Según el REM

Plazos fijos: hasta cuándo estiman los economistas que perderán frente a la inflación

Analistas de la City prevén que la inflación se mantendrá por encima del 3,1% mensual al menos hasta mayo, por lo que la tasa mínima que pagan los depósitos tradicionales será negativa en términos reales.

Los plazos fijos tradicionales vienen perdiendo de forma sistemática frente a la inflación. Pese a que son uno de los instrumentos de inversión más elegidos por los argentinos, llevan meses brindando rendimientos reales negativos, algo que difícilmente se revierta en un futuro inmediato.

Al menos esta es una de las lecturas que puede hacerse del último Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) publicado el viernes por el Banco Central (BCRA). Allí, los economistas de la City ajustaron al alza sus proyecciones de inflación y prevén que se mantendrá por encima del 3,1% mensual al menos hasta mayo de 2022

Esto significa que las tasas mínimas garantizadas para los depósitos minoristas, fijadas en 37% anual (es decir, 3,08% mensual), continuarán perdiendo frente al avance de precios.

No se trata de una situación inusual. En mayo último, un informe de la consultora Ecolatina consignó que apenas en 20 de los 220 meses previos los plazos fijos tradicionales habían resultado una buena inversión.

De los 220 meses que transcurrieron desde enero de 2003, decía el trabajo, en 200 el mecanismo de ahorro más tradicional perdió o contra la tasa de inflación del período o contra la apreciación mensual del dólar. "Tan solo hubo veinte meses en estos 18 años en los cuales dejar el dinero en depósito a plazo fue negocio", subrayaba el trabajo.

"El dólar no saldrá de nuestras cabezas por decreto o a la fuerza, sino, de mínima, cuando el peso sea reserva de valor", advertían los economistas de Ecolatina.

No mucho cambió desde entonces. Solo en dos de los últimos seis meses los plazos fijos tradicionales ofrecieron cobertura inflacionaria. Si se amplía el espectro, las tasas mínimas garantizadas quedaron por debajo de la inflación en 12 de los 14 meses que transcurrieron entre septiembre de 2020 y octubre de 2021.

Tampoco parece que la situación vaya a revertirse hacia adelante. Es que según sugieren los pronósticos de los economistas de los principales bancos y consultoras del país, reflejados en el último REM, le inflación sería de 3,1% en noviembre (el dato oficial se conocerá el martes 14) y 3,4% en diciembre. Luego el Índice de Precios al Consumidor treparía a 3,7% mensual en enero y febrero de 2022, a 4% en marzo, a 3,7% en abril y a 3,5% en mayo.

Analistas elevaron sus pronósticos de inflación. Fuente: REM del BCRA.

En todos los casos, la suba de precios superaría la tasa mínima garantizada para los plazos fijos minoristas, por menos de $ 1 millón, por lo que los depósitos continuarían brindando rendimientos reales negativos.

Más hacia adelante, siguiendo las estimaciones de los analistas que participaron del último Relevamiento, la inflación sería de 52,3% en los próximos 12 meses, del 52,1% en todo 2022, y del 40,8% durante 2023. Esto implica que, en el largo plazo, los plazos fijos tradicionales continuarán perdiendo frente a la inflación a menos que el BCRA convalide una suba de sus tasas mínimas garantizadas. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios