¿Lo sabías?

No es tan saludable cómo pensábamos: ¿por qué la ciencia asegura que no conviene tomar leche descremada?

Ese tipo de leche puede tener más complicaciones que beneficios.

En esta noticia

La leche descremada ha sido durante mucho tiempo la opción preferida para aquellos que buscan mantenerse saludables o perder peso. Con su contenido reducido de grasas, se promociona como una alternativa más liviana y amigable con la dieta. 

Sin embargo, ¿qué dice realmente la ciencia al respecto? Contrario a la creencia popular, diversos estudios recientes han cuestionado sobre los verdaderos efectos de este tipo de leche en la salud. 

El exquisito té que es ideal para los mayores de 50 años: relaja, te ayuda a dormir mejor y desinflama la panza

Emigrar: la ciudad europea donde el transporte público es gratuito para todos sus residentes

Salud: ¿qué dice la ciencia sobre tomar leche descremada?

Las investigaciones revelaron la verdadera idoneidad de la leche descremada, no solo como aliada en la pérdida de peso, sino también como un elemento clave en la salud general. 

La modificación de la composición de la leche para convertirla en descremada, eliminando su fracción grasa, plantea interrogantes sobre su verdadero impacto en nuestra alimentación.

Según las regulaciones del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de España, la leche descremada debe contener como máximo un 1% de materia grasa para su comercialización. Esto le otorga un menor valor energético en comparación con las variedades enteras o semidescremadas.

El consumo excesivo de azúcar presente en la leche descremada puede contribuir a problemas de salud como la obesidad y la diabetes. (Foto: archivo)

El reconocido experto en Pediatría de Harvard, el doctor David Ludwig, ha levantado la voz contra la percepción tradicionalmente positiva de la leche desnatada. Ludwig advierte que este tipo de leche posee un alto contenido de azúcar, lo que podría estar contribuyendo a la creciente epidemia de obesidad. 

Sorprendentemente, una taza de leche descremada contiene casi la misma cantidad de azúcar que una galleta de chocolate, superando así los límites recomendados de consumo de azúcar tanto para niños como para adultos.

Los pediatras aconsejan que los niños limiten su ingesta diaria de azúcar a solo 12 gramos, lo que equivaldría aproximadamente a tres cucharaditas de 4 gramos cada una. Sin embargo, una sola ración de leche descremada al día ya podría superar este límite, dejando a los adultos también en riesgo de exceder el margen saludable con solo dos tazas al día.

La leche descremada, a pesar de su nombre, puede no ser la mejor opción para quienes buscan perder peso.(Foto: archivo)

Aunque la leche descremada se ha considerado tradicionalmente como la opción preferida en casos donde se debe controlar la ingesta de grasa y el contenido calórico de la dieta, la postura de Ludwig desafía esta noción. 

Según él, un vaso de leche descremada aporta 122 calorías, lo que puede sumar un total considerable si se consumen varias raciones al día. Este enfoque plantea dudas sobre si las porciones recomendadas actualmente son adecuadas, sugiriendo que tres vasos de leche descremada podrían ser excesivos teniendo en cuenta su contenido en azúcar.

5 ejercicios simples y rápidos para hacer durante el día si estás mucho tiempo sentada en tu jornada de trabajo

Horóscopo Chino mensual: animal por animal, cómo le irá en marzo de 2024 a cada signo

Alimentación saludable: alternativas saludables a leche descremada

En medio del debate sobre la conveniencia de la leche descremada, surgen alternativas que pueden ser igualmente beneficiosas para la salud. Acá te presentamos algunas opciones:

  • Leche semidescremada: esta opción, con un contenido moderado de grasa (alrededor del 1,5%), puede ofrecer un equilibrio entre la leche entera y la descremada, brindando un sabor más cremoso sin comprometer significativamente el contenido calórico.

  • Leches vegetales: cada vez más populares, las leches vegetales como la de almendras, avena o coco ofrecen una alternativa libre de lácteos, adecuada para aquellos con intolerancia a la lactosa o que siguen una dieta vegana. Además, suelen tener un contenido de azúcar más bajo que la leche de vaca descremada.

  • Yogur natural: rico en calcio y probióticos, el yogur natural sin azúcar añadido puede ser una excelente fuente de nutrientes. Optar por variantes bajas en grasa puede ser una alternativa más equilibrada en términos de contenido calórico.

  • Batidos de proteínas: para aquellos que buscan aumentar su ingesta de proteínas, especialmente en el contexto de un régimen de ejercicio o entrenamiento, los batidos de proteínas elaborados con leche semidescremadas o leches vegetales pueden ser una opción conveniente y nutritiva.

Antes de realizar o modificar un plan alimenticio, se recomienda consultar con un especialista.


Temas relacionados
Más noticias de alimentación saludable
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.