MIÉRCOLES 13/11/2019
Por qué están de moda los vinos con 'gusto' a tiza (y 5 etiquetas para probar)

Por qué están de moda los vinos con 'gusto' a tiza (y 5 etiquetas para probar)

Los vinos de terroir están de moda entre los enólogos y los consumidores, porque son más fáciles de beber.

Al igual que sucede con gran parte de los productos que consumimos, también el vino está atravesado por las modas y las tendencias. Y mucho más, al encarnar y ser parte de una representación social. Porque, vamos, el vino no solo es una bebida, sino un indicador mucho mayor, de múltiples elementos, entre ellos de estatus.

Las tendencias agronómicas y enológicas del moment,o junto a los estilos resultantes de esas prácticas, marcan en gran medida la pauta del consumo de muchos amantes del vino. De eso no hay dudas. Y así como tiempo atrás el mundo de los vinos modernos giraba en torno a conceptos como concentración, fruta madura, potencia, ancho de boca, largas crianzas en barricas de roble nuevo e impacto en el paladar, hoy todos esos términos y características parecen ser parte del pasado.

Qué son los vinos de lote o de parcela, la tendencia más exclusiva de las bodegas

En los últimos años, la tendencia del vino a nivel mundial se vio atravesada por un trabajo muy minucioso en la finca (o cru). Aquello que es determinante para el futuro de un vino no tiene lugar en la bodega, sino que sucede en el viñedo.

¿Qué estilo de vinos son entonces los que actualmente están en boga? Sin temor a equivocarnos podríamos decir que el contrario al estilo anterior. Hoy, cuando se habla de tendencia en los vinos, las palabras que surgen son muy diferentes: frescura, fluidez, verticalidad, mineralidad, fruta fresca, acidez, energía más que cuerpo y estructura, mínima intervención en bodega y, prácticamente nunca, barricas de roble nuevo.

Varias son las características que forman parte de esta tendencia que en los últimos años llegó a la Argentina inspirada en alguna regiones de Europa (Valle del Loire, Ródano, Barolo), y cuyo máximo objetivo sería lograr vinos “con expresión de terroir”. Las principales son:

1- Frescura: En primer lugar, y como característica vertebral de estos vinos, debemos hablar de frescura. Frescura que nace en el viñedo, cosechando las uvas en su punto justo y evitando la sobremadurez. Uvas vendimiadas muy maduras, con exceso de azúcar, devienen tras la fermentación en vinos con mucho alcohol, cálidos, con mucha fruta madura, factores que complican la expresión del terroir.

2- Fluidez y verticalidad: Dos conceptos relacionados con el anterior: la fluidez en el vino tiene que ver con la liviandad, el paso ágil por el paladar, expresando todo lo contrario a la golosidad y la pesadez. De igual manera, verticalidad remite a un vino que justamente no tiene ancho de boca, sino más bien paso directo, jugosidad, acidez y direccionalidad.

3- Mínima intervención en bodega: Fermentación con levaduras naturales del viñedo y poca mano del hombre en la elaboración son otros dos principios cruciales, que implican una extracción medida del mosto, como también muy poca crianza en barrica (generalmente de roble usado) para no afectar la expresión básica del vino.

4- Mineralidad: Es un término algo abstracto, algo complejo de percibir, que remite (en nariz y en boca) a cierta expresión que recuerda a roca, a tiza, a mineral, que hace que el vino sea más austero, sin tanta expresión frutal ni madura.

5- Energía más que cuerpo y estructura: El cuerpo y el peso del vino en el paladar, la estructura en términos de concentración, es dejada de lado en este tipo de vinos por cierto tipo de fuerza más etérea, que se expresa en boca como energía y velocidad. Algo muy común que suele pasar con estos vinos es que muestran su perfil delicado cuando se beben solos, pero con un plato de comida usan su tensión, revelan esa “energía etérea” y combinan de maravilla incluso con platos contundentes limpiando el paladar.

Clima de primavera: 5 vinos blancos ideales para combatir el calor

A esta altura del año, los tintos estructurados y potentes ceden parte de su lugar en la mesa a los vinos blancos. Desde los frescos y livianos hasta los más anchos y redondos, pasando por la nueva moda: los blancos minerales.

Algunos vinos íconos de este estilo

Alfil Tinto 2018

Elaborado con uvas que nacen de viejas parras situadas en Barreal, San Juan, es una cofermentación de Bonarda con muy poco de Torrontés (las plantas están mezcladas en el viñedo). Un tinto natural (sin aditamentos), directo, lleno de fruta negra limpia y pura, con ciertas notas vegetales muy agradables y algo de especias. Cuerpo medio, taninos redondos y equilibrio general hacen que cada trago sea un placer. Una vez servido en la copa, no hay nada que interfiera con el disfrute.

Estancia Los Cardones Tigerstone Garnacha 2017

Un tinto delicado, vertical y despojado que se elabora con uvas de Tolombón, Salta, que crecen en un suelo de laja azulada. Esta, la primera Garnacha salteña, tiene aromas algo minerales y especiados, y un paladar sutil, de cuerpo medio, fluido y bien definido.

Revolver Chardonnay 2016

Con uvas de Gualtallary el enólogo chileno Leonardo Erazo logra un blanco pungente, fino y de estilo bien actual. Aromas frutales frescos expresivos y notas algo salinas dan marco a un paladar con tensión, eléctrico, elegante y de textura muy atractiva. Para beber solo, de aperitivo, o bien con pescados como salmón o trucha.

Manos Negras Red Soil Pinot Noir 2016

Si se toma en cuenta calidad y precio ($490), este vino es una mejores experiencias Pinot Noir del país. Sus aromas remiten a fruta fresca y notas algo florales de expresión nítida, y en boca equilibra un paso ágil, algo de textura austera y una agradable fluidez apoyada en la fruta. Convence desde todos los ángulos.

Volare del Camino Malbec 2016

Vino fuera de serie, elaborado por Edy del Pópolo y David Bonomi con uvas de parcelas muy pequeñas de Gualtallary. Elegante y complejo hasta el extremo, trabajado con un cuidado autoral, de expresión mineral y mínimamente especiada, textura delicada y taninos finos que le auguran larga guarda. Un vino estilo Viejo Mundo, de lo más emocionante que se hace en suelo patrio.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Shopping