Inversiones personales

Inflación y dólar: por qué los plazos fijos perdieron en 200 de los últimos 220 meses

¿Cuál es la única inversión que puede pelearle a los precios? Un estudio privado muestra que desde enero de 2003 hasta la fecha fueron escasas las ocasiones en las cuales los depósitos a plazo fijo tradicionales le ganaron a la inflación y al dólar.

Los plazos fijos han sido totalmente ineficaces a la hora de defender a los argentinos de la inflación. ¿Hay alguna salida para ganarle al dólar y a los precios?

Un estudio de la consultora Ecolatina muestra que de los 220 meses que transcurrieron desde enero de 2003 hasta la fecha, en 200 el mecanismo de ahorro más tradicional perdió o contra la tasa de inflación del período o contra la apreciación mensual del dólar

"Tan solo hubo veinte meses en estos 18 años en los cuales dejar el dinero en depósito a plazo fue negocio". 

"El dólar no saldrá de nuestras cabezas por decreto o a la fuerza, sino, de mínima, cuando el peso sea reserva de valor", sostuvieron desde Ecolatina.

"En este marco, sobresale que en la actualidad la tasa de interés de plazos fijos minoristas se ubica apenas por encima del 2,6% mensual, un nivel muy inferior a una inflación que promedió el 4% en el último semestre. Por lo tanto, no estamos siquiera en vías de desandar el largo camino recorrido", añade el documento.

Una posibilidad que tienen hoy los ahorristas si quieren ganarle al incremento de precios es colocar sus ahorros en plazos fijos UVA, que ajustan su tasa en base al índice CER más un 1%. Si bien este tipo de depósitos creció más del 100% en lo que va del año, aún no llega a representar ni siquiera el 5% de los plazos fijos privados. 

Cuestiones culturales, falta de costumbre y, por sobre todo, que el dinero debe dejarse por un mínimo de tres meses atenta contra esta opción. 

Ecolatina considera que la negatividad de la tasa de los plazos fijos tradicionales atenta contra el peso y contribuye a la bimonetariedad de nuestra economía. 

"Entre las consecuencias de la bimonetariedad están las devaluaciones recurrentes, y también el actual cepo", señalan. 

Para intentar otras opciones, el propio Banco Central emitió una serie de recomendaciones para invertir en pesos y eludir las apuestas en moneda extranjera.  

Y el informe agrega´: "La demanda de dólares para ahorro se suma a la de importaciones, pagos de deuda y giros de utilidades, provocando que la oferta de divisas no alcance, y traiga como resultado correcciones vía precio del tipo de cambio. A la vez, la falta de profundidad del sistema financiero en moneda local limita la expansión del financiamiento al sector privado, dejando a nuestro país muy por debajo del promedio de la región".

Ecolatina cita, a modo de ejemplo, que en el promedio de la última década el crédito bancario representó el 42% del PBI en Colombia, el 61% en Brasil y más del 75% en Chile. 

En cambio, en nuestro país este número estuvo por debajo del 15% del PBI, según los datos del BIS. Para peor, a la par que este ratio más que se duplicó en los últimos veinticinco años en Brasil y Chile, en nuestro país se redujo en 5 puntos porcentuales en igual período. 

Este menor stock de ahorros en pesos reduce el monto prestable en nuestro país. En consecuencia, "invertir en la Argentina suele ser más caro -además de inestable e incierto- que en otros países de la región", sentenciaron.

Más allá de este señalamiento, los autores del documento reconocen que mejorar la situación descripta es condición necesaria pero no suficiente.

"Durante la década de los '90, los precios casi no aumentaban y el tipo de cambio estaba fijo, pero la dolarización de la economía solo se redujo marginalmente, en el mejor de los casos. Por lo tanto, no alcanza solo con un cambio económico que se sostenga en el tiempo: también habrá que dar otras certezas", explicaron.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios