Salud

El cereal colmado de fibra, hierro y magnesio que ayuda a bajar de peso, regula el colesterol y aporta más energía

Este alimento ayuda a prevenir el estreñimiento y promueve la regularidad intestinal al mantener un sistema digestivo saludable.

En esta noticia

Comenzar el día con un desayuno nutritivo es fundamental para mantener niveles de energía estables y duraderos. La avena, un cereal consumido a nivel mundial, es la elección perfecta para obtener carbohidratos complejos de liberación lenta que proporcionan esa energía tan necesaria.

La avena no solo es deliciosa y versátil, sino que también es un tesoro nutricional cargado de proteínas, vitaminas y minerales esenciales. Su consumo regular no solo ayuda a regular el colesterol, sino que también contribuye a mantener estables los niveles de glucosa en sangre a lo largo del día.

A diferencia de los alimentos ricos en azúcares simples, como galletas y otros productos procesados, la avena asegura una energía sostenida, evitando los molestos altibajos que pueden afectar el rendimiento y el bienestar diario. 

¿Cuáles son los beneficios de consumir avena?

Según un artículo de la revista Semana, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria señala que existen al menos 8 beneficios comprobados de comer avena todos los días en la salud y son:

  1.  Fuente de nutrientes esenciales: la avena es rica en fibra soluble, lo que ayuda a reducir el colesterol LDL (el "malo") en la sangre, disminuyendo así el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Además, es una excelente fuente de vitaminas del grupo B, como tiamina, ácido fólico y niacina, así como minerales como el hierro, el magnesio y el zinc.
  2. Control del peso: consumir avena puede ser beneficioso para quienes buscan controlar su peso. La fibra presente en la avena proporciona una sensación de saciedad, lo que puede ayudar a reducir el consumo excesivo de calorías y controlar el apetito a lo largo del día.
  3. Beneficios para la piel: los nutrientes presentes en la avena, como el zinc y la vitamina E, son beneficiosos para la salud de la piel. La avena se utiliza a menudo en productos cosméticos por sus propiedades calmantes y su capacidad para aliviar la picazón y la irritación de la piel.
  4. Regulación del azúcar en sangre: debido a su bajo índice glucémico, la avena ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre. Esto es especialmente beneficioso para las personas con diabetes o aquellas que buscan mantener estables sus niveles de energía durante el día.
  5. Beneficios digestivos: la fibra soluble de la avena también es beneficiosa para la salud digestiva. Ayuda a prevenir el estreñimiento y promueve la regularidad intestinal al mantener un sistema digestivo saludable.
  6. Mejora del estado de ánimo: la avena contiene triptófano, un aminoácido precursor de la serotonina, conocida como la "hormona feliz". Un aumento en los niveles de serotonina puede ayudar a mejorar el estado de ánimo y a reducir el estrés.
  7. Promueve la salud cardiovascular: diversos estudios demostraron que el consumo regular de avena puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas. 
  8. Apoyo al Sistema Inmunológico: la avena contiene beta-glucanos, un tipo de fibra que puede ayudar a fortalecer el sistema inmunológico al estimular la actividad de ciertas células inmunitarias.

¿Cuál es su valor nutricional por cada 100 g?

 Calorías 350 Kcal
 Proteínas  11,7 g
 Grasas  7,1 g
 Hidratos de carbono 59,8 g
 Fibra  5,6 g
 Hierro  5,8 mg
 Calcio  79,6 mg

Tres formas creativas de cocinar avena para un desayuno saludable

A continuación te presentamos tres formas creativas de cocinar avena para un desayuno nutritivo y sabroso:  

1. Gachas de avena con manzana y canela

Ingredientes:

  • 1/2 taza de avena en hojuelas
  • 1 taza de leche (puede ser leche de vaca, leche de almendras o leche de coco)
  • 1 manzana verde, picada en cubitos
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1 cucharada de miel (opcional)
  • Frutos secos picados (almendras, nueces, etc.) para decorar

Preparación:

  1. En una cacerola, combina la avena y la leche. Lleva a fuego medio-alto y cocina removiendo ocasionalmente.
  2. Cuando la mezcla comience a hervir, reducí el fuego a medio-bajo y agrega la manzana picada y la canela.
  3. Cocina durante 5-7 minutos, o hasta que la avena esté cremosa y la manzana esté tierna.
  4. Si deseas endulzar, agrega miel o sirope de arce y mezcla bien.
  5. Servir caliente, espolvoreando frutos secos picados por encima.

2. Panqueques de avena y banana

Ingredientes:

  • 1 taza de avena en hojuelas
  • 1 banana madura
  • 2 huevos
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • 1/2 cucharadita de canela en polvo
  • Aceite de coco o manteca para engrasar la sartén
  • Frutas frescas (fresas, arándanos, rodajas de banana) para servir

Preparación:

  1. Coloca la avena en un procesador de alimentos y tritura hasta obtener una harina fina.
  2. En un bol, aplasta la banana con un tenedor hasta obtener un puré.
  3. Agrega los huevos, la harina de avena, el polvo de hornear y la canela al bol con el puré de banana. Mezcla hasta obtener una masa homogénea.
  4. Calentá una sartén antiadherente y engrasa con aceite de coco o manteca,
  5. Vertir un poco de masa en la sartén caliente para formar los panqueques.
  6. Cocina por 2-3 minutos por cada lado, hasta que estén dorados.
  7. Serví los panqueques con frutas frescas y un chorrito de miel si lo deseas.

3. Muffins de avena y arándanos

Ingredientes:

  • 1 taza de avena en hojuelas
  • 1 taza de leche (puede ser leche de vaca o leche de almendras)
  • 1 huevo
  • 2 cucharadas de miel 
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1/2 cucharadita de canela en polvo
  • 1/2 cucharadita de polvo de hornear
  • 1/4 taza de arándanos frescos o congelados

Preparación:

  1. Precalienta el horno a 180°C (350°F) y engrasa un molde para muffins.
  2. En un bol grande, mezcla la avena y la leche. Deja reposar durante 10 minutos.
  3. Después de reposar, agrega el huevo, la miel, el extracto de vainilla, la canela y el polvo de hornear a la mezcla de avena.
  4. Incorpora los arándanos y mezcla suavemente.
  5. Vertí la mezcla en los moldes para muffins, llenándolos hasta 3/4 de su capacidad.
  6. Hornea por 20-25 minutos, o hasta que los muffins estén dorados y cocidos.
  7. Deja enfriar antes de desmoldar. 
Temas relacionados
Más noticias de alimentación saludable

Las más leídas de Clase

Destacadas

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.