Caro pero divino

Uruguay: todo, absolutamente todo, lo que tenés que saber para el verano 2022

Cuánto cuesta salir a comer, alojarse, una cerveza en un bar. ¿Por qué dicen que está caro pero divino como pocas veces? ¿Hay que ir vacunado e hisopado? Además: las nuevas propuestas imperdibles, desde el boom de los cafecitos de especialidad hasta la apertura del museo más importante que jamás tuvo el Este.

Todas las semanas recibo mensajes de amigos en Buenos Aires que me preguntan cómo está todo por acá, cómo pueden hacer para venir, si les piden hisopados y vacunas y también cómo están los precios. Caro, respondo siempre, pero divino, vale la pena. Si bien se estima que no va a ser un verano como los anteriores a la pandemia, Uruguay está listo para recibir a turistas que quieran venir a disfrutar de sus playas y sus paisajes. El primero de noviembre abrió sus fronteras. Después de casi dos años la aerolínea brasilera Gol vuelve a volar desde San Pablo a Montevideo, y se suman otras aerolíneas low cost desde Chile y Argentina con vuelos directos a Punta del Este. Buquebus y Colonia Express retomaron sus frecuencias diarias con conexión directa a Punta del Este. Se están realizando muchas obras publicas en las rutas de Montevideo al Este. El gobierno uruguayo, que adoptó siempre buenas políticas en relación a la pandemia, se prepara para recibir al turismo.

Los alquileres se están moviendo mucho, hay mucha consulta y muchas operaciones que se empiezan a cerrar por estos días. Todos quieren venir al paraíso y ese deseo que sólo era real en la imaginación o en los recuerdos, se empieza a concretar. A pesar de los precios altos y del turismo dolarizado, es un país que se lleva muy bien con el verano y el hecho de haber estado cerrado durante casi dos años lo hace aún más codiciado. Además, como resume el último capítulo de Tiranos Temblad, lo más fantástico de Uruguay, como un buen baño de mar, es gratis.

Requisitos sanitarios: vacunación completa y los benditos hisopados, uno antes de viajar y otro en Uruguay a los siete días de ingresados.

Faro de José Ignacio. Foto: gentileza Unsplash ph Ernesto Velázquez.

A fines prácticos, los requisitos para extranjeros que quieren ingresar a Uruguay son: tener un calendario completo de vacunación contra el Covid, aprobado por su país de origen, dentro de los últimos nueve meses previos al embarque y cumplidos los plazos de espera para lograr la inmunidad efectiva. Completar una declaración jurada online dentro de las 48hs previas al embarque en el sitio web gub.uy, donde también piden cobertura de salud para la estadía y una dirección y teléfono de contacto. Además, los benditos tests: un PCR para viajar que debe ser realizado en las 72 hs previas al viaje y otro a los 7 días de haber realizado ese primer test, el cual se debe realizar en Uruguay.

Acá hay varios laboratorios que los realizan, ninguno es gratuito y los precios varían desde 70 hasta 130 dólares cada uno, que son costos a tener en cuenta para el presupuesto total de vacaciones en Uruguay. Vale aclarar que los únicos que no precisan test ni para entrar ni para salir del país son los menores de 6 años, los demás todos necesitan test previo al viaje y test a los siete días. Para los que tuvieron covid dentro de los últimos noventa días previos al embarque las reglas cambian, pero toda esta información recomiendo que la revisen bien en el sitio www.gub.uy donde está todo detallado.

El gobierno anunció también la posibilidad de vacunar a turistas con la tercera dosis. "Es un gran servicio a los turistas, pero es también seguridad para nuestros propios conciudadanos. Cuanto más estén inmunizados quienes nos visiten, por supuesto que es mayor seguridad", manifestó el ministro de turismo Tabaré Viera.

¿Cuáles son las novedades imperdibles en el «este»?

Café Azul: cosas ricas y diseño. De lo nuevo que hay que visitar en Punta y alrededores.

«El boom de los cafés de especialidad se hace presente a lo largo de la Ruta 10 y se le suman para este verano novedades lindas para disfrutar. En Manantiales abrió Azul que es un café, pero también un espacio de cowork exclusivo para socios...dos noches por semana están haciendo comidas al horno de barro con chefs invitados... Azul también es Casa Ribera, una tienda de ropa y objetos de arte...»

Ya desde principios de 2021 hubo aperturas en todo sentido en los balnearios de La Barra, Manantiales y José Ignacio. Si el invierno pasado sólo había un café abierto durante la semana, este invierno las opciones se multiplicaron y con la llegada de la primavera son cada vez más las opciones para reunirse en el Este.

1) El boom de los cafés de especialidad se hace presente a lo largo de la Ruta 10 y se le suman para este verano novedades lindas para disfrutar. En Manantiales abrió Azul que es un café, pero también un espacio de cowork exclusivo para socios, un bar para eventos privados, con una cava que invita a largas noches de charla. Al mediodía ofrecen una carta con platos tipo brunch que vale la pena probar y dos noches por semana están haciendo comidas al horno de barro con chefs invitados. Ubicado en una casita pintada de azul al final de la ruta en Manantiales, Azul también es Casa Ribera, una tienda de ropa y objetos de arte y decoración multimarca con prendas traídas de Argentina, Colombia, Perú y Uruguay, con una curaduría exquisita.

2) En La Barra va a abrir Estero, una vinería, el sitio que todos anhelábamos para tomar una rica copa al atardecer, acompañada de tapas con productos locales y de estación. La propuesta incluye vinos para llevar, uruguayos, argentinos y de otras partes del mundo y también una selección de vinos por copa cuidadosamente seleccionados para tomar en el lugar. "Nuestra idea es presentar vinos más jóvenes de poca intervención y algunos de maceración carbónica... Una linda variedad", le cuenta a MALEVA Ximena Perazzo su creadora.

«En diciembre y enero se pueden conseguir monoambientes o lofts por cien dólares diarios, y en febrero bajan un poco los precios. Lo más caro es salir a cenar a un buen restaurante que cuesta entre cuarenta y cincuenta dólares por persona...un café con alguna cosita dulce o salada cuesta cinco dólares, una birra en un bar cuatro dólares, un almuerzo tranquilo doce dólares...»

3) En José Ignacio, en la Panadería que así de simple como su nombre lo indica se transformó este último tiempo en un punto de encuentro tanto para locales como para visitantes, van a abrir una heladería que promete ser un hit. El gran ideólogo detrás de este concepto es Alberto Pomés, un hombre de campo, productor orgánico de la zona, que nos cuenta que abrió la panadería porque cree que es un bien esencial para un pueblo, algo que no podía faltar. El compromiso de estar abiertos todo el año no es sencillo, pero fueron fieles a su palabra y allí estuvieron.

En la misma línea de esenciales, ahora se embarcó en Heladería, en conjunto con Cristian Messina un ex Freddo, que está montando una fábrica de helados artesanales en Maldonado. Parte de la producción del helado la van a hacer con leche de los tambos que tiene Pomés en José Ignacio, pero la mejor parte es que van a tener unos helados de alcohol, uno de gin y otro de tannat, una tendencia en Estados Unidos y Europa, que llega a José Ignacio de la mano de estos maestros. Ya desde este fin de semana se podrá visitar la Panadería en su modo verano, con un mostrador mucho más amplio y un espacio exterior en su jardín con canteros y mesas tipo picnic.

4) Además, hay paradores nuevos en casi todas las playas porque se renovaron los contratos de licitación que regían hacía cinco años y sobre Ruta 10 en La Barra abrieron algunos emprendimientos gastronómicos de la mano de extranjeros que se instalaron en el Este durante el último año como Criolla, una casa de empanadas gourmet, Sana a Rou un rincón vegano de la mejor calidad y Legua, un restaurante asiático.

Y si de arte hablamos...¡Se viene el primer museo de talla internacional con diseño de Carlos Ott!

«La expresidenta de arteba, Amalia Amoedo, creó una residencia para artistas en un edificio colorido, proyecto de Edgardo Giménez. Además, se viene el 8 de enero la apertura del MACA, el Museo de Arte Contemporáneo Atchugarry, el primer museo de talla internacional por estas latitudes. Inaugura con una muestra de los artistas Christo y Jeanne-Claude en un espacio de 5.000 m2 diseñado por Carlos Ott...»

Si de arte hablamos, también en José Ignacio los dueños de Posada Ayana están instalando una obra del reconocido artista James Turrell, que juega con la luz natural para crear un espacio único de inmersión con el arte. En frente, la expresidenta de arteba, Amalia Amoedo, creó una residencia para artistas en un edificio colorido, proyecto de Edgardo Giménez. Además, se viene el 8 de enero la apertura del MACA, el Museo de Arte Contemporáneo Atchugarry, el primer museo de talla internacional por estas latitudes. Inaugura con una muestra de los artistas Christo y Jeanne-Claude en un espacio de 5.000 m2 diseñado por el reconocido arquitecto Carlos Ott. El museo albergará la colección privada del artista Pablo Atchugarry que hace 15 años tiene su Fundación y su Parque de Esculturas sobre la ruta 104 a pocos minutos de Manantiales. En ese mismo predio, el MACA será un punto de encuentro de las artes, con ciclos de cine, festivales de música y eventos culturales abiertos y gratuitos.

Fiesta: los bares de nuevo hasta las cinco de la mañana.

También se están concretando muchos eventos privados de clientes vip que se van a poder realizar sin problema porque los protocolos para fiestas y eventos se flexibilizaron. Los bares y restaurantes aumentaron su horario de atención al público hasta las 5 de la mañana (el verano pasado cerraban a las doce y los eventos de más de diez personas estaban prohibidos).

Los colegios fueron otro boom de la pandemia, aumentaron sus inscriptos durante todo el 2020 y 2021, tanto de familias que se instalaron desde Argentina como de familias de Montevideo que se mudaron a Punta del Este. Los barrios cerrados están en auge y son la opción que eligen la mayoría de las familias extranjeras tanto para inversión como para vacaciones.

Fernanda Martínez directora de la inmobiliaria Kuste House Hunting, le cuenta a MALEVA que se viene una buena temporada, mucho mejor que la anterior cuando las fronteras estaban cerradas y superando expectativas. "No se si va a ser una temporada como las de antes de la pandemia pero va a estar mucho mejor que la temporada pasada. Hay un pronóstico de alquileres de un 60% de ocupación. Al día de hoy, hay mucho alquiler" detalla Fernanda. "Se espera una buena temporada, hay muchos locales comerciales y restaurantes nuevos, y eso te lugar a pensar que se espera un buen verano".

En cuanto a los alquileres, este siempre ha sido un destino caro, y más en temporada alta. La tendencia por estos días, según los expertos en real estate, es que se están concretando muchas operaciones de forma particular o por plataformas como Airbnb y también que muchos propietarios que solían alquilar sus casas en temporada alta, como hace dos años que no pueden venir, están aprovechando esta apertura de fronteras para venir. Además, lo que solía ser la temporada más alta de diez días en año nuevo se extendió, gracias a la flexibilidad del teletrabajo, y las consultas de alquileres están siendo por períodos más largos, incluso hasta por los tres meses del verano.

Los precios: monoambientes desde cien dólares la noche, salir a comer, cincuenta dólares por persona (almuerzo tres veces menos) ¿Una birra en un bar? Cuatro dólares.

En diciembre y enero se pueden conseguir monoambientes o lofts por cien dólares diarios, y en febrero bajan un poco los precios. Lo más caro es salir a cenar a un buen restaurante que cuesta entre cuarenta y cincuenta dólares por persona. Si de precios hablamos, un café con alguna cosita dulce o salada cuesta cinco dólares, una birra en un bar cuatro dólares, un almuerzo tranquilo doce dólares, una clase de surf grupal treinta dólares e individual cincuenta.

Mi vida junto al mar: «no quiero romantizar pero es una suerte enorme y se nota en las sonrisas de los que nos visitan (aunque a veces extraño las luces de la ciudad).»

Desde «la mansa». Foto: gentileza Unsplash ph Gonzalo Facello.

Si el año pasado éramos los elegidos, hoy los que elegimos somos nosotros. El destino se volvió nuestra vida cotidiana y todos los días volvemos a elegir vivir al lado del mar. Si hay algo que aprendí en estos dos años viviendo en Uruguay es a no idealizar, a no romantizar, a vivir en el presente y a volver a elegir con consciencia hacer mi vida acá. Porque sí, es lindo y sí es un paraíso, pero también es un pueblo, también en invierno sopla el viento como nunca, también las cosas funcionan distinto a lo que conozco y, a veces, aunque no me crean, extraño las luces de la ciudad. Ahora, con la llegada de la primavera el premio es claro: haber pasado un invierno más tiene su recompensa. Poder vivir y trabajar al lado del mar en un lugar tranquilo y seguro es sin dudas un regalo que voy a aprovechar.

Nosotros acá estamos, como del otro lado del portal, somos como san pedro en las puertas del cielo. La gente llega con los ojos enormes y las sonrisas anchas, a disfrutar de este lugar que tanto les gusta. Y nosotros, como suele suceder, que ya nos asentamos, que ya nos acostumbramos tal vez, que estamos en la rutina, nos volvemos a ver reflejados en esos ojos y en esas sonrisas y volvemos a entender la suerte que tenemos de haber elegido vivir acá. Me encanta recibirlos, contarles las novedades, hacer de guía turística y ver, en el otro, mi propio reflejo, de esta linda vida que hace dos años elegí.

///

Foto destacada: Paz Arando (gentileza Unsplash), ph Louis Hansel. 

Tags relacionados
Noticias del día

Comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios
  • MC

    Marcos Costanzo

    21/12/21

    Una locura y si aparte querés ir a Brasil tres personas son u$ 900. Imposible pagar semejante costo COVID! Un disparate. Y cómo siempre acá todo lo pagamos con los impuestos!!

    0
    0
    Responder
  • FFF

    Federico Fabian Flores

    05/12/21

    Terrible el costo del PCR, para una familia tipo 450 dolares, para vacacional 15 días imposible tendrían que implementar otra alternativa. Esos 450 se volcarían al consumo. Tengo reservas que por ello voy a cancelar hace 12 años que voy. Es un cepo al turismos encubierto

    1
    0
    Responder
  • AG

    Alejandro Garces

    03/12/21

    Chau Punta, en la península quedaron lindos 25 años! hasta que vuelva la libertad!! hasta pronto!

    1
    0
    Responder
  • OF

    Omar Ferrería

    03/12/21

    Hay muchos paraísos en el mundo. Ese es un lugar muy caro para nosotros. Hay que pensar en 10 mil dólares x 15 días, familia tipo. Por esa guita hay mejores paraísos y más baratos

    2
    1
    Responder
  • EV

    Eugenio Vazquez

    03/12/21

    caro pero DIVINO, esta aparte de punta del este solo conoce punta lara, eso si es CARISIMO TANTO O MAS QUE LA COSTA AZUL. claro eso es otro level. salduso

    3
    1
    Responder