Fútbol

La liga del exilio: la "nacionalidad deportiva" puede ser un grave problema para la selección de Scaloni

Hay 400 futbolistas Sub-20 observados por la Dirección de Scouting Internacional de la AFA. Pronto tendrán que elegir a qué país representarían. Cómo funcionan las normas FIFA para estos casos.

En esta noticia

En pleno período de éxtasis colectivo por la reciente conquista en Qatar 2022, las nuevas generaciones que vieron por primera vez alzar la Copa del Mundo no paran de festejar.

La imagen de Leo Messi con el tan preciado trofeo de oro macizo en sus manos ya quedó inmortalizada.

El sueño de 46 millones de argentinos se vio cumplido gracias a la hazaña deportiva del seleccionado nacional conducido por Lionel Scaloni y su cuerpo técnico.

Una sociedad sin grietas valora al seleccionado integrado por futbolistas que viven en el extranjero (99%) por la pasión y el compromiso sin límites con los que honran a la camiseta albiceleste. Pero aún en medio del goce sin fin de las mieles del triunfo, vale analizar algunos fenómenos que transcurren por debajo de la superficie: aquello que es perceptible pero se deja de lado y se habla poco, como si fuera un estigma.

Argentina exporta

La República Argentina reconocida desde los albores del siglo pasado como "granero del mundo", no sólo está bien posicionada en el ranking FIFA (2da.), sino también se destaca entre los primeros puestos por su gran producción de granos a nivel mundial: soja (5°); trigo (5°); maíz (1°), girasol (5°). El ingreso de divisas sólo por exportaciones de granos y derivados ascendió en 2022 a u$s 40.438,1 millones.

En materia de fútbol, desde mediados del siglo XX, Argentina también sobresale por "exportar" a sus mejores talentos al continente europeo por cifras millonarias: desde Enrique Omar Sívori (1957, de River Plate a la Juventus) hasta las más recientes transferencias de Julián Álvarez (Manchester City) y Enzo Fernández (Benfica-Chelsea).

Julián Álvarez, en el Manchester City

La legión extranjera

En marzo de 2022, el DT Scaloni, (quien todavía no renovó su vínculo contractual con la AFA) desde su residencia en Mallorca España, elaboró un listado de jóvenes preseleccionados.

Entre otros, figuran bajo la lupa del entrenador para ser convocados, los siguientes futbolistas:

  • Alejandro Garnacho Ferreyra (18), delantero (Manchester United): nacido en Madrid (2004), hijo de argentinos, jugó de cadete en el Atlético hasta que decidió marcharse a Inglaterra. Jugó en el seleccionado juvenil de España.
  • Nicolás Paz Martínez (18) (Real Madrid), mediocampista, nacido en Tenerife (2004), hijo del futbolista Pablo Paz (medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 con el seleccionado argentino), juega en juveniles del club merengue.
  • Tiago José Geralnik (19) (Villarreal), volante ofensivo, nacido en Rosario (2003), pasó por las Inferiores de River Plate hasta enero de 2020. (Sin contrato, emigró hacia España para sumarse a la filial del Villarreal).
  • Luka Romero Bezzana (18), extremo derecho, nacido en México (2004), actualmente en Lazio de Italia. El debutante más joven en la Liga Española con 15 años, en Mallorca.
  • Franco Carboni (19) (AC Monza) y Valentín Carboni (17) (Inter de Milán), defensor y mediocampista, nacidos en Buenos Aires, jugaban en las inferiores de Lanús hasta que su padre Ezequiel (exfutbolista granate), fue contratado como entrenador de las juveniles del Catania.
  • Matías Soulé (19), nacido en Mar del Plata, mediocampista ofensivo, jugó en Vélez Sarsfield hasta el 2020, cuando su padre ejercicio la patria potestad del enganche marplatense para fichar para la Juventus de Turín.
  • Niko Takashashi Cendagorta (17), nacido en Cornellá de Llobregat, España, lateral izquierdo. Su madre, Kaori, japonesa y su padre, Federico Cendagorta, argentino, quien junto a su familia, en 1976 debió exiliarse en Barcelona tras instaurarse la dictadura militar en Argentina (1976-1983). Actualmente, se encuentra en "La Masía" del FC Barcelona.
  • Benjamín Cremaschi (17), nacido en Key Biscane, Florida, EE.UU., mediocampista, hijo de Pablo Cremaschi exjugador de Los Pumas, desde julio de 2021 pertenece a la Weston Academy con próximo destino al Inter de Miami.

Alejandro Garnacho, en el Manchester United

Desde 2021, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) cuenta con una Dirección de Scouting Internacional para selecciones juveniles.

La historia detrás de la marca del rey del básquet que este año llegará al cine

¿Boca y River jugarán las dos finales pendientes en el exterior? El plan de la AFA y posible destino

Juan Martín Tassi, es el director y quien desde Madrid se encarga de explorar sobre el rendimiento de los juveniles argentinos o con descendencia argentina que juegan en clubes de Europa. Son 400 los futbolistas Sub-20 observados.

Las normas FIFA para la "nacionalidad deportiva"

El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) ha ratificado -reiteradamente- la potestad de las federaciones deportivas internacionales para regular la llamada "nacionalidad deportiva", tomando nota de "dos ordenamientos jurídicos diferentes, uno de derecho público y otro de derecho privado, que no se superponen ni entran en conflicto".

La regla de oro: una persona podrá tener dos o más nacionalidades estatales, pero cada deportista puede ostentar sólo una nacionalidad deportiva. Si el deportista eligió su nacionalidad deportiva, los posibles beneficios de la doble nacionalidad desaparecerán en el deporte.

Lionel Scaloni, DT de la selección argentina

Algunos de los criterios de aplicación -dentro de un extenso menú de alternativas posibles en los Estatutos FIFA 2022- son los siguientes:

  • Un jugador queda vinculado a una "nacionalidad deportiva" cuando ha participado en un partido (en todo o en parte); y ese partido se jugó en el marco de una competición oficial, independientemente de la categoría de edad o disciplina futbolística.
  • La "participación" en un partido requiere que el jugador haya jugado durante algún tiempo.
  • Un futbolista "jugó" un partido cuando ha estado físicamente participando del mismo, aunque fuese por unos segundos, como titular o sustituto de otro jugador.
  • Un jugador que no jugó un partido, permaneciendo en el banco de suplentes, no ha "participado" del partido.
  • Un jugador que ha sido convocado a una selección nacional, pero que no figura en la lista de convocados del partido como titular o suplente, no ha "participado" de ese partido.
  • Una "competición oficial" es un "torneo de selecciones organizado por la FIFA o por una confederación". Los partidos amistosos no son considerados competición oficial.
  • La "nacionalidad" sólo se prueba mediante la posesión de un "pasaporte permanente internacional".
  • Un jugador podrá solicitar una única vez, antes de cumplir los 21 años, el cambio de la "nacionalidad deportiva" optando por la federación de otro país del cual posea la nacionalidad.

Un gigante de Europa quiere comprar a un juvenil que Boca siempre despreció: ¿Cuántos millones podría ingresarle al Xeneize?

El heredero qatarí con bajo perfil que quiere comprar el Manchester United

La genésis del "que se vayan todos"

Las causas del éxodo de jóvenes futbolistas son múltiples: familiares de exiliados de la última dictadura militar; hijos de ex futbolistas que desarrollaron una carrera en el extranjero; padres que por el mecanismo de la patria potestad se llevaron a sus hijos menores de clubes argentinos en busca de mayor fortuna; padres que emigraron por razones personales (empresa, trabajo, negocios, relaciones de convivencia, calidad de vida), y formaron una familia en otro país.

A esta camada de futbolistas juveniles también se los vincula a un hecho social que impactó fuertemente en la sociedad argentina a principios del siglo XXI. Corría el mes de diciembre de 2001, cuando el gobierno que encabezaba el expresidente Fernando De la Rúa decidió implantar un "corralito", restringiendo las extracciones del dinero depositado en los bancos hasta un máximo 250 pesos/dólares por semana, prohibiéndose la libre disponibilidad y las transferencias al exterior.

La crisis política, económica y social del 2001 y una imagen que reocrrió el mundo: De la Rúa abandonando la Casa Rosada en helicóptero.

Esta situación fue el desencadenante de una serie de violentas protestas callejeras, 39 muertos y la renuncia del primer mandatario, que debió partir en helicóptero desde la terraza de la Casa Rosada. Una imagen que recorrió el mundo. En apenas 11 días se sucedieron 4 presidentes, en un clima de caos social que marcó un hito en la historia argentina.

A partir de entonces, la ciencia política se ha encargado de estudiar esa "crisis de representación" tras la pérdida de confianza de la ciudadanía en sus gobernantes de turno. En medio de cacerolazos, pancartas y actos de violencia frente a las oficinas bancarias de los ofuscados que veían cómo se cerraban las persianas metálicas y no podían ingresar para disponer de sus ahorros, apareció un grito que se hizo consigna: "que se vayan todos" (un clamor popular hasta hoy incumplido).

Muchos de los futbolistas que están en la lista de preseleccionados son el fruto de las familias que por miles emigraron durante esa época.

Paradójicamente, el país que se había poblado gracias a las grandes corrientes inmigratorias hacia fines del siglo XIX y principios del XX, iniciaba un inédito ciclo expulsivo por una debacle política y económica sin precedentes.

Según las crónicas periodísticas basadas en datos oficiales, en el año 2000: salieron del país 69.795 argentinos; en 2001, 48.292. En el 2002, al año siguiente de la represión policial en Plaza de Mayo, (con cinco muertes y centenares de heridos), 587.005 argentinos ya vivían en el extranjero.

Según informes de la Cancillería argentina: 128.312 ingresaron a España con visa para turistas por 3 meses y sólo 18.742 (el 14,6%) regresaron a su vencimiento.

Actualmente, la tendencia migratoria no ha parado. En 2019, Naciones Unidas registró un total de 1.013.414 emigrantes argentinos, equivalente al 2,20% de la población.

Nuestro análisis nos lleva a pensar sobre las consecuencias negativas de los actos del pasado que permanecen casi invisibles desde la óptica futbolera.

Hannah Arendt (1906-1975) sostiene: "Lo que el acontecimiento iluminador revela es un comienzo en el pasado que hasta aquel momento estaba oculto".

Algunos de estos jóvenes futbolistas pronto deberán responder a la gran exigencia de ponerse la camiseta de la triple estrella y salir a la cancha. Quizás el camino no les resulte fácil porque se han criado, educado y formado futbolísticamente fuera de Argentina, con diferentes aprendizajes, costumbres e idiosincrasias. Y ello podrá generarles una crisis de pertenencia o identidad a la hora de jugar luciendo los colores de su "nacionalidad deportiva", aunque no será comparable con la decisión de sus padres de cambiar de pasaporte y elegir otro país donde vivir.

Temas relacionados
Más noticias de Fútbol
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.