Mercados

Los bonos argentinos no repuntan y ya acumulan caídas de 7% en el año

Con la baja actual, los Globales recortaron el 70% de todas las subas vistas en diciembre pasado. Desde que salieron a cotizar, muestran pérdidas de entre 28% y 38%, colocándose nuevamente cerca de sus mínimos históricos.

Se repite la historia de la semana pasada. Wall Street opera en rojo, las tasas de interés en Estados Unidos suben y golpean a los bonos. 

En ese contexto, la deuda argentina continúa cediendo terreno y muestra este lunes pérdidas superiores al 1%. La incertidumbre sobre un acuerdo con el FMI genera más incertidumbre, sumada a un escenario global para el mundo de la renta fija que se torna cada vez más adverso.

Todos los tramos de la curva soberana argentina inician el lunes con caídas. En la parte más corta de la curva, el Global 2029 retrocede 1,37% mientras que el Global 2030 exhibe una baja de 1,47%.

En el tramo medio, los rojos son de 1,65% para el Global 2035 y de 1,35% en el caso del Global 2038. Finalmente, en el extremo más largo, el Global 2041 opera con una caída de 1,04% mientras que el Global 2046 retrocede 1,42%.

En el acumulado de la última semana, los Globales perdieron 6,5% en promedio y se ubicaron así como los bonos de performance en este inicio de 2022. Con el ajuste actual, la deuda vuelve a rendir por encima del 24% en el tramo corto y en torno al 19% en el tramo más largo.

Con la caída actual, los Globales recortaron el 70% de todas las subas vistas en diciembre pasado.

Desde que salieron a cotizar los bonos muestran pérdidas de entre 28% y 38%, colocándose nuevamente cerca de sus mínimos históricos.

De esta manera, el riesgo país volvió a subir y se ubica por encima de los 1800 puntos básicos. El lunes, el indicador que mide JP Morgan abre en 1813 unidades.

Esto implica una suba de 68% desde el canje de deuda llevado a cabo por el Gobierno en septiembre pasado cuando se reestructuró u$s 65.000 millones con acreedores privados.

Desde Portfolio Personal Inversiones (PPI) destacaron que la negociación con el FMI es el tema más gravitante actualmente para la deuda argentina. 

"La escasez de reservas netas en el BCRA y la suma de necesidades a pagar en dólares obligan a apurar el asunto. La fecha clave será en marzo con el pago de capital por u$s 2879 millones al propio FMI. Sin alcanzar un acuerdo antes de ese límite, las reservas netas (incluyendo oro) caerán a terreno negativo, o en su defecto, Argentina entrará en cesación de pago con el Fondo", dijeron.

El comienzo de año fue muy malo para los bonos emergentes, pero en especial para los argentinos. 

En el acumulado del año, incorporando la apertura bajista actual, la deuda muestra caídas de más de 7% en todos los tramos de la curva.

De hecho, la deuda argentina es la que más cae en el mundo de mercados emergentes. Amenazados por cuestiones globales y por factores domésticos, están primeros entre los bonos que más perdieron en la primera semana del año.

En un resumen de la dinámica de los bonos globales presentado por Nery Persichini, estratega de GMA Capital, se muestra que los bonos argentinos perdieron 6,7% en la primera semana del año.

De esta manera, se colocan en el primer puesto de la deuda que más cae en el mundo emergente de grado especulativo. Es decir, con una calificación crediticia de BB o menos.

Entre los factores globales que afectan a la deuda, se destacan principalmente el contexto monetario más adverso, con la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) mostrando un sesgo aún más contractivo en su política monetaria.

Claramente el contexto global luce adverso para los bonos argentinos. Sin embargo, estos también perdieron por cuestiones domésticas.

Tanto el presidente Alberto Fernández como el ministro de Economía, Martín Guzmán, dijeron que el Gobierno no está dispuesto a ceder en lo fiscal en la negociación con el FMI, mostrando que el acuerdo aún está lejos. Eso puso a los inversores más pesimistas.

El dato que cayó mal en el mercado es que Guzmán dijo que la distancia en materia fiscal "está impidiendo que se sancione un acuerdo".

El presidente Alberto Fernández, por su parte, advirtió que "ajustar la economía es dejar de crecer" y que para el Gobierno argentino "la palabra ajuste está desterrada en la discusión" que lleva adelante con el FMI por el pago de la deuda.

Las acciones argentina en Wall Street vuelven a abrir a la baja, con las acciones de MercadoLibre y Globant liderando las pérdidas. Estas retroceden 6,6% y 5,2% respectivamente, seguidas por Despegar YPF y Termium que caen 4,1%, 3,1% y 2,9% respectivamente- 

Solamente TGS, Edenor, Vista e IRSA operan en positivo. 

Wall Street en rojo

A nivel global, las acciones vuelven a abrir a la baja el lunes. 

El Dow Jones retrocede 1.5%, mientras que el S&P 500 cae 1,85%. El Nasdaq es el índice accionario que más cae, con una baja de 2,25% a comienzo de la semana.

De esta manera, las acciones tecnológicas muestran una pérdida mayor al 7% desde sus máximos recientes y se ven golpeados por el escenario alcista en las tasas de interés en EE.UU., las cuales anticipan una Reserva Federal más agresiva en su política monetaria.

En Europa, las acciones operan en rojo, con una baja promedio de 1,4% medido por el Stoxx600. Todas las bolsas muestran pérdidas, siendo la bolsa de Francia la que más cae, con un retroceso de 1,4%, seguida por el DAX30 de Alemania que pierde 1,1% 

Las acciones de tecnología caen con fuerza debido a que los rendimientos de los bonos del tesoro americano continuaron aumentando, lo que indica que los inversores esperan que la Reserva Federal se mueva rápidamente para aumentar las tasas de interés en marzo. 

Las tasas bajas ayudaron a impulsar un gran repunte en las acciones tecnológicas el año pasado, al hacer que sea menos atractivo para los inversores tener bonos y alentarlos a comprar activos de riesgo. 

Sin embargo, a medida que la Fed se ha centrado en combatir la inflación en las últimas semanas, las acciones tecnológicas han perdido parte de su brillo. 

Los datos de inflación de EE. UU. que se publicarán el miércoles serán observados atentamente, ya que los inversores buscan predecir cuándo la Fed comenzará a aumentar los costos de endeudamiento. Se espera que los precios mensuales al consumidor hayan aumentado más del 7% respecto al año anterior, por primera vez desde 1982.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios