Inversiones

Un cambio de reglas para los FCI que puede impactar en tasas y presionar al dólar

La CNV les puso un techo del 5% para la inversión en ‘money market'. Eso podría mejorar la demanda de deuda del Gobierno. Pero también tienen como opción colocar esa liquidez en plazos fijos y cuentas remuneradas e indirectamente sumar presión en el mercado cambiario.

Mediante una resolución publicada en el Boletín Oficial, la Comisión Nacional de Valores (CNV) estableció que los Fondos Comunes de Inversión (FCI) deberán limitar sus posiciones en fondos money market (de liquidez inmediata) al 5% de su cartera. Esa obligación entrará en vigencia el 21 de mayo.

Una primer opción, que algunos analistas del mercado señalaron directamente como presunta pretensión del Gobierno, es que los flujos que salgan de ese tipo de inversiones se redireccionen hacia las licitaciones que llevará a cabo el Tesoro en las próximas semanas. Ciertamente, el cambio se da después de que a la secretaria de Finanzas le costara renovar vencimientos en abril y antes de un mayo abultado en vencimientos de deuda y necesidades de rollover de deuda.

Pero los expertos también señalan que esos excedentes de liquidez podrían terminar, por ejemplo, en cuentas remuneradas, como cauciones, impulsar una baja de tasas, desaliente las inversiones en pesos y genere más presión sobre el dólar, también por el fondeo más barato.

La medida afecta a los fondos valuados a mercado. El portfolio manager que tenía liquidez en alguno de esos fondos podía colocar esa liquidez en fondos money market, que están invertidos en cauciones, plazos fijos, cuentas a la vista y otros instrumentos no susceptibles de valuación a mercado. 

Según pudo saber El Cronista, lo que busca la CNV es evitar que haya fondos que invierten en exceso en otros fondos. Que los fondos T+1, por ejemplo, inviertan la mayor parte de su capital en activos relacionados con el riesgo que buscan asumir.

Puertas adentro del regulador dicen que la norma busca perfeccionar la dinámica de FCI evitando que haya inversiones cruzadas de los fondos entre sí. Y dado que la norma entra en vigencia el 21/5 la misma restricción se va a ir diluyendo con el tiempo al no tener que ajustar la liquidez de manera inmediata.

Cómo dato importante surge que la industria de FCI cumple en promedio ese límite de estar invertido en hasta 5% en FCI money market. De los 590 fondos que podrían verse alcanzados por la norma, solo diez están excedidos en ese límite del 5% de posición en money market.

¿Más demanda por deuda del Tesoro?

Según los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI), el cambio busca captar nuevos flujos hacia los instrumentos del Tesoro, ya sea en el mercado primario en cada una de las licitaciones o por mayor demanda en el mercado secundario.

Desde PPI agregaron que, de todas maneras, no queda claro cuál será el impacto de la medida. El excedente que estimaron se puede generar con el desarme de estas posiciones ronda los $ 33.500 millones, una cifra que representa apenas un 3% del segmento T+0, o un 1,5% del total de la industria que mantiene activos bajo administración por $ 2,2 billones.

"En el agregado pasa a ser un juego de suma cero, ya que se estima que los fondos T+1 seguirán apuntando a mantener la liquidez, volcando esos flujos en cuentas remuneradas o plazos fijos y no así en letras del Tesoro. O incluso termina siendo negativo por el costo reputacional para la industria, o si hay algún diferencial de costo por cantidad", explicaron desde PPI.

Dudas en el mercado

El riesgo detrás de esta medida es que los portfolio manager que se encuentran con liquidez en sus carteras deban rescatar sus posiciones en los fondos money market que tienen por encima del 5% y que con ese dinero coloquen los pesos en cuentas remuneradas. Eso generaría una baja de tasas y por lo tanto desalentaría aun más las inversiones en pesos.

"Si un fondo tiene un excedente de pesos que busca dejarlos colocados en activos que no están susceptibles a variaciones del mercado, difícilmente acepte que esos pesos vayan ahora a un activo como que sí pueda tener variaciones de precio. Es decir, no tiene sentido desde el lado del objetivo de la inversión. La liquidez de corto plazo que tiene un fondo la invierte en un activo que remunera tasa y no por este cambio de normas el portfolio manager va a destinar más pesos en las nuevas letras. Va a ir a buscar plazos fijos y cuentas remuneradas", explicaba un portfolio manager de un fondo en pesos local.

Otro portfolio manager de un fondo de inversión domestico apuntaba al riesgo cambiario de esta medida.

"Si te exigen tener menos liquidez en fondos money market, el excedente de pesos ira a cuenta remuneradas y plazos fijos. Ese mayor flujo hará bajar la tasa de esos instrumentos, generando una baja en las tasas de interés de los plazos fijos mayoristas. Por lo tanto, la tasa real puede llegar a ser aun más baja y desalentar aún más las inversiones en pesos y pone mayor demanda del dólar y más presión sobre el tipo de cambio. No tiene sentido la medida ya que el dinero va a rotar desde money markey a cuentas remuneradas y no alienta la inversión hacia los instrumentos del Tesoro", afirmó el gestor.

Finalmente, un tercer portfolio manager relativizó el efecto de esa presión porque, apuntó, hay una tasa mínima en el mercado y los bancos no están tomando colocaciones a los fondos comunes de inversión.

"Es limitado el impacto desde el lado cambiario ya que hay una tasa mínima en el mercado. No creo que caiga la tasa en el mercado a menos que el BCRA decida bajar la tasa, cosa que no espero que haga. Está difícil ver donde colocar el dinero ya que se agotan las opciones y por ello tampoco tiene demasiado sentido la norma", afirmó el trader de una mesa de un fondo de inversión local.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios