Negocio sustentable

Transformaron una original idea en negocio y sus estufas ecológicas hoy se venden en todo el país

Gabriel y Matías Di Tomaso son padre e hijo y socios en su negocio. Fabrican estufas ecológicas: utilizan alcohol etílico como base para calefaccionar. Se venden en todo el país.

En esta noticia

A veces una idea basta para generar mucho más que un cambio personal o en la vida puertas adentro. En ocasiones, pueden modificar la vida de otras personas e incluso, del ambiente compartido.

El emprendimiento, hoy negocio, de Gabriel y Matías Di Tomaso, padre e hijo y también socios, tiene mucho de eso. Hace unos 5 años tuvieron la idea de confeccionar una estufa que funciona a base de alcohol etílico. La pusieron en práctica y llegaron a todo el país. 

Colocaron en el mercado un producto ecológico, que no produce emisiones que dañen el ambiente, ni genera peligro para los usuarios. Sus estufas sustentables son la cara visible de Di Tomaso Design, la marca que crearon y no para de crecer. 

Las estufas a base de alcohol etílico vienen en dos tamaños. (Foto: Di Tomaso Design).

reinventarse con creatividad y trabajo, el camino de los Di Tomaso

En pleno verano, se hace difícil pensar en calefaccionarse o buscar aparatos que blinden la casa del frío. Sin embargo, Matías Di Tomaso (30) recibe, desde enero, consultas por Instagram de clientes interesados en adquirir una estufa.

"Creo que la gente se quiere anticipar un poco a los números, no solo a la temporada", considera, en diálogo con El Cronista.

A uno de los creadores de la marca lo entusiasman, por supuesto, los pedidos. Es que es el resultado de un trabajo que comenzó hace alrededor de cinco años. "Mi viejo hacía los quemadores que llevan nuestras estufas, pero los ponía en mesas, a modo decorativo, lo hacía como un pasatiempo", relata. 

"Y yo tuve la idea de usarlos para calefaccionar. Pensé: 'qué buen calor que produce'", recuerda, sin dejar pasar que a la familia, en ese momento, le causó gracia la idea. "En un patio de la casa de mi viejo probé, puse una estufa y funcionó: ahí me creyeron", se ríe. 

Tanto Matías como Gabriel (59) se dedicaban a un rubro totalmente diferente: trabajaban dando clases de tenis en un club que tenían en la zona de San Isidro, provincia de Buenos Aires, donde viven. 

Gabriel y Matías Di Tomaso fabrican estufas ecológicas que venden en todo el país. (Foto: gentileza Matías Di Tomaso).

Sin embargo, dar el salto al cambio de área de trabajo no resultó algo nuevo para ellos, dado que, desde hace años, la familia se reinventó conforme demandaron las circunstancias y, muchas veces, las crisis del país. 

Gabriel tenía una fábrica de zapatos, en la que llegó a emplear a 23 personas. Pero se fundió en la década del 90. "También tuvo un kiosco de diarios, después se hizo mecánico dental, en lo que era buenísimo. Es un tipo muy talentoso, le tirás una idea y él la fabrica", dice Di Tomaso sobre su socio. "Es lo que te lleva la Argentina, tenés que reinventarte todo el tiempo, sino se complica", dice.

Di Tomaso Design, un crecimiento sostenido

La prueba estaba superada y la estufa cumplía su función: calefaccionaba. Con esa seguridad, decidieron vender una primera por internet. La compra se concretó, y el boca a boca, entre publicaciones en Mercado Libre y Marketplace de Facebook el emprendimiento se transformó en algo más.

"Cuando vendíamos 100 por mes ya fue una locura", expresa Di Tomaso. Ya con redes propias, el padre se dedicó de lleno a la fabricación y el hijo se introdujo de lleno también en las ventas. 

Cuentan con un taller en el que tienen estufas en stock. (Foto: gentileza Matías Di Tomaso).

Si bien todo marchaba por carriles de crecimiento de menor a mayor, con el 2020 llegó la primera prueba de fuego para la marca por la pandemia. "Renegamos y bastante. La gente no compraba el producto sin antes verlo porque no creían que pudiese calefaccionar. Pero no podían salir por la cuarentena", recuerda.

A eso se sumó el problema del faltante que se había producido del insumo básico que utilizan: el alcohol etílico. "Renegamos mucho al principio, pero después se dio otra situación que ayudó a las ventas. Al mismo tiempo, nadie quería comprar un aire o estufas tradicionales para no tener gente en la casa al instalarlos", apunta. Y las estufas Di Tomaso no requieren instalación. "Ganamos por ese lado". 

Desde entonces, el crecimiento fue paulatino y sostenido. Primero se hicieron espacio en el garage de la casa, que oficiaba de taller, hasta que las ventas les permitieron no solo contar con un espacio propio, que alquilan como tal, sino también tercerizar tareas, como sucede con la herrería.

Tuvieron complicaciones durante la pandemia, pero finalmente repuntaron las ventas de Di Tomaso Design. (Foto: gentileza Matías Di Tomaso).

El año pasado fabricaron más de 1000 unidades, y esperan superar ese número esta temporada.  

Cómo funcionan las estufas ecológicas de Di Tomaso Design

Las estufas son de diseño, están hechas de chapa, con una estructura símil hogar. Poseen dos piezas: un gabinete y un quemador. 

Los quemadores son desmontables, y cuentan con una ranura en la que se recarga con el alcohol. Este último no permanece en estado líquido, sino que es absorbido por un paño de piedra que evita derrames en caso de que la estructura se caiga.

Este no requiere recambio ni mantenimiento y por el funcionamiento es seguro. Dado que no necesita gas ni electricidad para funcionar, no consume energía de fuentes tradicionales ni emite sustancias dañinas para el ambiente.

Para apagarlas, se realiza por "asfixia", al cerrar una tapa que también sirve para regular la temperatura. 

Matías Di Tomasso, en el taller. (Foto: gentileza Matías Di Tomasso).

Los modelos de las estufas Di Tomaso

Las estufas vienen en dos modelos:

Grande

Genera 4000 kilocalorías por hora: tiene capacidad para un litro y medio de alcohol. Regulada al máximo, puede durar hasta 4 horas encendida, con temperatura regulada en menor grado, hasta 8 o 9.

  • Cuesta $85.000

Las estufas ecológicas de Di Tomaso Design. (Foto: Instagram - @ditomasodesign).

Chica

Genera 3000 kilocalorías por hora: tiene capacidad para un litro de alcohol. También puede rendir hasta 4 horas regulada al máximo, pero está pensada para calefaccionar espacios más chicos, de unos 30 metros cuadrados.

  • Cuesta $75.000

Temas relacionados
Más noticias de sustentabilidad
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.