Comer con atmósfera parisina, pero en Buenos Aires es posible: adónde tenés que ir

En el límite de Retiro y Recoleta, Josephina's Café ofrece una propuesta digna de la capital francesa

La plazoleta Pedro Miguel Obligado es una de las más elegantes de Buenos Aires. Allí en el límite entre Retiro y Recoleta, donde la ciudad quiere reflejarse en París, se encuentra Josephina's Café, un bar y restaurante digno de la estética de la capital francesa.

La esquina se usaba antes como estacionamiento. Sin embargo, hace años se la convirtió en un pequeño espacio verde con una escultura de la diosa Venus, que la convirtió en una de las postales instagrameables preferidas de turistas locales y extranjeros.

El café se encuentra en ese lugar desde 2001, cuando el empresario aleman Bernd Hettel compró dos locales de un mismo edificio para instalar Josephinas'. Allí se servían desayunos y comida internacional y porteña a la hora del almuerzo.

Hettel murió en 2004 y la marca pasó a manos de un grupo empresario, pero el espíritu sigue siendo el mismo.

La estatua de la diosa Venus es un imán para que los turistas suban selfis a Instagram

La carta habitual del café tiene tartas y ensaladas, platos a base de carne, pollo y pescado. También ofrecen menú del día. Además, ofrecen los infaltables de la cocina porteña como el revuelto gramajo o las milanesas de peceto a la napolitana. La cocina internacional se hace presente con clásicos como el goulash con sptäzle, el Strogonoff con arroz o el bœuf bourguignon.

Cuando llega el calorcito, las mesas sobre la vereda son más que solicitadas. La tranquilidad del lugar más el verde de la plazoleta la convierten en el lugar ideal para sentarse y disfrutar de una buena comida.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios