EN EL CORAZÓN DE BELGRANO

Una historia de 150 años oculta detrás de uno de los cafés preferidos de Belgrano

Ubicado en un edificio histórico de más de 150 años en Buenos Aires. Desde crímenes pasionales hasta grandes cafeterías, la historia de Watson's lo tiene todo.

Cuando se habla de Belgrano, lo primero que viene a la mente es el Barrio Chino. Es cierto, es la mejor opción para pasar el día, pero también hay mucho por descubrir en sus alrededores. Así es el caso de Watson's, lo que fue antes Casa Watson, Capisci y Hotel Watson.

En su terraza, siempre muy concurrida, se destaca un bloque de piedra que tiene inscripto el Canto a Buenos Aires de Manuel Mujica Lainez. Hoy en día se encuentra un café y bar; donde antes habían habitaciones, hoy se encuentran grandes mesas, con bellas vistas del entorno, y con los añosos árboles que las acompañan.

¿Vale la pena?: así es el lujoso restaurante que abrió un Masterchef, ¿dónde queda y cuál es su plato estrella?

Está a sólo a tres horas de Buenos Aires y oculta terribles secretos nazis: cómo llegar al búnker donde pasan "cosas extrañas"


El Hotel Watson y su historia

Thomas Watson era un inglés radicado en el país a principios de la década de 1860, y fue quien construyó el hotel al que le puso su nombre, que a su vez se consagró el "más importante de Belgrano" por esos años.

El hotel tenía dos pisos y en él se encontraba un mirador, para divisar la llegada de las diligencias que paraban en el lugar. Y se encontraba ubicado en la antigua recova de Belgrano, junto a la Iglesia Inmaculada Concepción, en un edificio histórico de Buenos Aires de más de 150 años declarado Patrimonio Histórico y Cultural de la Ciudad de Buenos Aires.

En abril de 1878 desembarcó en Buenos Aires un grupo de inmigrantes entre los que estaban los alemanes Carlos y Teresa Scheiber, con sus pequeños hijos. Ambos se alojaron en el hotel de inmigrantes y a los pocos días de la estadía, Teresa desaparece por completo.

Una semana más tarde de la desaparición, Carlos descubrió que se encontraba en el Hotel Watson con su amante, Julio Rohlfs. Al verse descubiertos, Rohlfs agarró el arma y le disparó a Teresa. Posteriormente se suicidó. Ambos escribieron cartas explicando la abrupta decisión.

En ellas Teresa decía que nunca había amado a su marido y afirmaba en ellas que "más vale morir que seguir con esta vida". En cuanto a Julio, él sostuvo que "no hay nada que me pueda convencer de seguir sufriendo esta vida penosa".


Watson's

A su alrededor pueden encontrarse la iglesia Inmaculada Concepción que impone su presencia. La piedra fundamental se colocó el 23 de enero de 1865 y fue inaugurada el 8 de diciembre de 1878, con la presencia del presidente de la República, Nicolás Avellaneda. El aspecto del templo tiene familiaridad con el Panteón de Roma.

También puede verse el Museo de Arte Español Enrique Larreta, sobre Juramento, y el Museo Sarmiento, sobre Cuba. Ambos son los otros importantes edificios que pueden visualizarse a través de la magnífica arboleda de la plaza Gral. Manuel Belgrano.

Volviendo a Watson's, tuvo muchos dueños y muchos nombres. Pero su fachada, donde los arcos de medio punto de la recova, siguió conservándose y se destacan netamente; estas se muestran como un bello ejemplo de la arquitectura italianizante de fines del siglo XIX.

Ubicarse en las mesas bajo la recova es una instancia intermedia entre la terraza exterior y el salón interior. Este último tiene entrepisos laterales y una gran claraboya por donde se filtra la iluminación natural, resaltando los colores azul y naranja de los muros, dando calidez al amplio espacio. En su momento, cuando fue Capisci se podía bajar por las escaleras que apuntan a la cava, de muy buen diseño y surtida con variedad para todos los gustos.

Qué comer

Entre los cafés, pueden encontrarse: café, americano, ristretto, café doble, café con leche, capuchino, té, submarino, leche en vaso y capuchino italiano. También hay cafés fríos, como el Vienés: café, crema y helado de crema, y el Del Pórtico: café, crema, licor de dulce de leche y chocolate.

Entre los cafés especiales se pueden degustar el Irlandés: café, whisky, crema y canela; el Calipso: café, Tía María, crema y canela; el Cubano: café, ron, crema y canela; el Porteño: café, licor de dulce de leche y chocolate rallado, y el Napoleón: café, cognac, crema y canela.

En cuanto a la comida, pueden disfrutarse de la variedad de pizzas, empanadas al horno, ensaladas, pastas y arroces, sugerencias del chef, carnes y pescados, picadas y tapas para compartir en frío o en caliente y sandwiches. Pero también pueden disfrutarse de los desayunos y meriendas, además de contar con brunchs para dos.

Horarios y ubicación

  • Vuelta de Obligado 2070, Belgrano.

  • Abiertos todos los días de 8 a 01 hs.

  • Instagram: @watson.ba

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios