Opinión

Epitafio: la vida antes que una devaluación brusca

La Argentina no deja de sorprender en materia de inventos económicos: el dólar soja que estuvo vigente en septiembre fue una devaluación a plazo fijo, por 30 días, y sectorial. Inédito. El 1 de octubre se "des-devaluó". Ahora nuevamente se crean nuevos precios del dólar con percepciones a cuenta de Bienes Personales. Un simil devaluación sectorial. Apenas asumido el cuarto gobierno kirchnerista había lanzado un impuesto, con el marketing del nombre "PAIS", para frenar la demanda de dólares. Fue tan efímero como previsible su efecto.

La maraña de regulaciones cambiarias existente es inentendible hasta para los funcionarios que deben controlar su aplicación. La resolución publicada ayer en el Boletín Oficial intentó ser desencriptada por ejecutivos de tarjetas de crédito, bancos y procesadoras de pagos. Superó a la piedra de Rosetta, que contenía un decreto del faraón Ptolomeo V del 196 A.C. y que estaba redactada en jeroglíficos egipcios su parte superior, escritura demórica, la media y la inferior en griego antiguo. Así, los ejecutivos del sistema financiero ayer se sintieron cerca del mediodía, como Jean Francois Champollion, cuando logró el descifrado del decreto del faraón.

El Gobierno se reunirá con alimenticias: quiere un consenso y sobrevuela el congelamiento

El gobierno lanza normas sin medir el impacto: los topes a los u$s 300 sin el pago a cuenta del Bienes Personales del 45% serán por persona y no por tarjeta de crédito. Pero entonces ¿cómo se controla si un gasto es con VISA y otro con Mastercard? Los procesadoras de pago señalaron que no tienen forma de monitorear diariamente ese tope. Dado que es por persona, ¿qué pasa con las adicionales? No están incluidas en teoría en ese límite. ¿Se viene auge de adicionales para los adolescentes? Otra curiosidad de las resoluciones oficiales es que entre los bienes suntuarios están las bebidas alcohólicas con un precio superior a los u$s 50. ¿Por qué no 40 o 100 dólares? Raro.

Una ley básica indica que para un mismo bien debe haber mismo precio. Si no, surgen oportunidades de negocio. Y el kirchnerismo es un generador de diferentes precios para mismos bienes. Por ende un generador de negocios, buena parte fuera de la ley. Pero además este cuarto kirchnerismo se manifiesta por la discrecionalidad que queda de parte de los funcionarios. El 46% de las importaciones ahora pasan a estar bajo licencias no automáticas tras la resolución 26 de la secretaría de Comercio de principios de mes. Una firma de un funcionario tiene más valor que un autógrafo de Messi.

A qué sectores apuesta San Juan para duplicar sus exportaciones

¿Cuánto más dura el actual esquema cambiario? ¿Pasa el verano? Octubre muestra al Banco Central perdiendo dólares diariamente en sus intervenciones en el mercado oficial. Las restricciones a las importaciones se ampliaron pero pueden ampliarse aún más. Otra ley resultante de este cuarto kirchnerismo: por cada cepo adicional que se instrumento, otro golpe se le asesta a la actividad y otro impulso se le dan a los precios.

La estrategia de fondo hoy del gobierno es tratar de traer la mayor cantidad de dólares del futuro y posponer la mayor cantidad de pagos. Se aplica a los pesos y a los dólares. El problema es que ya no hay mucho por traer y retrasar. Lo único cierto es que será un verano con altas temperaturas cambiarias.

Riesgo del Trabajo: demora de la Corte Suprema preocupa al sector empresario

Pero también el otoño, el invierno y la primavera muestran los mismos pronósticos meteorológicos en el mercado del dólar. Normalmente la liquidación de la cosecha de soja aporta desde abril mucho oxígeno para quien esté al frente del Banco Central. Pero ya para el otoño del 2023 reinará un clima electoral con inversores anticipando las medidas que tomará el nuevo gobierno desde el 10 de diciembre. Una de ellas será seguramente la unificación del mercado de cambios, tal como sucediera con Mauricio Macri en diciembre del 2015 tras el fin del tercer kirchnerismo. Ahora bien, ¿habrá liquidación de dólares de soja si se avizora una unificación cambiaria con la brecha hoy en 110%? La sequía hoy amenaza la cosecha 2023 con similitudes con la del 2018 que azotó al macrismo aunque en esta ocasión desde septiembre alertando a los productores.

Otro gran interrogante pasa por la capacidad del gobierno de renovar los vencimientos de la deuda en pesos del 2023. Son poco más de $10 billones, equivalente a u$s 33 mil millones al cambio del dólar MEP. ¿Habrá un reperfilamiento como el de finales de la gestión Macri bajo la gestión Lacunza? ¿El que a hierro mata a hierro muere?

Con un gobierno debilitado, Massa es el único que puede evitar el caos en Argentina, según The Economist

Nada es gratis en las decisiones económicas. El plan A del gobierno es llegar a las elecciones sin devaluar bruscamente, sin importar la brecha, por más que derive en suba mayor de precios y en caída en la actividad. El plan B es rendirse, bajar la bandera, y disponer un "fabregazo" en enero, como sucediera en 2014. Pero los efectos serán más dolorosos.

La economía argentina sufre todas estas tribulaciones. El esfuerzo en postergar un plan de estabilización serio, costará caro. Lo mismo que las recientes medidas. Todo sea por no asumir la unificación cambiaria, ordenar las cuentas públicas y dejar el máximo de los males posibles de hoy a quien siga en la lista de presidentes. Es lo que constaría en el epitafio de la actual gestión.

Juntos por el Cambio suma un nuevo precandidato a Presidente con guiño castrense

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.