Opinión

El desafío de Massa sigue siendo Cristina

Paradójicamente, Sergio Massa enfrentará el mismo desafío político de Alberto Fernández: la convivencia con la Vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

El político, por su naturaleza, siempre busca el poder. En última instancia, la política es un medio para obtenerlo, mantenerlo o recuperarlo.

Negociaciones secretas de Sergio Massa con bancos para lograr que baje el dólar 

En lo que va del siglo XXI, Cristina Kirchner ha sido la líder político que ha ocupado el poder en Argentina durante más tiempo: ejerció la Presidencia durante ocho años consecutivos y la Vicepresidencia durante dos y medio (en el interín, fue dos años senadora nacional y Presidenta de su bloque y entre 2003 y 2007 fue una influyente miembro del Senador, durante los cuatro años de la Presidencia de Néstor Kirchner.

Es discutida y polémica; divide aguas, genera rechazos y adhesiones, pero es la figura política más eficaz en la Argentina. Su capacidad política ha sido manifiesta en los últimos tres meses.

Sergio Massa no confronta en Energía y el primer aumento de tarifas llegará en agosto

El 11 de marzo de este año se votó la ley que apoyó el acuerdo con el FMI en Diputados. La posición contraria del kirchnerismo se había hecho pública con la renuncia de Máximo Kirchner a la Presidencia del bloque oficialista en dicha Cámara.

El proyecto fue aprobado por 202 votos -la casi totalidad de los opositores y dos tercios de los oficialistas-, mientras que los votos en contra fueron 37, en su mayoría de legisladores kirchneristas. Fue una derrota política de la Vicepresidenta -que se mantuvo en silencio en esos días-.

Gerardo Morales se diferencia en JxC y ve una "oportunidad" en Sergio Massa

Una semana después, se trató el mismo proyecto en el Senado. Se ratificó el resultado de la votación en Diputados. En este caso, el acuerdo contó con 56 votos a favor, 20 del oficialismo y 36 de la oposición, mientras que de los 13 negativos todos fueron del Frente de Todos, pese al control que tenía la Vicepresidenta sobre su bloque hasta ese momento.

Aunque ella no se manifestaba públicamente, era claro que no apoyaba el acuerdo con el Fondo. En ese momento muchos pensaron que se había iniciado una declinación inexorable del kirchnerismo y que el Presidente había encontrado una nueva coalición para ejercer el poder, en alianza con la oposición, que le permitiría "emanciparse" de la Vicepresidenta a partir de los votos que mostraba la coincidencia de la oposición y la mayoría del oficialismo alineados con la Casa Rosada.

Sergio Massa asumirá "con alma y vida" como ministro de Economía, Producción y Agricultura

Pero esto no fue así. Antes de cumplirse los cuatro meses de dicha sanción legislativa, la renuncia del ministro de Economía, Martín Guzmán, a quien Cristina Kirchner había convertido en el blanco principal de sus críticas a la gestión del Presidente, y la designación para sucederlo de una economista alineada con el kirchnerismo, como Silvina Batakis, mostró la otra cara de la moneda: la recuperación política de la Vicepresidenta.

Ello se acentuó cuando varios economistas sondeados por Alberto Fernández para suceder a Guzmán, plantearon que no podían asumir sin el respaldo explícito de Cristina.

Massa vs. precios: ni empezó el partido pero pierde por goleada y busca el equipo

La Casa Rosada fracasó en lograr un respaldo público de la vicepresidenta para la gestión de la ministra.

En paralelo a ello, Cristina parece desarrollar una estrategia político-electoral. Aunque en este momento los sondeos no la favorezcan, ganaría con marcada ventaja las PASO del Frente de Todos. Durante el mes de junio fueron creciendo las voces dentro del kirchnerismo insinuando y diciendo que ella debía ser candidata.

En el acto en el que habló en la localidad bonaerense de Ensenada el 2 de julio, mientras se hacía público durante su discurso la renuncia de Guzmán, sus militantes coreaban "Cristina Presidenta".

Cómo será la relación con el FMI en la era de Sergio Massa

La política regional es un marco de referencia para su eventual candidatura para 2023. En los últimos meses, los triunfos sucesivos de Gabriel Boric en Chile y Gustavo Petro en Colombia, han señalado el giro político hacia el centroizquierda en la región. Pero será la probable aunque no inexorable victoria de Lula en la elección brasileña que tendrá lugar en octubre, el hecho que confirmaría esta tendencia, al alinearse el país más importante de la región.

Una eventual candidatura de Cristina sería planteada como la manifestación argentina de la tendencia regional. Los lazos de la vicepresidenta argentina con Lula son públicos y manifiestos y ella lo respaldó abiertamente cuando estuvo detenido.

El campo ya tuvo contactos con Sergio Massa y está en danza una reunión con la mesa de enlace

Cristina podría lanzar su candidatura en octubre, después de la elección de Lula, y seguir avanzando en esta posibilidad hasta el mes de abril del año próximo.

Entonces, de acuerdo a la situación planteada, debería optar entre seguir adelante, asumiendo los riesgos de una derrota, o replegarse a la candidatura a senadora nacional por la provincia de Buenos Aires, que le aseguraría mantenerse en la Cámara Alta hasta 2029.

Cabe recordar que aun quedando en segundo lugar -como le pasó a ella en 2017-, se llega al Senado.

En cuanto a la gestión económica, Massa necesita lo mismo que Batakis: el apoyo explícito de Cristina.

Los tres ejes a los que debe apuntar el plan de Sergio Massa, según uno de sus principales referentes

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios