Mercados

Por qué la acumulación de reservas no se traduce en subas para bonos argentinos

El riesgo pais se acerca a los 2700 puntos. Inicia la jornada en 2690 y sube casi 60% en lo que va del año.

Los bonos locales intentan recuperarse de las fuertes bajas de las últimas semanas. Hoy suben los bonos, aunque la deuda pierde más de un 15% en el último mes y regresa a zona de mínimos.

Los bonos no logran subir pese a la histórica acumulación de dólares por parte del BCRA.

El escenario internacional adverso le está jugando una mala pasada a los bonos argentinos, que sufren más y operan con mayor volatilidad.

Los mercados globales intentan recuperarse luego del llamado de emergencia del Banco central de Inglaterra para calmar la volatilidad en los bonos y la libra esterlina.

Cobertura histórica: cautela extrema respecto de una posible devaluación del peso

Más reservas, más deuda ¿más devaluación e inflación?: la pregunta del mercado

Selloff de la deuda

Todos los tramos de la deuda curva argentina rebotan el miércoles tras una apertura bajista.

Los Globales del tramo corto suben 1,7% en el Global 2029 y 2,8% en el caso del Global 2030. 

En el caso del tramo medio, el Global 2035 y el Global 2038 ganan 2,3% y 2,1% respectivamente, mientras que en el caso del Global 2041 y 2046 se registran avances de 2,1% y 1,95% respectivamente.

Si bien el BCRA pudo comprar reservas, esto por ahora no se traduce en mejores precios para la deuda ya que en las últimas semanas la deuda no ha parado de caer, con rojos de 13% en los últimos 5 días. 

Según el análisis de Fernando Marull, economista y director de FMyA, desde la implementación del dólar soja, las reservas netas pasaron de cerca de u$s 1000 millones hasta los u$s 5067 millones.

Sin embargo, los Globales cayeron de u$s 27 a u$s 23 actualmente.

La acumulación de reservas y el precio de bonos han estado bastante correlacionados en la historia reciente. 

Sin embargo, esa relación se rompió debido a la falta de anclas locales y volatilidad global que han estado perjudicando a la deuda argentina.

Escenario adverso

El problema central es que el contexto global luce desafiante para los Globales locales ya que todo el mundo de renta fija se encuentra en un fuerte proceso correctivo.

Los bonos del tesoro americano operan con fuertes bajas y se registran grandes subas en las tasas de tales bonos, generando presiones bajistas en las distintas clases de curvas de renta fija.

En la última semana, los bonos de mercados emergentes retroceden 5,7% y caen 8,5% en el último mes

La deuda de grado de inversión pierde 4,8% en la última semana y 8% en el último mes. La deuda high yield pierde 3% en la última semana y 5,8% en el último mes.

Por lo cual, estamos hablando de un entorno difícil para el mundo de deuda global.

Los emergentes son los que más sufren y Argentina no puede escapar a tales debilidades.

Los analistas de Delphos Investments explican que no es de extrañar que los bonos argentinos sean los que más sufren, siendo que se destacan por ser "high beta" en los mercados bajistas.

Los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI) advierten que los bonos soberanos en dólares no logran dar vuelta la tendencia.

"La coyuntura internacional que no cede genera un efecto dominó en los mercados a nivel global, al que Argentina no puede escapar. Ni la aprobación del FMI de la revisión del programa argentino ni las recientes medidas que se tomaron desde la vuelta del ministro de economía de EE.UU. alcanzaron para sostener a la deuda, que cedió a las presiones globales", dijeron desde PPI.

Finalmente, Ardían Yarde Buller, economista jefe y estratega de Facimex Valores advirtió que la deuda local queda atrapada de la volatilidad internacional, aún pese a la mejora en las reservas.

"Sin dudas, el contexto global estuvo jugando en contra, aunque creo que también está pesando la falta de un rumbo económico más claro. Esta es la impresión que me queda al ver que las paridades estuvieron cayendo y se ampliaron los spreads por legislación al mismo tiempo que el BCRA acumuló más de u$s 3000 millones de reservas netas", dijo.

Los analistas de Inviu remarcaron que hay una disociación entre los bonos y los dólares financieros ya que caen los bonos pero también se apreció el peso.

"Ante una inusitada resiliencia de los bonos hard dollar argentinos el lunes entre toda la caída global, ayer vimos una caída sustancial en todas las plazas. No sorprende la caída que acerca a los globales a paridades del 20% nuevamente, sino que a la par de estos movimientos, se vean caídas del tipo de cambio", dijeron.

En cuanto a las causas, desde Inviu agregaron que la mejor explicación que "puede encontrarse a esto último pueden ser ventas oficiales o que, ante la siempre incremental regulación cambiaria, queden pocos compradores en el mercado", dijeron.

Wall Street intenta un rebote

Las acciones en Wall Street intentan recuperarse después de seis días seguidos de caídas.

El Dow Jones sube 1,4%, mientras que el S&P500 avanza 1,5%. Por su parte, el Nasdaq 100 gana 1,4%

Los tres principales índices americanos se encuentran en territorio de mercado bajista ya que el Dow Jones pierde 20%, el S&P500 baja 23,5% y en Nasdaq muestra perdidas mayores al 31% desde sus máximos recientes.

En Europa también se ven leves subas el miércoles, con el Stoxx50 ganando 0,57%.

La bolsa de Alemania, Francia y Londres suben 0,8%, 0,46% y 0,34% respectivamente.

Banco de Inglaterra al rescate

Las bolsas europeas operan con un elevado nivel de volatilidad en las últimas jornadas en medio de una fuerte caída del euro y de la libra, así como también de los bonos de Reino Unido.

El Reino Unido tiene planeado reducir impuestos y alentar la economía para evitar una profundización de la crisis macroeconómica. 

Sin embargo, la economía inglesa se encuentra enfrentando elevados niveles de inflación y el mercado teme que las expectativas no puedan ser ancladas.

Por ello es que la libra se desplomó a mínimo de 1985 y los bonos también se cayeron con fuerza en las últimas jornadas.

En medio de la mayor volatilidad en el mercado inglés, el Banco de Inglaterra llevó a cabo una intervención dramática para evitar un desplome inminente en el mercado al prometer compras ilimitadas de bonos a largo plazo.

Es decir, el BOE decidió intervenir para adelantarse a una potencial crisis que podría haber golpeado en cuestión de horas.

El plan para comprar bonos a largo plazo en tramos diarios de hasta 5.000 millones de libras esterlinas (5.300 millones de dólares) tuvo un efecto inmediato en el mercado de deuda inglesa, poniendo los rendimientos de la deuda a 30 años en camino a la mayor caída registrada en la historia.

Anteriormente escalaron al más alto desde 1998.

El banco central de Inglaterra advirtió que la disfunción continua amenazaría la estabilidad financiera e incluso dañaría la economía. También retrasó el inicio de su plan para comenzar a vender activamente sus tenencias de bonos existentes, que debía comenzar el lunes.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.