El impuestazo de Boris Johnson, la promesa incumplida del Brexit y los Pandora Papers

El sistema de atención médica pública estatal del Reino Unido está subfinanciado y prácticamente colapsado. El primer ministro había prometido financiarlo con el dinero que dejarían de mandar a la UE. Pero impulsó un aumento de impuestos por 12.000 millones de libras esterlinas.

Para obtener apoyo a la salida de la Unión Europa (UE), durante los tortuosos años de disputa por el Brexit, el actual primer ministro del Reino Unido (RU), Boris Johnson, circuló por las calles en un bus colorado con la inscripción: "Enviamos a la UE 350 millones de libras esterlinas a la semana, en su lugar, financiemos nuestro NHS".

El NHS es el National Health Service, la atención médica pública estatal creada en 1948. En la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, el NHS recibió un lugar destacado porque según el director de cine Danny Boyle, responsable del evento, es "la institución que más que cualquier otra une a nuestra nación" -como expresaba el programa oficial.

Dado ese valor social que los británicos le otorgan al NHS, el mensaje de los Brexistas -repetido incesantemente por los medios y redes sociales- fue visto como crucial para el apoyo al acuerdo Brexit negociado por Johnson.

Horror en Reino Unido: el legislador David Amess murió tras ser apuñalado en una iglesia

Menos de dos años después de concretar el Brexit, Johnson implementó en abril una reforma tributaria...para financiar el NHS.

Boris Johnson determinó un paquete de aumentos de impuestos por valor de 12.000 millones de libras esterlinas para modernizar y mejorar la atención social del NHS. El primer ministro admitió que estaba rompiendo su promesa electoral de 2019 de no aumentar los impuestos, pero que cuando la hizo no sabía que vendría una pandemia global. No obstante, el líder del Partido Laborista, Keir Starmer, sostuvo que los problemas del NHS vienen desde hace años, bastante antes de la pandemia.

De hecho, en una declaración conjunta redactada enérgicamente por el personal del NHS, médicos y demás responsables del sistema de salud denuncian que están recibiendo agresiones y amenazas de personas que los culpan por los retrasos cada vez más largos en ser atendidos; y afirman que esta situación se debe a que a lo largo de años los sucesivos gobiernos han invertido insuficientemente en el NHS y no solucionan la grave escasez de mano de obra.

Algunos organismos médicos sienten que Sajid Javid, el secretario de salud y atención social, los está ignorando.

Javid, por su parte, afirmó que consideraba aumentar las penas a quienes ataquen al personal del NHS.

Se calcula que están esperando tratamiento hospitalario un récord de 5,61 millones de personas, en parte acumulado por quienes no pudieron atenderse durante la pandemia.

Reino Unido busca 2 millones de profesionales con urgencia: qué precisan 

Tampoco parece que el paquete pueda alcanzar para resolver el funcionamiento del NHS. Esto a pesar que según Paul Johnson, director del Instituto de Estudios Fiscales, la medida significaría que "los impuestos alcanzarán su nivel sostenido más alto en el Reino Unido" en los próximos años. También cuestiona que en el paquete tributario no se aumentó el impuesto sobre las ganancias.

En el mismo sentido, desde el Instituto Adam Smith de Libre Mercado se condenó como "moralmente fallida" la propuesta porque el gobierno estaba pidiendo a "los trabajadores más pobres que rescataran a los propietarios millonarios".

El misterio de las £ 350 millones semanales

Mientras Boris Johnson justificó romper su palabra electoral porque no podía prever la pandemia, nada dice de las £ 350 millones de libras semanales que el Reino Unido habría dejado de pagarle a la Unión Europea tras el Brexit. Eso significaría unas £ 18.200 millones de libras por año; es decir, un 50% más de lo que Johnson busca recaudar con su impuestazo.

Durante la campaña del Brexit, el presidente de la entidad de Estadísticas del Reino Unido, David Norgrove, criticó a Johnson por repetir el slogan y en una carta que le envió en 2017 afirmó que era un "claro uso indebido de las estadísticas oficiales", inclusive porque gastos que hacía la UE a favor del Reino Unido pasarían ser afrontados por el país.

La cuestión es que la afirmación de las £ 350 millones semanales era una simple mentira.

Así lo confesó Dominic Cummings, director de campaña del Brexit, dos años después de haber ganado el referéndum afirmó: "¿Habríamos ganado sin 350 millones de libras esterlinas para el NHS? Toda nuestra investigación y el resultado cercano sugieren fuertemente que no".

Según la organización Full Fact, "en 2018, el gobierno del Reino Unido pagó £ 13.000 millones al presupuesto de la UE, y se pronosticó que el gasto de la UE en el Reino Unido sería de £ 4000 millones. Por tanto, la "contribución neta" del Reino Unido se estimó en casi 9000 millones de libras esterlinas". Es decir, semanalmente cerca de £ 173 millones.

Reino Unido sacó a la Argentina de su 'lista roja': desde cuándo se podrá viajar y cuáles son los requisitos

Eso no sólo incluía gastos gubernamentales de los que el Reino Unido dejaba de hacerse cargo, sino también algunos específicos, como las £ 245 millones que recibió Gales para invertir en universidades, industria e infraestructura en respuesta al desequilibrio económico. Como explicó la representante parlamentaria de Gales Liz Saville Roberts, "nuestra pobreza y nuestra economía débil hacen de Gales un beneficiario neto de la financiación de la UE", por su política de buscar equiparar las regiones, mientras sostuvo que las propias cifras del gobierno británico estimaban una pérdida de £ 5000 millones de la economía galesa con el Brexit.

Aunque en los medios tradicionales, en especial la BBC, poco y nada se mencionó tras el impuestazo de Johnson de las famosas £ 350 millones semanales, en las redes hubo bastante cuestionamiento. Un inglés cuestionó la imposición de impuestos para "recaudar £ 10.000 millones al año. Pero el gobierno no recauda entre £ 15.000 millones y £ 17.000 millones en impuestos impagos cada año. ¿Quizás ajustar eso primero?".

Otro afirmó: "Aparentemente hay £ 12 billones (sí billones) de impuestos no pagados en los paraísos fiscales del Reino Unido!! ... ¡¡Suficiente para dar a nuestro #NHS £ 350 millones a la semana durante los próximos 650 años!! No somos pobres... Solo nos están robando los ricos".

La conexión Pandora

Los Pandora Papers golpearon particularmente al Partido Conservador de Boris Johnson porque la lista contiene a numerosos de sus donantes, varios con cuentas sospechadas de vínculos con actividades delictivas. Miembros del propio partido le exigieron a Boris Johnson que se devuelva dinero en efectivo y sometan al partido a una investigación.

Andrew Mitchell, parlamentario conservador y ex miembro del gabinete declaró que resultaba claro "que Gran Bretaña y sus territorios de ultramar continúan proporcionando extensas prácticas de lavado secreto y siguen siendo la capital mundial del lavado de dinero, como lo expone esta filtración explosiva".

Las Islas Vírgenes Británicas, el territorio del Caribe que se convirtió en uno de los principales paraísos fiscales del mundo

Margaret Hodge, ex presidenta del comité de cuentas públicas de la Cámara de los Comunes, denunció que existe derecho a mantener en secreto de este tipo de información, situación agravada porque "abogados, banqueros y asesores británicos proporcionan su cobertura"; y remató: "Nuestra regulación es débil, nuestra ejecución es patética".

La campaña del Brexit y el Partido Conservador recibieron enormes sumas de particulares y empresas, muy superior a las donaciones que fueron a los demás partidos y a la campaña de mantener al Reino Unido en la UE. Como gobierno, los conservadores luego implementaron las políticas y legislaciones de la mayor red mundial de paraísos fiscales: "más de dos tercios de las 956 empresas que los Pandora Papers vinculan con funcionarios públicos se establecieron en las Islas Vírgenes Británicas", según afirma Nicholas Shaxson en New York Times.

Pandora Papers: de Shakira y un ex Beatle a Luis Miguel, qué famosos tienen cuentas offshore

Estudioso del tema, Shaxson sostiene que, "para Gran Bretaña, cuyo inflado sector financiero exacerba los problemas económicos generalizados, eso ya es bastante malo" y que "para el mundo, a merced de un sistema económico amañado para los ricos, es aún peor" porque "la riqueza en los paraísos fiscales es asombrosa: las estimaciones oscilan entre u$s 6 billones y u$s 36 billones". Esto provoca pérdida de ingresos fiscales estimada de u$s 245.000 millones a u$s 600.000 millones por año sólo por parte de corporaciones.

Un nuevo capítulo...

Tras el Brexit, el gobierno de Johnson quiere fortalecer este camino. En julio se publicó el documento oficial "Un nuevo capítulo para los servicios financieros", que promueve un sistema financiero más desregulado y menos gravado para ser más "competitivos".

Rishi Sunak, ministro de Hacienda, afirma: "Ahora que hemos dejado la UE, tenemos una oportunidad única de adoptar un enfoque que se adapte mejor a nuestros mercados, sin dejar de mantener altos estándares regulatorios. En casa y en el extranjero, quiero que el sector de servicios financieros del Reino Unido sea reconocido como el lugar más confiable y competitivo para hacer negocios" que traerán empleo y bienestar al país.

La importancia de adecuar la legislación quedó clara por lo expresado por un portavoz del partido conservador frente a las revelaciones de los Pandora Papers al afirmar que todo se hizo de acuerdo con la ley. También justificó este sistema de donaciones porque si no "la alternativa es una mayor financiación de las campañas políticas por parte de los contribuyentes, lo que significaría menos dinero para servicios de primera línea como escuelas, policía y hospitales"...

Tags relacionados

Compartí tus comentarios