¿Lo sabías?

Una investigación científica reveló los riesgos que puede generar en la salud dormirte con el televisor prendido

Eliminar las fuentes de luz artificial durante el momento de dormir es fundamental para promover un sueño saludable.

En esta noticia

En la era digital en la que vivimos, la omnipresencia de las pantallas en nuestras vidas es innegable. Desde nuestros teléfonos inteligentes hasta los televisores de alta definición, estas pantallas nos rodean constantemente y ejercen una influencia significativa en nuestra rutina diaria.  

Sin embargo, más allá de su conveniencia y entretenimiento, la ciencia está cada vez más interesada en comprender cómo estas pantallas afectan nuestra salud, especialmente cuando se trata de nuestro sueño. 

Investigadores de La Sociedad Española de Neurología (SEN) analizaron cuáles son las consecuencias para nuestra salud de dormirse con la pantalla prendida. 

Las termas entrerrianas que son ideales para una escapada en familia: jubilados y niños pagan $ 4000 la entrada

Los probióticos que te van a hacer bajar de peso después de los 50 años: en qué alimentos los podés encontrar

¿Cuáles son las consecuencias de dormir con la televisión prendida? 

La Sociedad Española de Neurología (SEN) alerta sobre la gravedad de los trastornos del sueño, señalando que al menos el 10% de ellos son crónicos y graves, aunque este porcentaje podría ser aún mayor debido al infradiagnóstico. Según la SEN, menos de un tercio de los afectados busca ayuda profesional, subrayando la importancia de abordar este problema de manera efectiva.

Un reciente estudio realizado por un equipo de la Universidad de California reveló las diversas e inesperadas consecuencias de dormir con la televisión prendida.

Dormir con el televisor encendido puede tener consecuencias inesperadas en la salud. (Foto: Freepik)

 Aunque es más común entre la población joven dormirse frente a otras pantallas como las de los dispositivos móviles o las computadoras, este estudio revela los riesgos específicos asociados con la exposición a la luz artificial durante el sueño.

Las conclusiones se basan en la monitorización de 20 adultos sanos, de entre 18 y 40 años, expuestos a dos condiciones lumínicas durante el sueño: una luz tenue de 3 luxes (lx) y una luz moderada de 100 lx.

 Estos participantes, que solían dormir entre 6.5 y 8.5 horas diarias con un horario habitual de 9:00 p.m. a 1:00 a.m., experimentaron cambios significativos en su salud cardiometabólica después de una sola noche de exposición a una luz más intensa.

Las conclusiones del estudio científico sobre dormir con la televisión prendida

El estudio reveló que la exposición a una mayor intensidad lumínica durante el sueño provocó un aumento en la frecuencia cardíaca y una mayor resistencia a la insulina al día siguiente, en comparación con aquellos que durmieron en un ambiente con poca iluminación. 

Este hallazgo es clave, ya que la resistencia a la insulina puede conducir a niveles elevados de azúcar en sangre y, por ende, aumentar el riesgo de problemas cardiovasculares y metabólicos a largo plazo.

Además, se observaron interferencias en la producción de melatonina, una hormona clave para regular el sueño y proteger la salud cardiovascular

El estudio también respalda investigaciones anteriores que vinculan la exposición a la luz artificial durante el sueño con un mayor riesgo de obesidad en las mujeres, lo que subraya la importancia de abordar la disrupción metabólica causada por estas interferencias lumínicas.

Es esencial destacar que los trastornos del sueño no diagnosticados pueden tener un impacto significativo en la salud mental, aumentando el riesgo de ansiedad y depresión. 

Por lo tanto, además de eliminar las fuentes de luz artificial durante el sueño, es fundamental seguir una serie de pasos para promover un sueño saludable, como mantener un horario regular, tener una cena ligera, crear un ambiente relajado para dormir y controlar el estrés mediante ejercicio físico y técnicas de relajación.

La exposición a una luz más brillante durante el sueño aumentó la frecuencia cardíaca y la resistencia a la insulina al día siguiente. (Foto: Freepik) 

La infusión mágica con calcio y magnesio que puede cambiar tus noches: alivia los malestares de la digestión y ayuda a dormir mejor

Agua de chía: cómo se prepara la bebida que podés tomar todos los días para activar el metabolismo

Consejos para mejorar la calidad de tu sueño 

¿Querés dormir mejor y cuidar tu salud? ¡Seguí estos consejos para mejorar tu calidad de sueño y sentirte más descansado y enérgico durante el día!

  • Establecé un horario regular para irte a dormir y despertarte: mantenerte en una rutina ayuda a regular tu reloj interno y mejora la calidad de tu sueño.

  • Evitá las comidas pesadas antes de acostarte: optá por cenas ligeras y evitá los alimentos que puedan causar acidez o malestar estomacal.

  • Creá un ambiente propicio para dormir en tu habitación: mantené la habitación oscura, fresca y tranquila para facilitar el descanso.

  • Limitá las siestas durante el día: si necesitás descansar, intentá que sean siestas cortas y tempranas para no interferir con tu sueño nocturno.

  • Practicá ejercicio físico regularmente: el ejercicio ayuda a regular el sueño y reduce el estrés, promoviendo un descanso más reparador.

  • Controlá tus preocupaciones antes de dormir: si tenés problemas para conciliar el sueño debido a la ansiedad o el estrés, intentá técnicas de relajación como la meditación o la respiración profunda.

  • Evitá la exposición a la luz artificial antes de acostarte: apagá los dispositivos electrónicos al menos una hora antes de dormir y evitá dormir con el televisor encendido para proteger tu ciclo de sueño.

Antes de realizar o modificar tu rutina diaria, se recomienda consultar con un especialista.


Temas relacionados
Más noticias de ciencia
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.