Bienestar

Las 7 vitaminas que deberías sumar a tu organismo si sentís cansancio físico o mental en tu día a día

Una dieta equilibrada y rica en vitaminas puede ayudar a mantener niveles óptimos de energía y combatir el cansancio físico y mental.

En esta noticia

El papel de las vitaminas es esencial para mantener nuestro bienestar, sobre todo cuando nos enfrentamos al desafío del cansancio físico y mental diario. En este contexto, resulta fundamental reconocer las 7 vitaminas clave que pueden revitalizar nuestro organismo.

Estas tienen el potencial de mejorar nuestra energía y vitalidad, pero también pueden fortalecer nuestro sistema inmunológico.  A continuación te presentamos las 7 vitaminas fundamentales, basadas en la información proporcionada por expertos de Farmacia Rescatado,  que debés sumar a tu rutina diaria si estás cansando. 

La especia favorita de los Incas que mejora el sistema inmune, baja el azúcar en sangre, cuida el corazón y es buena para la fertilidad

Cómo practicar la "caminata afgana", la forma de caminar que activa el metabolismo y favorece la calma y la concentración

Vitamina B1

La vitamina B1, también conocida como tiamina, desempeña un papel vital en nuestro organismo al facilitar el metabolismo de los carbohidratos, convirtiéndolos en la energía que necesitamos para funcionar. 

Sin embargo, su importancia va más allá de simplemente proporcionar energía. Esta vitamina también juega un papel importante en el funcionamiento de nuestros sistemas nervioso y cardiovascular, contribuyendo así a mantener la salud de nuestro cerebro y corazón.

La deficiencia de vitamina B1 puede tener consecuencias graves, aumentando el riesgo de padecer enfermedades como la insuficiencia cardíaca y el Alzheimer. Por lo tanto, asegurarse de obtener suficiente vitamina B1 en nuestra dieta es esencial para mantenernos energizados y proteger nuestra salud a largo plazo.

Es fundamental garantizar una ingesta adecuada de vitamina B1 en nuestra alimentación para mantener niveles óptimos de energía y preservar nuestra salud a largo plazo. (Foto: Freepik) 

Vitamina B2 

La vitamina B2, también conocida como riboflavina, desempeña un papel esencial en la producción de glóbulos rojos y en la absorción de hierro, trabajando en sinergia con otras vitaminas del complejo B como la B3, B6 y B9. 

Esta colaboración permite el transporte efectivo de oxígeno por todo el cuerpo, garantizando un adecuado suministro de nutrientes a los tejidos y órganos vitales. Además, la riboflavina es importante para la salud ocular, contribuyendo a mantener la visión en condiciones óptimas.

La deficiencia de vitamina B2 puede manifestarse a través de trastornos bucales, oculares y de la piel, lo que subraya aún más su importancia en nuestra dieta diaria para mantenernos saludables y enérgicos.

Vitamina B3 

La vitamina B3, también conocida como niacina, es fundamental para el metabolismo de los hidratos de carbono, desempeñando un papel clave en la producción de energía en nuestras células. 

Además de su función metabólica, la niacina contribuye al funcionamiento adecuado de los sistemas nervioso y digestivo, promoviendo así una salud óptima en general.

Una de las características más destacadas de la vitamina B3 es su capacidad para proteger la piel, lo que la convierte en un nutriente esencial para mantener la integridad y la salud de este importante órgano. Incorporar suficiente vitamina B3 en nuestra dieta puede ayudar a prevenir deficiencias nutricionales y promover una piel radiante y saludable.

La niacina, o vitamina B3, es esencial para el metabolismo de los hidratos de carbono y la producción de energía celular. (Foto: Freepik) 

Los 3 datos que tenés que revisar en los productos para saber que lo que estás comprando es sano, según Harvard

Los 6 errores que cometés a diario y que hacen que tu casa nunca parezca ordenada y limpia

Vitamina B5 

El ácido pantoténico, conocido como vitamina B5, no solo es crucial para obtener energía de los carbohidratos, lípidos y proteínas en nuestra dieta, sino que también tiene un rol fundamental en la producción de hormonas. 

Su nombre, "pantos", que significa "en todas partes" en griego, refleja su presencia en una amplia variedad de alimentos en pequeñas cantidades, lo que hace que la deficiencia sea poco común.

La vitamina b5 se puede encontrar en: 

  • Carnes magras como el pollo y el cerdo.
  • Pescados como el salmón, el atún y las sardinas.
  • Huevos, especialmente la yema.
  • Productos lácteos como la leche, el queso y el yogur.
  • Vegetales de hojas verdes como espinacas y kale.
  • Legumbres como las lentejas y los garbanzos.
  • Frutas como palta y banana. 
  • Cereales integrales como la avena, el arroz integral y la quinoa.
  • Frutos secos y semillas como las almendras, las nueces y las semillas de girasol.

Vitamina B6 

La piridoxina, o vitamina B6, es una aliada indispensable en la formación de glóbulos rojos y el mantenimiento de las funciones cerebrales. Además, participa activamente en el metabolismo de aminoácidos y ácidos grasos.

En conjunto con las vitaminas B9 y B12, resulta esencial para el buen funcionamiento del corazón. Aunque su déficit es poco frecuente, puede desencadenar trastornos inmunitarios.

Vitamina B12 

La cobalamina, o vitamina B12, desempeña múltiples funciones en nuestro organismo, incluida la maduración de glóbulos rojos y la síntesis de ARN y ADN. 

Además, esta vitamina es importante para convertir los alimentos en energía utilizable por el cuerpo. La deficiencia de vitamina B12 puede conducir a la anemia perniciosa, una condición en la cual el cuerpo es incapaz de absorber adecuadamente esta vitamina.

Algunos alimentos que la contienen son: 

  • Pollo
  • Pescados y mariscos
  • Productos lácteos como la leche, el queso y el yogur.
  • Huevos
  • Alimentos fortificados, como cereales, leches vegetales y sustitutos de la carne a base de soja.
  • Levadura nutricional, un suplemento popular entre los veganos y vegetarianos, que contiene altos niveles de vitamina B12 añadida.
La vitamina B12, o cobalamina, es fundamental para la producción de glóbulos rojos y la síntesis de ARN y ADN en el organismo, además de ser esencial para convertir los alimentos en energía utilizable. (Foto: Shutterstock) 

Vitamina C

La vitamina C, también conocida como ácido ascórbico, desempeña múltiples funciones en nuestro organismo. Uno de sus roles principales es mejorar la absorción del hierro, lo que ayuda a prevenir la anemia y garantiza un adecuado suministro de este mineral esencial para diversas funciones corporales.

Además de su papel en la absorción de hierro, la vitamina C es reconocida por sus beneficios en la prevención de enfermedades comunes como la gripe, el catarro y el resfriado común. 

Su acción antioxidante fortalece el sistema inmunológico, ayudando a combatir los agentes patógenos que pueden causar estas enfermedades. Incorporar suficiente vitamina C en la dieta diaria es fundamental para mantenernos saludables y prevenir deficiencias nutricionales.

Antes de realizar o modificar un plan alimenticio, se recomienda consultar con un especialista.


Temas relacionados
Más noticias de vitaminas
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.