Para tener en cuenta

No tires comida: las frutas y verduras que no tienen que estar juntas en la heladera porque se acelera su maduración y pueden pudrirse

Separar las frutas y verduras según su sensibilidad al etileno es clave para mantener su frescura y sabor por más tiempo.

En esta noticia

Es habitual pensar que todas las frutas y verduras deben compartir el mismo espacio en la heladera. Sin embargo, esta práctica puede resultar en que se acelere su maduración y se pudran.

Es importante saber que algunos alimentos naturales producen etileno, un compuesto gaseoso que acelera el proceso de maduración

Cuando se almacenan en el mismo lugar de la heladera junto a aquellos que son sensibles a este gas, como ciertas verduras, pueden pudrirse de forma muy rápida. 

Harina de avena: sus beneficios, cómo usarla correctamente y 4 recetas fáciles de preparar

Así debe ser tu entrenamiento si querés ganar músculos a los 50 años: los 4 ejercicios que hay que hacer sí o sí

¿Qué frutas y verduras no deben estar juntas en la heladera? 

Según el portal especializado Cuerpo Mente, el papel del etileno en la maduración de frutas y verduras es fundamental. Pero su gestión adecuada puede marcar la diferencia entre la frescura y el desperdicio.

Es importante comprender qué alimentos son grandes productores de este gas y cuáles son más sensibles a él para evitar derrochar nuestro dinero y conservar los alimentos por más tiempo.

Las frutas y verduras climatéricas, como manzanas, bananas y tomates, son potentes emisores de etileno. Por eso, pueden acelerar el proceso de maduración de otros productos sensibles, como el brócoli o las frutillas.

El almacenamiento conjunto de frutas y verduras climatéricas y no climatéricas puede resultar en cambios no deseados en sabor y textura. (Foto: Freepik) 

Las frutillas o brócoli, por ejemplo, están catalogados como vegetales no climatéricos. Son susceptibles a los efectos del etileno y pueden estropearse prematuramente si se almacenan junto a los emisores de este gas.

La combinación inadecuada de estos alimentos puede resultar en cambios no deseados en sabor, textura y apariencia. Por ejemplo, las manzanas cerca de las zanahorias pueden provocar una maduración prematura y un sabor desagradable en estas últimas. 

Del mismo modo, las cebollas, al liberar etileno, pueden hacer que las papas broten antes de tiempo, aumentando el riesgo de desperdicio. Por ello, es crucial separar adecuadamente estos productos en el verdulero para preservar su frescura y calidad.

Es importante conocer qué frutas y verduras son emisoras de etileno y cuáles son sensibles a este gas para evitar problemas de maduración prematura. (Foto: Freepik)

La técnica griega que usa Bill Gates para mantener su memoria en buen estado: cómo es y cómo se pone en práctica

La pizzería que es un ícono de Belgrano, cerró tras la pandemia y ahora volvió a llenarse de fanáticos y seguidores de sus porciones llenas de muzzarellla

Frutas y verduras climatéricas: tienen etileno

Estos emisores de etileno pueden acelerar el proceso de maduración de otros productos cercanos dentro del mismo espacio en la heladera. Entre las frutas y verduras climatéricas más destacadas se encuentran:

  • Manzanas
  • Melones
  • Bananas
  • Peras
  • Ciruelas
  • Duraznos
  • Tomates
  • Higos
  • Paltas
  • Mangos
  • Cebollas
  • Kiwis

Frutas y verduras no climatéricas

Por otro lado, estas frutas y verduras son susceptibles al etileno de los vegetales climatéricos, según Cuerpo Mente:

  • Brócoli
  • Verduras de hoja verde
  • Pepinos
  • Coliflor
  • Apio
  • Naranjas
  • Pomelos
  • Limones
  • Zapallitos
  • Chauchas
  • Papas
  • Frutos rojos
  • Frutos del bosque
  • Uvas
  • Sandías
  • Zanahorias
Temas relacionados
Más noticias de comida

Las más leídas de Clase

Destacadas

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.