Salud y nutrición

Las 5 comidas clave para no sufrir el avance del hígado graso

Estos alimentos pueden ayudar curar definitivamente la enfermedad o detener su avance.

En esta noticia

La esteatosis hepática, más conocida como hígado graso, es una enfermedad común en la población. Una vez más, la alimentación juega un papel clave para mantenernos saludables y prevenir que ciertas afecciones se vuelvan crónicas.

Conocer los alimentos capaces de disminuir la progresión de la enfermedad y, en algunos casos, frenarla definitivamente es fundamental para la salud. 

A continuación, te presentamos las comidas clave que se deberían consumir.

Las predicciones cumplidas de Nostradamus: cuántos aciertos tuvo el famoso profeta francés

Fafo, la nueva dieta que te hace bajar hasta un kilo a la semana y es una de las más populares del momento

Hígado graso: ¿cuáles son las 5 comidas clave que ayudan a reducir esta condición?

Estas son las 5 comidas clave que pueden ayudarte a reducir esta condición. Si estás buscando cómo cambiar tu dieta para mejorar tu salud hepática, seguí leyendo:

  • Café: Según un estudio médico publicado en 2021, llamado El efecto del consumo de café sobre la enfermedad del hígado graso no alcohólico y la fibrosis hepática, el consumo regular de café trae aparejado la disminución de la fibrosis hepática en las personas que fueron diagnosticadas con la enfermedad.

    Además, su consumo reduce la cantidad de enzimas anormales generadas en nuestro hígado y que se asocian con otras enfermedades de este órgano.

  • Verduras de hoja verde: Según el estudio Consumo de espinacas y enfermedad del hígado graso no alcohólico en adultos (2021), comer espinacas disminuye el riesgo de padecer hígado graso debido a las partículas de nitrógeno y los polifenoles que se encuentran en sus hojas.

    Es importante aclarar que debe consumirse cruda, dado que la espinaca cocida no tiene los mismos beneficios para la salud.

Para combatir el hígado graso la espinaca debe comerse cruda. (Foto. Archivo)

  • Legumbres: Varios estudios científicos apuntan que las legumbres reducen los niveles de glucosa y los triglicéridos presentes la sangre de personas con obesidad. Las dietas ricas en legumbres reducen las probabilidades de sufrir hígado graso.

    El consumo de soja, por ejemplo, puede ayudar a proteger el hígado gracias a la proteína beta-conglicinina.

  • Pescados azules: Varios estudios científicos afirman que los pescados azules altos en grasas, como el salmón, las sardinas o el atún, contribuyen a reducir la inflamación y los niveles de grasa de nuestro organismo, gracias a que son ricos en ácidos grasos omega-3.

  • Cereales integrales: La fibra alimentaria es buena para todo, y múltiples análisis científicos lo comprueban. El hígado graso no alcohólico no es una excepción. Una dieta rica en fibra puede ser efectiva y beneficiosa para aquellas personas que han desarrollado la enfermedad, ya que reduce los niveles de triglicéridos.

La fibra alimentaria es buena para reducir el hígado graso. (Foto: Archivo)

Salud y nutrición: ¿qué es el hígado graso?

El hígado graso es la acumulación de grasa en el hígado que puede aparecer por el aumento de lípidos en las células hepáticas, ya sea a causa de la obesidad, de trastornos hepáticos o consumo excesivo de alcohol.

Esta acumulación de grasa provoca fenómenos inflamatorios en estas células, llegando incluso a la rotura de las mismas.

La mayor parte de las veces, el hígado graso se encuadra en el síndrome metabólico, que es un grupo de trastornos que se presentan al mismo tiempo y aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular, entre otras.

Estos trastornos incluyen aumento de la presión arterial, niveles altos de azúcar en sangre, exceso de grasa corporal alrededor de la cintura y niveles anormales de colesterol o triglicéridos.

Hígado graso: ¿cuáles son los síntomas de la esteatosis hepática?

Conocer los síntomas del hígado graso es crucial para la detección temprana y el manejo efectivo de la enfermedad:

  • Fatiga.
  • Dolor en la parte superior del abdomen.
  • Hinchazón abdominal.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Somnolencia.
  • Pérdida de peso.

Cuáles son y por qué algunos alimentos nunca los tenés que recalentar en el microondas

El simple método "1 2 3" que mejorará tu memoria y tu capacidad para aprender nuevas cosas

Hígado graso: ¿cuáles son las causas por las que se da esta enfermedad?

Existen varias causas que pueden provocar esteatosis hepática. Entre ellas, sobresalen las siguientes:

  • Sobrepeso.
  • Obesidad.
  • Diabetes tipo 2.
  • Acumulaciones anormales de grasas en sangre.
  • Síndromes metabólicos.
  • Excesivo consumo de alcohol.

Para regenerar el hígado graso, es importante que un especialista examine nuestro aparato digestivo y determine si se puede o no regenerar nuestro hígado. 

Sin embargo, está comprobado que modificar hábitos estabiliza el proceso y evita que progrese la enfermedad.

Si no existe cirrosis y se inicia un cambio de hábitos y se lleva una vida saludable, el intervalo aproximado de mejoría y/o curación suele estar comprendido entre 6 meses y un año.

Las enfermedades de hígado son muy frecuentes en la población en general.

Salud: ¿cuáles son las enfermedades más comunes que afectan al hígado? 

  • Cirrosis hepática: Es la consecuencia final de muchas enfermedades hepáticas crónicas.

  • Hepatitis A: El virus causal infecta las células del hígado y produce inflamación, pero no es responsable de daños permanentes.

  • Hepatitis B: Infección hepática grave provocada. Si el cuadro tiene una duración de menos de 6 meses, se considera agudo.

  • Hepatitis C: Infección vírica que causa inflamación del hígado.

  • Hepatitis D: Provoca síntomas en aquellas personas que ya están infectadas por el virus de la hepatitis B.

  • Hepatitis E: Generalmente, no presentan síntomas, pero puede provocar problemas de salud severos.

  • Hemocromatosis: La hemocromatosis es una patología en la que el exceso de hierro se acumula en el organismo.

  • Enfermedad de Wilson: Provoca la acumulación patológica de cobre en varios órganos y tejidos, especialmente en el hígado y en el cerebro.

  • Colangitis esclerosante primaria: Es una enfermedad de los conductos biliares.

  • Hepatitis autoinmunitaria: Tiene lugar cuando las células implicadas en el sistema inmunitario humano destruyen, por equivocación, los tejidos del hígado.

Antes de realizar o modificar un plan alimenticio, se recomienda consultar con un especialista. 

Temas relacionados
Más noticias de Salud
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.