INFORME DE GESTIÓN

En cuánto están las reservas netas y otras definiciones financieras del Gobierno

Un informe de gestión preparado por el Gobierno refleja que el BCRA contabilizaba al cierre de marzo reservas netas por un total de u$s 3851 millones. Dicha cifra implica un incremento de u$s 1522 millones.

Las reservas netas del Banco Central crecieron u$s 1522 millones en el primer trimestre del año y alcanzaron los u$s 3851 millones al cierre de marzo. Así lo reconoció el propio Gobierno en un informe de gestión que presentará el jefe de Gabinete, Juan Manzur, mañana ante el Senado. 

Según figura en el documento, en el que también pueden encontrarse definiciones relativas a la competitividad del tipo de cambio, a la estrategia de política monetaria y las asistencias del BCRA al Tesoro, el BCRA sobrecumplió la meta de acumulación de dólares del primer trimestre. La entidad que preside Miguel Pesce contabilizaba, al cierre de marzo, reservas netas por un total de u$s 3851 millones.

El BCRA cerró mayo con la mayor venta diaria de dólares del año

En el primer trimestre de 2022, el target de variación de reservas internacionales netas del BCRA era de un incremento de u$s 1200 millones. No obstante, incorporando el efecto de los ajustadores detallados en el entendimiento, respecto a los desembolsos observados de organismos multilaterales y bilaterales de crédito y el pago efectuado al Club de París, el target ascendió a u$s 1247 millones, reconoció el Gobierno.

"En el caso de las reservas netas del BCRA en los términos definidos en el entendimiento a precios corrientes, las mismas alcanzaron los u$s 3851 millones al 31 de marzo, aumentando unos u$s 1527 millones desde el 31 de diciembre de 2021", detalla el trabajo.

Sin embargo, agrega el informe, "el cumplimiento de las metas se mide valuando las reservas a los tipos de cambio del programa". Es por ello que el Ejecutivo subrayó que "calculada de esta manera, la variación observada para ese período fue un incremento de u$s 1522 millones, lo que demuestra el sobrecumplimiento del objetivo".

Para el segundo trimestre, cabe recordar, la meta es que el BCRA pueda acumular u$s 4100 millones, por lo que dentro del mercado calculan que la autoridad monetaria deberá al menos duplicar el ritmo de compras de divisas en el mercado de cambios y cerrar un junio récord de acumulación de reservas. Para fin de año, en tanto, el objetivo se fijó en la acumulación de u$s 5800 millones.

No fue la única definición financiera que se destaca del informe de gestión que presentará Manzur en el Senado. Allí también puede verse que el Ejecutivo considera que el tipo de cambio permanece en "niveles competitivos".

"La velocidad de crawl del tipo de cambio nominal fue adaptándose a la estrategia antiinflacionaria. En el último trimestre de 2021 se experimentaron semanas de mayor volatilidad financiera asociada a la incertidumbre relacionada con el proceso electoral", puede leerse en el documento. "Concluido el proceso electoral, el BCRA retomó una dinámica cambiaria acorde con los lineamientos de mediano plazo planteados a comienzos de la gestión en 2020. En efecto, se aceleró gradualmente el ritmo de depreciación para llevarlo a niveles más compatibles con la tasa de inflación doméstica, sin perder de vista el efecto de la mayor inflación internacional sobre el tipo de cambio real", agrega.

A pesar de ello, indicó el Gobierno, "el Índice Tipo de Cambio Real Multilateral (ITCRM) permaneció en niveles competitivos, compatibles con el promedio de los últimos 24 años, y en un contexto de superávit del sector externo".

Respecto de la estrategia de política monetaria que viene implementando el BCRA para intentar contener a la inflación, el informe de gestión recuerda que desde que empezó el año, el BCRA elevó la tasa de política monetaria desde 38% a 47% en abril (luego la llevó a 49% en mayo).

"El BCRA considera que la suba de las tasas de interés contribuirá a establecer un escenario de mayor estabilidad macroeconómica, el cual sentará las bases firmes para el desarrollo sostenible de la inversión, del consumo y de la actividad económica en general", dice el documento. "La suba de tasas es condición necesaria, pero no suficiente por si sola para reducir la inflación", añade.

En otro de los puntos salientes del documento, el Gobierno anticipó que la menor emisión monetaria acordada con el FMI redundará en un contexto de menores necesidades de esterilización. En ese sentido, el informe prevé que en el mediano plazo, y "luego de dos años en los que el Banco Central asistió excepcionalmente al Tesoro" por la pandemia, "es esperable que el esfuerzo de esterilización monetaria se vaya reduciendo". Ello favorecerá a que la demanda de la base monetaria sea provista por los intereses asociados a los pasivos remunerados del BCRA y, potencialmente, por una reducción de su stock.

Respecto de dicha reducción de los pasivos remunerados del BCRA, el informe dice que para 2022 se prevé que el stock se ubique en 9,3% del PIB, apenas por encima de la guía estimativa de 9,1% que figura en el acuerdo con el FMI. Dicha proyección implicaría una reducción de 1,6 puntos porcentuales respecto del registro de 2021.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios