ART BIZ

Marcelo Alzetta y los ecos de los '90 en la galería Calvaresi

La exhibición póstuma del artista puede recorrerse hasta el 19 de noviembre en el espacio de San Telmo.

La galería Calvaresi exhibe la última muestra de Marcelo Alzetta, ideada meses antes de fallecer en mayo de 2021, a los 42 años. El artista trabajó junto al a curadora Jimena Ferreiro para mostrar sus obras de los últimos dos años, donde convergen todas las influencias que atravesaron su corta e intensa carrera en el arte.

En las obras de Alzetta se juega a descubrir qué artistas pasaron por su vida, como si al final de su existencia hubiese preferido homenajear a los que estuvieron a su lado. Ahí aparecen los guiños a Marcelo Pombo, Fernanda Laguna, Alfredo Londaibere, Pablo Suárez, entre otros.

Alzetta nació en Tandil en 1977 con una malformación en sus pulmones que marcó su vida desde muy temprano. "Lo que suele decir su familia es que él era un niño de burbuja que nació con vencimiento", explica Ferreiro parada frente a la obra de Alzetta en el espacio ubicada en la calle Defensa.

Desde muy temprano manifestó su deseo de estudiar arte y su familia lo correspondió. En 1992, a los 15 años, se vinculó a la Ciudad de Buenos Aires a través del taller del historietista Alberto Breccia. Cuando Breccia muere, junto a sus compañeros forman el colectivo El Tripero y crean la mítica revista que llevo el mismo nombre.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Calvaresi (@calvaresicontemporaneo)

"Creemos que el arte hizo posible su fuerza vital, una vocación muy temprana, un encuentro con la pintura en los tiempos de espera, con el dibujo. Todo ese cuerpo tan intervenido y la posibilidad de la fuga de su cabeza que le permite la expresión", reflexiona Ferreiro.

Luego llegaría el pedido del artista a su familia para que lo ayuden a vincularse con nombres que ya pisaban en la escena artística porteña de los '90, en particular, Guillermo Kuitca y Pablo Suárez. Cuenta la curadora, quien debió hacer un trabajo minucioso de recopilación de información biográfica ante la ausencia de una cronología de Alzetta, que la madre del artista no tuvo mejor idea que buscar un Pablo Suárez artista en la guía telefónica hasta dar con él.

Alzetta termina inevitablemente instalándose en Buenos Aires mientras continuaba sus tratamientos por su malformación congénita. De la mano de Suárez se vincula con Marcelo Pombo - de quién será su asistente y pareja durante algunos años - y Miguel Harte.

"En el texto (curatorial) me animo a declararlo como heredero de Pombo. Alzetta no es exactamente un artista de los ‘90 porque empieza más tardíamente, por generación no le corresponde. Pero esta en la transición hacia los 2000, pero hay algo de la clave visual de los '90 que concentra", indica Ferreiro.

El nuevo siglo lo encontraría incursionando en la música, a la que llega a través de la pareja de su hermana. En Calvaresi, mientras se recorre la muestra, se escucha de fondo el soundtrack electrónico creado por Alzetta. La estética tecno se colará también en sus obras.

En 2007 vuelve a Tandil por complicaciones con su salud y dos años después se somete a un trasplante de pulmón. En ese intervalo realiza su primera muestra individual, Windows 77: Fantasía, en la galería LDF.

En los últimos años su salud comenzó a deteriorarse y encuentra en Facebook un vehículo para canalizar su pintura y su vida diaria. A través de la red social, y hacia el final de su vida, comienza un redescubrimiento del artista por las nuevas generaciones.

Alzetta falleció en mayo de este año, mientras preparaba junto a Ferreiro su muestra en Calvaresi.

Calvaresi de festejos: una obra de Germaine Derbecq, al Malba

El Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires adquirió el fin de semana una obra de la artista Germaine Derbecq en el stand de la galería Calvaresi den arteBA.

Germaine Derbecq (1989 - 1973), fue crítica y gestora de artes. En la década del '60 estuvo al frente de la mítica galería Lirolay y fue la responsable de potenciar a artistas de la nueva generación que luego se consagrarían en lugares como el Instituto Di Tella.

Malba adquirió Múltiple (1970) una pintura vinílica en blanco y verde de la artista.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios