Historias de marcas

La marca francesa que Maradona llevó a la gloria y tuvo una guerra comercial con Adidas

Le Coq Sportif es uno de los símbolos de la Copa del Mundo de 1986. Nació en Francia en 1882 y tuvo una alianza con Adidas que no terminó bien.

Diego Armando Maradona levanta el trofeo más preciado en medio de una multitud en el estadio Azteca. Su cara brilla de alegría y en el costado derecho de su camiseta se vislumbra un gallo que acompañó a la selección Argentina durante su vuelta olímpica mundialista. Le Coq Sportif todavía despierta los recuerdos del Mundial de 1986 para los argentinos, no obstante, en Francia representa una de las marcas deportivas más importantes de todos los tiempos. Y esta es su historia.

En 1882 Émile Camuset abrió un taller textil en Romilly-sur-seine, una comuna en la parte norte del centro de Francia. Su pasión por el deporte lo llevó a producir camisetas para diversas disciplinas, como ciclismo, fútbol, rugby. Al comienzo las comercializaba con su marca Romillone y poco a poco fue sumando artículos.

Con los años el negocio deportivo fue ganando lugar y pasó a ocupar casi la totalidad de las ventas de Camuset. Desde buzos hasta pantalones y remeras, el emprendedor francés no se abocaba a un solo deporte ni segmento. En 1939 la firma lanza los conjuntos deportivos con algodón forrado que se convierten en uno de los hits de la marca y pronto agregaron una línea de ropa casual.

El gallo de la suerte

Para esa época ya habían hecho su debut como sponsor técnico deportivo al vestir al Olympique de Marsella que se había quedado con el campeonato francés en 1937. Sin embargo, el gallo aún no formaba parte de la identidad de la marca. Este recién aparecería en 1948. En ese momento adoptaron el nombre Le Coq Sportif y el gallo cantando al amanecer como imagen, aunque este no era visible en las camisetas sino que se ubicaba en la etiqueta que iba en la parte interior del cuello.

La primera etiqueta de Le Coq Sportif tenía un gallo cantándole al sol.

Durante los 50 llegarían más logros. En 1951 se convirtió en proveedor oficial de indumentaria para el Tour de France, la competencia de ciclismo más importante del mundo. Y también acompañó a la selección francesa de fútbol al tercer puesto de la Copa del Mundo 1958. Dos años más tarde le llegó la oportunidad de vestir a la delegación que representó a Francia en los Juegos Olímpicos de Roma.

En 1966 Le Coq Sportif rubricó una alianza con la filial francesa de Adidas, cuya casa matriz estaba comandada por Horst Dassler, hijo del fundador de la empresa alemana. La estrategia era simple: Adidas se enfocaría en el negocio de calzado, mientras que la etiqueta del gallo haría lo suyo en indumentaria. Pero unos años después el acuerdo dejó de ser amistoso.

El conflicto de las tres tiras

Según detalla el libro "Los hombres que hicieron la historia de las marcas deportivas" de Eugenio Palopoli, la familia Camuset sintió amenazada su posición en el mundo de la indumentaria cuando Adidas oficializó la compra de Schwahn-Olympiade. Y no tuvieron mejor idea que responder incluyendo tres tiras en sus nuevas colecciones de buzos y pantalones.

Horst Dassler, número uno de Adidas. Fue uno de los protagonistas de la guerra con Le Coq.

Adidas los llevó a juicio en 1973, no obstante la justicia falló a favor de los Camuset. Entonces empezó la verdadera guerra.

Dassler utilizó su influencia para comerle participación a Le Coq Sportif. A su vez, cerró acuerdos con algunos ciclistas top, un nicho en el que la marca del gallo dominaba, y le "robó" el sponsoreo técnico de la selección de Francia de fútbol. Los costos de esta guerra comercial llevaron a la firma francesa al borde de la bancarrota.

Roland, uno de los hijos de Émile, le vendió su 49% a Dassler, mientras que Mireille, su hermana, le dio su 51% al empresario André Guelfi. Este último luego le traspasó un 2% de Le Coq Sportif al número uno de Adidas y le otorgó una opción de compra del resto.

Campeón del mundo

Durante la gestión de Adidas, Le Coq Sportif obtuvo algunos de sus logros más importantes. Ganó Wimbledon junto al estadounidense Arthur Ashe en 1975, consiguió la Recopa de Europa en la piel del Everton inglés en 1985. Y, por supuesto, uno de los hitos más importantes de la historia deportiva argentina: la Copa del Mundo 1986 en México con Diego Maradona como estandarte.

Maradona alcanzó la gloria en México 1986. El gallo era sponsor de la selección Argentina desde 1979.

Tras la repentina muerte de Horst Dassler en 1987, la marca pasó a manos de Bernard Tapie que se la vendió a la estadounidense Brown Shoe. En 2005 Le Coq Sportif fue relanzada por Robert Louis-Dreyfus, exCEO de Adidas, luego de que la comprara el fondo de inversión Airesis.

Le Coq regresa

En Argentina, Gatic tuvo la licencia durante varios años, pero en 2005 la francesa decidió no renovar el contrato y le otorgó el contrato a Distrinando, oriunda de Saladillo. Esta compañía manejó la marca hasta 2020 y el gallo estuvo fuera del país por un año hasta su regreso en 2021.

La distribuidora ID Argentina, que también maneja la marca Converse, se quedó con la licencia y anunció su relanzamiento en el mercado local. Además, entre sus planes, estaba la fabricación local a partir del segundo semestre de 2022 y locales propios el próximo año.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios