Delicias nacionales

Este es el paraíso de los panes y facturas: dónde se pueden comprar

Aunque surgieron muchas versiones nuevas, las medialunas tradicionales siguen ganando el paladar argentino. Te contamos los 5 lugares donde podes comer la mejor medialuna

En esta noticia

Son un clásico absoluto de las mañanas y tardes argentinas, y aunque las medialunas no nacieron en tierra argentina, son un producto popular que casi todos adoran.

Siguen siendo las elegidas, por encima de las versiones novedosas, desde los croissants a las saladas. Aunque hay muchas favoritas, cada panadería de barrio se esfuerza por lucirse en la elaboración y ganar el título de la mejor.

Medialunas de manteca caseras: así te van a salir iguales a las de panadería

No hace falta ser un experto para darse cuenta de que se trata de un producto que varía mucho según donde se compren. En el mercado hay diversas calidades, y acá te dejamos las 5 mejores opciones a la hora de comprar esta factura.

1 La Vicente López

Dulces, crocantes y bañadas con almíbar para enfatizar esta última condición, en La Vicente López entregan las medialunas de grasa calentitas, y sólo los más estoicos pueden resistirse a sacar alguna de la bolsa antes de llegar a destino.

Con más de 100 años de historia, La Vicente López data de 1905, cuando el español don Ramón Val instaló su panadería en un partido en el que aún no vivían mucho más de 12.000 personas. Pero la zona y su fama crecieron, el negocio pasó a manos de su hijo y en 1955 a las del maestro panadero Baldomero Pombo. Repostero y confitero, junto a su mujer Concepción y sus hijos José y Celia continuaron el legado y se encargaron de agrandarlo.

Hoy mantienen el prestigio y la calidad de aquellos productos iniciales, y la medialuna de grasa sigue siendo la insignia de la casa, tanto que se convirtió en el obsequio a los clientes que van a comprar facturas. "La de yapa", le dicen humildemente.

2 La Kitchen

En una una esquina se encuentra la pastelería perdida de Saavecoghlan. La Kitchen nació en Nueva York en el 2014.

En 2015 volvió a la Argentina y se creó Brooklyn Kitchen, que luego pasó a ser La Kitchen. Al principio vendían 3 tortas por mes a través de redes sociales, luego empezaron a crecer, comenzaron a hacerle la pastelería a los cafés de especialidad de Buenos Aires y hoy ya son varios trabajando en este emprendimiento que no para de crecer.

Siempre usan la mejor materia prima disponible, sus harinas son orgánicas al igual que gran parte de sus frutas. Utilizan huevos libres de jaula y cuentan con uno de los mejores cafés tostados en Buenos Aires. Todo el trabajo es artesanal y con muchísima dedicación.

3 Nuna & Co

Abierto en noviembre de 2020, el tremendo éxito de Nuna & Co da cuenta de la calidad de su producto. No es para menos, si se considera que uno de sus creadores es el pastelero Ariel Gravano, consagrado en 2017 como Campeón Argentino de Pastelería.

Gravano quería realizar productos típicos de panaderías argentinas con la mejor materia prima y técnica, y decidió no sólo hacer las mejores medialunas, sino ponerles distintos rellenos y baños.

De esa distinción nacieron estrellas como las de chocolate blanco y frambuesa, la rellena de membrillo, la de canela con glacé y nueces o las bañadas con chocolate amargo. Todas tienen como base una clásica medialuna de manteca hecha con fermentación lenta, masa hojaldrada y sin ningún tipo de conservantes.

4 Valu Ramallo

Valu Ramallo, una pastelera e influencer en Instagram, cuenta con unas medialunas de manteca que "son una bomba". Lo son por su tamaño, perfectas para mojar en el café con leche, por su dorado justo y especialmente por su generosidad de almíbar, en el que no escatiman y les da un plus ideal de dulzura.

Es tan buena su receta que en el último tiempo descubrieron que las medialunas superaron en ventas a la doble Oreo, una torta de dos pisos rebosante con dicha galletita y un clásico de la pastelera cuyo sello insignia son precisamente las tortas bien cargadas.

Para los que desayunan tarde, hay tandas saliendo a toda hora del día: siempre puede ser momento para catar una de las medialunas más ricas de Zona Norte.

5 Mostrador Santa Teresita

Las medialunas de Mostrador Santa Teresita son muy particulares. El método es una semana de fermentación: la masa se prepara el domingo y tiene un reposo en frío de 4 días. Luego se lamina y al día siguiente se forman. Un día después se hornean, por lo que el proceso total dura una semana desde que comienza a confeccionarse la masa.

Este proceso tiene como resultado el característico color profundo de sus medialunas, con distintos tonos de dorado y una caramelización que aún mantiene a las medialunas suaves. Una vez que salen del horno se las baña en almíbar preparado con cáscaras de cítricos como mandarina y naranja. El resultado final es una medialuna entre crocante y blanda.

Mostrador Santa Teresita, en José Ignacio, es furor hace casi una década. Su propuesta es exponer sus platos en mostradores, cintas o patios. Además de ver el plato real como un plus, el Mostrador abarca desayuno, almuerzo y merienda. A la mañana hay huevos revueltos, a la plancha "english muffins", tostadas de palta, sándwiches prensados, café de especialidad. A la tarde, vuelve la propuesta de sándwiches y la pastelería estrella de Carolina Ferpozzi, obviamente, está exhibida durante todo el día.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.