OCIO

Vacaciones 2022: 5 circuitos de trekking para hacer este verano

Desde Santa Cruz hasta Salta, propuestas con diferentes grados de dificultad y duración, para explorar durante el verano.

Para los que disfrutan de unir un punto con otro a pie, y en el trayecto disfrutar de paisajes deslumbrantes, el trekking es casi una religión. 

Esta de pie frente al cartel que marca el inicio del sendero y la mirada recorriendo el mapa son sensaciones familiares para los senderistas. Tanto como el repaso rápido por los elementos de la mochila: agua, abrigo, frutos secos, si la travesía es corta; bolsa de dormir y/o carpa, si el recorrido es más largo.

San Luis: 4 opciones imperdibles para visitar estas vacaciones 2022

Los 6 destinos "buenos, bonitos y baratos" para viajar este verano 2022 por Argentina 

A continuación, 5 circuitos de trekking en distintos puntos de la Argentina para disfrutar en las vacaciones de verano.

1. Laguna Torre, El Chaltén, Santa Cruz

  • Dificultad: media 
  • Duración: 7-8 horas
  • 20 km, ida y vuelta

La "Capital Nacional del Trekking" tiene decenas de senderos para hacer en el día, y éste es un clásico. La caminata transcurre por el valle del río Fitz Roy. A unos 15 minutos del punto de partida, se accede a un primer mirador que ofrece vistas panorámicas del cerro Solo, el cordón Adela, el cerro Torre y las paredes de granito del cerro Fitz Roy, o Chaltén.

Unos 15 minutos antes de llegar a la laguna está el campamento base De Agostini, que no ofrece servicios pero sí un lugar reparado del viento para quienes deseen pasar una o más noches en carpa. Desde allí, los últimos minutos se transitan en terreno ascendente, sobre la morena frontal del glaciar Grande.

 A unos 15 minutos del punto de partida, se accede a un primer mirador que ofrece vistas panorámicas del cerro Solo, el cordón Adela, el cerro Torre y las paredes de granito del cerro Fitz Roy, o Chaltén.

Finalmente, aparece la laguna Torre con sus numerosos témpanos. Quienes quieran tener una vista algo más cercana de los Hielos Continentales pueden tomar el sendero de 2 km (una hora) que continúa hasta el mirador Maestri.

2. Alerzal Milenario, Esquel, Chubut

  • Dificultad: media 
  • Duración: 1 hora 
  • Recorrido de 2 kilómetros

Este sendero,  ubicado en el corazón del Parque Nacional Los Alerces,   permite conocer árboles antiquísimos que forman parte del Patrimonio Mundial Natural de la UNESCO. El más antiguo es el famoso Alerce Abuelo, de 2620 años de edad y más de dos metros de diámetro.

Para llegar hasta allí, hay que transitar unos 50 kilómetros desde Esquel hasta la pasarela sobre el río Arrayanes, caminar unos 30 minutos y embarcarse en Puerto Chucao. Luego, la excursión (ofrecida por varios operadores) incluye una navegación de una hora por las aguas del lago Menéndez hasta Puerto Sagrario.

El más antiguo es el famoso Alerce Abuelo, de 2620 años de edad y más de dos metros de diámetro.

La caminata en forma de herradura se extiende por dos kilómetros y se realiza por una zona intangible del parque, en la que la selva valdiviana es protagonista. Los alerces "jóvenes", de apenas 100 años, dan paso al alerzal milenario, con ejemplares de hasta 60 metros de altura. El sendero también pasa por el lago Cisne y los rápidos del río homónimo.

3. Refugio Frey, Bariloche, Río Negro

  • Dificultad: media
  • Duración: 6-8 horas
  • 20 km, ida y vuelta

Al pie del cerro Catedral, el del Refugio Frey es uno de los trekkings más convocantes del Parque Nacional Nahuel Huapi. El sendero tradicional comienza en el estacionamiento de la base del centro de esquí: durante los primeros 20 minutos la huella es ancha, y luego se angosta a medida que se dirige hacia el sur, hasta llegar al valle del arroyo Van Titter. A partir de allí, la pendiente se hace más empinada, y tras 2 horas de marcha se cruza el puente sobre el arroyo.

Al pie del cerro Catedral, el del Refugio Frey es uno de los trekkings más convocantes del Parque Nacional Nahuel Huapi.

Poco más adelante aparece el refugio Piedritas, parada clásica de descanso. Una última hora de ascenso separa al caminante del refugio Frey, ubicado a 1700 metros de altitud, a orillas de la laguna Toncek. El refugio tiene capacidad para hasta 35 personas y ofrece servicio de comidas y alojamiento durante todo el año.

Es recomendable reservar lugar antes de subir, sobre todo en verano.

4. Cerro Tres Picos, Tornquist, Pcia. de Buenos Aires

  • Dificultad: Media
  • Duración: 10 hs (ida y vuelta)

El cerro más alto de la provincia de Buenos Aires tiene 1239 metros de altura y está ubicado dentro de la estancia Funke, donde es preciso registrarse y pagar el ingreso. Se puede ascender en el día (son unas 10 horas de caminata en total) o dormir en carpa cerca de la cima.

La fundación Funke también ofrece dos sectores de acampe cerca del casco principal, así como habitaciones, cocina-comedor, baños y duchas. Los que prefieren dormir en carpa en las sierras tienen unas 4 horas de ascenso hasta la zona de acampe: de allí hasta la cumbre hay menos de 2 horas.

El cerro más alto de la provincia de Buenos Aires tiene 1239 metros de altura y está ubicado dentro de la estancia Funke, donde es preciso registrarse y pagar el ingreso.

En general, el trekking es muy accesible, transita primero por una zona plana hasta un bosque de pinos en la ladera del cerro Napostá. Luego, el sendero va ganando altura de a poco hasta la Cueva de los Guanacos, sitio clásico de acampe. La cumbre regala hermosas vistas del paisaje serrano.

5. Trekking a las nubes, Salta

  • Dificultad: Media
  • Duración: 3 días

La salida de 3 días y 2 noches recorre 37 km, desde Ingeniero Maury (a 70 km de Salta) hasta Confluencia. Una versión más larga, que demanda un día adicional de caminata, termina en la Quebrada de San Lorenzo. El trekking, que es ofrecido por varias agencias de turismo, se inicia a los pies del cerro Gólgota y va ganando altura hasta llegar al sitio arqueológico Sillón del Inca, donde se monta el primer campamento.

La salida de 3 días y 2 noches recorre 37 km, desde Ingeniero Maury (a 70 km de Salta) hasta Confluencia.

En la segunda jornada, se asciende por el Abra de la Cruz y se pasa la noche en tierras de una familia de pobladores, con quienes se comparte la cena. Se caminan entre 11,5 y 13 km por día, es decir, entre 6 y 7 horas. Las excursiones guiadas suelen incluir el equipo necesario para el camping, las comidas y algunos traslados. 

Es un trekking con muchos contrastes, ya que comienza con paisajes áridos y secos y culmina en los bosques húmedos de la yunga salteña. Todo el periplo oscila entre los 1500 y 3400 metros sobre el nivel del mar.



Tags relacionados

Compartí tus comentarios