Separados por un río

Adidas: los hermanos que hacían zapatillas en un lavadero y su pelea desató una brutal competencia

Adolf y Rudolf Dassler empezaron en el negocio del calzado, pero su relación se quebró. Hoy sus empresas continúan como líderes dentro del mundo deportivo.

La competencia entre Adidas y Puma en el negocio de la indumentaria deportiva lleva varias décadas. La misma incluyó todo tipo de artilugios con tal de arrebatarle una oportunidad de ventas a la otra. Detrás de esta guerra no solo está el deseo de liderar este segmento, sino que también se esconde una profunda batalla familiar que derivó en uno de los enfrentamientos más largos entre dos compañías. Y todo comenzó en el lavadero de una familia en la ciudad alemana de Herzogenaurach.

Los hermanos Adolf y Rudolf Dassler aprendieron sobre el negocio zapatero a corta edad ya que su padre trabajaba en una fábrica de calzado. En 1924 empezaron a fabricar sus propios diseños al lado del lavarropa de la casa familiar. Adi era más conocido por su creatividad y su habilidad para la manufactura, mientras que Rudi tenía talento a la hora de las ventas. Ahí dieron inicio a Gebrüder Dassler Schuhfabrik (Fábrica de calzado de los hermanos Dassler, en alemán).

Adolf 'Adi' Dassler, fundador de Adidas

Primero se concentraron en el mundo del atletismo y lograron que varios reconocidos corredores llevaran su marca. Sin embargo, con la llegada del nazismo al poder la relación entre ambos hermanos comenzó a resquebrajarse. Durante los Juegos Olímpicos de Múnich de 1936, Adolf Dassler le proveyó equipamiento al atleta afroamericano Jesse Owens, quien se colgó cuatro medallas doradas frente a los jerarcas nazis. Esto despertó suspicacias entre los nacionalsocialistas y los hermanos, ambos afiliados al partido gobernante.

Luego con el inicio de la Segunda Guerra Mundial se produjo el quiebre total. Rudolf se alistó para servir al ejército, mientras que Adi consiguió ser liberado para continuar al frente de la fábrica. El mayor de los Dassler quedó relegado de la gerencia de la empresa y esto, sumado a estar alejado de su familia, fue alimentando el conflicto interno. Incluso Rudolf creía que su hermano menor lo había delatado cuando finalizó el conflicto armado y fue apresado durante un año.

El inicio de la rivalidad Adidas-Puma

Al regresar, Rudolf decidió separarse definitivamente de Adolf e iniciar su propio emprendimiento. Fue así que en 1948 fundó su empresa a tan solo 500 metros de la de su hermano. Adolf rebautizó a la compañía Adidas, mientras que Rudolf fundó Puma del otro lado del río. Ese mismo año el menor de los Dassler registró una zapatilla que luego se volvería un ícono de la marca debido a un pequeño detalle de diseño: las tres tiras.

El despegue de Adidas se dio en 1954 con el ‘Milagro de Berna'. La selección de Hungría era la favorita en la final de la Copa del Mundo que se disputaba en Suiza, sin embargo, el equipo alemán logró llevarse la victoria por 3-2 y así alzó su primer trofeo. La marca de Adolf Dassler fue la encargada de fabricar los botines de los germanos que llamaron la atención del mundo por ser más livianos que los usados por los húngaros, además de tener tapones intercambiables para adaptarse a distintas condiciones climáticas.

Del calzado a la indumentaria

Si bien hasta ese momento se habían destacado en el mundo del calzado, en 1967 la firma dio el golpe con el lanzamiento de su pata de indumentaria. El debut llegó con su campera deportiva que tuvo al multicampeón Franz Beckenbauer como insignia. Hoy la unidad de apparel se lleva un 39% de las ventas de la empresa, en tanto el calzado concentra más de la mitad de los ingresos.

Franz Beckenbauer fue la cara de presentación de la unidad de indumentaria de Adidas

Poco a poco la compañía creció de la mano de embajadores deportivos de diversas disciplinas. En 1970 cobró aún más protagonismo en el fútbol con la presentación de Telstar, la pelota oficial del Mundial que se disputó ese año. Desde entonces la firma fue la proveedora oficial del balón hasta hoy. Dos años después también lanzó su nuevo logo, el trébol, que se transformó en una marca registrada de sus productos.

No obstante, el fin de la era Dassler se produjo de manera inesperada. Adolf murió en 1978, seis años más tarde falleció su esposa Käthe, quien había tomado el mando, y en 1987 se produjo la muerte inesperada de Horst, su hijo. Entre 1990 y 1992 las otras hijas de Adi vendieron toda su participación y la empresa salió a la Bolsa en 1995.

La pata de calzado se llevó el 56% de las ventas de la empresa en 2020.

En los 90 la compañía alemana cambió su enfoque de uno orientado a las ventas hacia uno centrado en el marketing. Realizó alianzas con artistas como Run DMC y otras personalidades de la talla de Stella McCartney. También sumó otros verticales siendo el más importante el de fitness con la adquisición de Reebok en 2006 por u$s 3800 millones.

Con el tiempo se desprendió de varias de sus marcas satélites hasta quedarse solo con Reebok. Sin embargo, en agosto de 2021 anunció su venta a Authentic Brands Group, dueña de Sports Illustrated y Forever 21, por u$s 2100 millones. Aunque la familia Dassler se desprendió de sus acciones esto no marcó el cierre de su participación en las operaciones de la firma. El último miembro activo del clan fue Frank Dassler, nieto de Rudolf, quien se desempeñó tanto en Adidas como en Puma y se retiró en 2018.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios