Opinión

El romanticismo de no cambiar: ¿S.A. si o no?

Hace varios años que los clubes más importantes de Europa han dejado de pertenecer a sus socios y tienen propietarios que deciden su destino, hay algunos equipos sin demasiado renombre, que se conviertan en grandes potencias y otros, cuya historia ya era gloriosa, ostenten una diferencia económica aún mayor con el resto.

Por citar algunos casos. PSG de Francia, donde el club es propiedad de un grupo inversor de Qatar; Manchester City está en manos de un miembro de la familia real de Emiratos Árabes que fue primer ministro de ese país. Pasan a ser instituciones que funcionan con una lógica de rentabilidad, de generar ganancias, y todo lo que no sea rentable no existe.

Atlético Madrid disconformes con la injerencia empresarial en la vida del club: el conjunto dirigido por Diego "Cholo" Simeone es propiedad de una familia de financistas españoles junto al grupo inversor chino Wanda y a otro grupo inversor israelí, sólo el 2 % de las acciones pertenece a los socios.

Inter de Milán, donde el argentino Javier "pupi" Zanetti es vicepresidente, también tiene dueños, en este caso chinos. Se trata de Steven Zhang, un empresario joven de ese país que además, es el hijo del magnate Zhang Jindong, dueño del "Suning Holdings Group", grupo comercial que en 2016 adquirió el 40% de las acciones del Inter de Milán y por lo tanto, accedió a la dirección de la institución.

Roma de Italia tiene al empresario estadounidense Dan Friedkin, dueño del Friedkin Group, una corporación que abarca desde venta de autos hasta producción de películas ganadoras de Oscar. Es un multimillonario estadounidense, cuya fortuna está calculada en 4,1 mil millones de dólares. Su principal negocio es la venta de vehículos Toyota, que realiza en exclusividad en varios estados de su país. También tiene inversiones en cadenas hoteleras, en una compañía aérea y está vinculado a la industria del cine, como productor.

Por su parte, Aurelio De Laurentiis, productor de cine maneja los hilos de Napoli. Se convirtió en el accionista mayoritario luego de la quiera y descenso a la Serie B, no logró llevar al Napoli a la gloria pero si a un gran nivel compitiendo en Italia y clasificando a copas internacionales. El productor de cine, también es dueño del Bari, club que participa en la Serie B de ese país.

En la Bundesliga alemana, las reglas buscan beneficiar a los fanáticos y proteger sus intereses. La Regla 50+1 le da a los hinchas socios de sus clubes voz, voto y garantías para que su esparcimiento y el equipo de sus amores sean propios. La regla está diseñada para garantizar que los miembros del club conserven el control general, protegiendo a los clubes de la influencia de los inversores externos. Es decir, quien decida invertir en los clubes alemanes pueden hacerlo como máximo un 49%; el 51% es de los socios.

En el fútbol argentino hasta el momento nunca prosperó el modelo de Sociedades Anónimas Deportivas. Al revés de lo que sucede en el mundo, en un país tan futbolero como el argentino, resulta llamativo que no participen empresarios, fondos de inversión para el desarrollo del fútbol. En su paso por la AFA, Mauricio Macri presentó un proyecto para modificar el estatuto que prohíbe este modelo de clubes y obtuvo un solo voto: el suyo propio.

El avance de las sociedades anónimas deportivas en el fútbol sudamericano están permitidas en algunos países como Uruguay, Chile y Brasil. En este último país fue a gracias a una ley sancionada, en junio de 2021, donde el entonces presidente de Brasil Jair Bolsonaro, promulgó una ley que ya había sido aprobada por las dos cámaras del poder legislativo y de esta manera dio luz verde a este proyecto. Así, en Brasil se permitió la creación de clubes empresas y romper con la tradición que prácticamente todos los equipos tienen: ser asociaciones sin fines de lucro. Cruzeiro, Botafogo y Vasco Da Gama son "clubes-empresa", lo mismo que América Mineiro, Cuiabá y Bragantino, aunque este último fue adquirido por la empresa austriaca Red Bull en 2019.

Los clubes de fútbol se han convertido en negocios con múltiples relaciones jurídicas de gran trascendencia económica y social. Las fusiones, adquisiciones y ofertas públicas iniciales (IPO) de clubes de fútbol aumentaron y lo mismo sucedió con las inversiones privadas en clubes de fútbol brasileños, que se han incrementado en los últimos años. Brasil es históricamente uno de los mayores mercados para los jugadores de fútbol de élite. 

Con la relevancia económica de los clubes de fútbol convirtiéndose en "empresas", es probable que el interés en todos los aspectos de la escena deportiva brasileña siga aumentando en el futuro, así como el entorno legal y comercial atractivo para los inversores. Al no necesitar desprender de jugadores, los clubes brasileños se pueden dar el lujo de tasar en cifras millonarias a sus futbolistas; mientras que en Argentina, los equipos necesitan dinero y muchas veces "regalan" a sus grandes promesas. En Uruguay las sociedades anónimas están permitidas desde 2001, donde los inversores pueden ser tanto personas físicas como jurídicas de carácter privado (grupos inversores).

Temas relacionados
Más noticias de Fútbol
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.