en lo particular, entendiendo que en la diversidad encontramos riqueza y eficiencia y un mayor conocimiento de nuestro cliente target. Por este motivo, que el rol de la mujer esté hoy en la agenda de las compañías es motivo de celebración pero también de compromiso y trabajo para acercarnos día a día a la meta de la equidad.

Sin embargo, una cosa es segura. El cambio empieza por nosotras y el incentivo debe darse a temprana edad. Será importante, entonces, verter en cascada nuestra experiencia para ayudar a revertir esa tendencia.

En la diversidad encontramos riqueza y eficiencia y un mayor conocimiento de nuestro cliente target.

Como en todo aspecto de la vida hay beneficios y riesgos, y éstos dependerán de cada situación, pero lo más importante es que todos podamos partir de una misma línea de salida y desde allí, como mujeres, nos animemos a participar, a desafiarnos, a no limitarnos y a trabajar en conjunto apoyando el crecimiento de otras profesionales.

Aún con las primeras mejoras relativas a la diversidad de género en el mercado laboral, todos quienes lo integramos somos responsables de aportar nuestro trabajo para la igualdad de oportunidades en dicho ámbito. El éxito de una compañía es el resultado de una red de trabajo intercultural, donde la diversidad debe verse como un factor enriquecedor para el desarrollo del negocio, vehiculizado por la responsabilidad y el respeto por todos los colaboradores. Desde esa premisa debemos partir con la misión de crear un entorno favorable para el crecimiento constante y en pos de una equidad real.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios