Futuro del trabajo

Para el CEO de Airbnb las oficinas son anacrónicas y pronosticó una nueva forma de trabajar: de qué se trata

Según Brian Chesky, hay que replantearse la necesidad de ir a trabajar físicamente. Qué desafíos traerá la virtualidad y qué plan tiene para sus trabajadores.

Las oficinas son cosa del pasado, al menos para el CEO de Airbnb, Brian Chesky. Así lo dijo en una entrevista que dio a la revista Time: "Creo que la oficina como la conocemos se acabó. Es como una forma anacrónica. Es de una era pre-digital", sentenció quien un tiempo antes anunció que los empleados de la compañía podrán trabajar desde cualquier lugar, incluso (hasta por tres meses) en el extranjero.

También abolió el pago basado en la ubicación, al menos dentro de los Estados Unidos. En los días posteriores al anuncio, la página de contratación de Airbnb recibió un millón de visitantes: "Si la oficina no existiera, me gusta preguntar, ¿la inventaríamos? Y si lo inventáramos, ¿para qué se inventaría? Obviamente, la gente seguirá yendo a los hospitales y al trabajo, la gente seguirá yendo a las cafeterías y al trabajo; esos espacios tienen mucho sentido. Pero creo que para alguien cuyo trabajo es una computadora portátil, la pregunta es, bueno, ¿para qué sirve una oficina?", planteó en la entrevista el CEO de la plataforma de alquileres temporales.

También cabe mencionar que su compañía despidió a una cuarta parte de su personal durante la pandemia (uno de sus momentos más oscuros como compañía, según aseguró), pero también publicó ganancias del primer trimestre que se acercaron a los niveles previos a la llegada del Covid.

El CEO de Airbnb anunció que su equipo podrá trabajar de forma remota para siempre.

Chesky planteó que, igualmente, la gente va a necesitar espacio, y no todos van a querer trabajar desde sus casas. Sin embargo, tiene algunas teorías sobre lo que va a ocurrir en el mercado: "La oficina tiene que hacer algo que un hogar no puede hacer. Entonces, tal vez las oficinas privadas vuelvan a estar de moda donde las personas no pueden trabajar desde casa y necesitan un espacio y la empresa tendrá un espacio disponible. Pero, ¿tendrán que trabajar con otros compañeros de trabajo? Creo que verás a muchas personas que ni siquiera viven en la misma área; el único lugar en el que tendrás que estar, en su mayor parte, es Internet", mencionó el ejecutivo que en los últimos dos años trabajó desde distintas ciudades como Atlanta, Nashville, Charleston, Miami, Colorado, y, asegura, no hizo ninguna diferencia a su día a día. Por supuesto, se hospedó siempre en distintos Airbnbs.

 "La gente seguirá yendo a las oficinas, pero será para diferentes propósitos, para espacios de colaboración. Y si las personas van a una oficina para colaborar, ¿tienen que ir a la ciudad de Nueva York o pueden ir a un retiro en el norte del estado de Nueva York?", continuó quien pronostica un futuro con mucha más flexibilidad, con talento más distribuido por el mundo.

"No todos se limitarán a un radio comunitario alrededor de su oficina. La forma de ver el futuro es no mirar a los grandes bancos y las viejas empresas. Si quiere saber cómo es el futuro del lugar de trabajo, mire a las empresas jóvenes, porque las empresas jóvenes básicamente no tienen ningún legado. Y las empresas jóvenes son flexibles, son móviles, son un poco más nómadas. Creo que así será probablemente el lugar de trabajo del futuro dentro de 10 años", sentenció.

La gran pregunta, entonces, rondaría sobre la existencia de una cultura corporativa. Para Chesky es posible replicarla incluso trabajando a distancia. En el caso de Airbnb apuestan por reunirse una semana por trimestre y más, si es necesario.

"Los líderes jóvenes van a pensar de manera muy diferente. Por supuesto, a los jóvenes también les gusta la comunidad. Es difícil hacer amigos en Zoom, hay muchas limitaciones: las personas se vuelven invisibles, tus burbujas se vuelven más pequeñas", advirtió, igualmente, y dijo: "No estoy tratando de pintar un cuadro color de rosa del futuro; va a haber mucho que trabajar. Todo lo que digo es que no se puede luchar contra el futuro, no podemos tratar de aferrarnos a 2019 más allá de 1950. Tenemos que seguir adelante. La solución va a ser un verdadero híbrido, no tres días en la oficina. Será una flexibilidad total y luego se reunirá de manera inmersiva cuando lo necesite".

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios