Inversiones

Goldman Sachs proyecta un rally del oro para fines de 2022: cómo aprovecharlo desde Argentina

El banco de inversión estadounidense espera que el metal llegue a u$s 2500 a fin de año. El metal cae 14,5% desde sus máximos históricos, y si bien el contexto inflacionario ayuda al metal, advierten que la suba de tasas representa una amenaza para su precio.

En esta noticia

El banco de inversión estadounidense Goldman Sachs elevó recientemente su perspectiva para el oro de cara a final del 2022. El nuevo precio objetivo del oro del banco de inversión hacia fines del 2022 es de u$s 2500 la onza, lo que indica un avance del 41% desde los u$s 1764 actuales.

Analistas advierten también que la clave sobre el metal pasa por la dinámica de tasas de interés futura.

Dólar blue récord y cepo: el duro diagnóstico de Martín Redrado y cómo se puede parar la corrida

¿Aterrizaje forzoso? Alarma en Wall Street por una señal sobre el futuro económico en Estados Unidos

¿El oro recobra el brillo?

En el informe, Goldman Sachs señaló que el próximo año podrían acrecentarse las preocupaciones sobre una recesión en Estados Unidos, lo cual conduciría a precios más altos para el metal precioso.

El banco de inversión ha sido durante mucho tiempo muy optimista sobre el oro, y este último aumento de precio objetivo es otra señal de que Goldman Sachs ve un fuerte potencial alcista para el metal amarillo.

Entre sus argumentos, los analistas del banco advierten que el riesgo de inflación es probablemente un factor importante que influya en los precios del oro este año.

Para Goldman Sachs en cualquier escenario en el que la inflación aumente de forma rápida y sostenida es probable que el oro supere a otros activos.

Hoy el oro opera en u$s 1764 la onza y se ubica 14,5% debajo de los máximos históricos registrados durante el 2020.

El escenario de inflación al alza obliga a los inversores y analistas a buscar activos menos tradicionales (que los bonos y las acciones) para agregar a las carteras.

Nicolás Max, director de Asset Management de Criteria, remarcó que debido al contexto inflacionario, las carteras que administran viraron hacia activos que protegen mejor ante la suba de los precios en la economía real, como el oro.

"Hoy nuestra cartera para quienes buscan retornos con riesgo moderado es 40% activos con características ´protectivas´ ante el aumento de la inflación, tales como el oro, materias primas, bonos ajustables por inflación y ciertas monedas emergentes. El 60% restante se reparte entre bonos emergentes en dólares y acciones", reveló.

Cobertura inflacionaria

En el acumulado del año, el oro cae 1% y de esta manera muestra una dinámica mucho más fuerte respecto de las bajas que se están viendo en los bonos, que caen entre 8% y 18% en sus distintas categorías.

También la baja del oro es mucho menor que la que se observa en las acciones, en donde el S&P500 pierde 20% y el Nasdaq retrocede 30%.

Hoy se ve que la correlación entre los bonos y las acciones es positiva, lo cual es una mala señal para los inversores. 

Esto implica que se está viendo una baja en los bonos y en las acciones al mismo tiempo, dejando sin cobertura a los inversores ante el contexto desafiante en el mercado y a la mayor inflación.

Por eso, y con la intención de diversificar portafolios, los inversores comienzan a ver al oro como una opción de inversión.

En ese contexto, el oro y las compañías mineras vuelven a estar en el centro de la atención ya que además, el metal precioso tiende a tener una buena dinámica ante escenarios inflacionarios.

Daiana Olivera, estratega de Cohen, afirmó que luego de haber marcado el máximo de los últimos 40 años, los inversores vuelven a poner la mira en el oro por su característica de reserva de valor.

"Históricamente, los metales preciosos fueron considerados activos seguros ante contextos de alta inflación. En especial, el oro se volvió relevante no solo por la tenencia que mantienen los bancos centrales, sino también por su demanda para creación de joyas y como moneda de reserva de valor", comentó. 

Además, la estratega de Cohen agregó que "el oro muestra una correlación inversa con el dólar, ya que ante una caída de la principal moneda, los mercados impulsan su demanda en busca de un nuevo refugio contra la inestabilidad".

Olivera dice que ve valor en las mineras como una opción para aprovechar un eventual rally en el metal precioso.

"Recomendamos posicionarnos en nuestra cartera de Cedears G (gold), que agrupa a las cuatro principales mineras que pueden adquirirse en el mercado local (Barrick Gold, Yamana Gold, Harmony Gold y Newmont Mining Company). La cartera acumula un rendimiento de 1,2% en lo que va del año, superando ampliamente a índices como el S&P (-21,3%) o el Nasdaq (-30,6%). La cartera logra no solo superar al índice de mineras (GDX) , sino también al precio del oro en lo que va del año", comentó.

Analizando las tasas de interés

Para combatir la inflación, la Reserva Federal (Fed) debió iniciar un histórico y agresivo ciclo de suba de tasas.

En su última reunión, la Fed elevó la tasa en 75 puntos básicos, la mayor suba de tasas en 28 años. Así, llevó a la tasa de interés de referencia al rango de entre 1,5% a 1,75%, el más alto desde que estalló la pandemia de coronavirus.

Esta suba de tasas afectó a todos los activos financieros, desde bonos hasta acciones e incluso criptomonedas. Y los analistas advierten que el ciclo alcista en las tasas de interés puede ser una amenaza incluso para el metal precioso.

Diego Martínez Burzaco, head de estrategia de Inviu, aclaró que si bien el oro este año no bajó en relación al resto de los activos de riesgo, se esperaba un poco más como cobertura inflacionaria y de aversión al riesgo

El estratega de Inviu puso el foco en la dinámica de tasas de interés y su impacto sobre el metal. "Creo que hay mucha duda sobre el oro en torno a si las tasas de interés reales negativas van a continuar o si un desanclaje de expectativas inflacionarias hará que la Fed tenga que subir las tasas muy por encima de lo estimado, lo cual termina afectando al metal. En el caso en que persista una inflación estable pero alta y que las tasas acompañen esa dinámica lentamente, ese sería el escenario más favorable para el oro", dijo.

En cuanto a la estrategia de inversión, Martínez Burzaco entiende que el oro debe formar parte de un portafolio balanceado a largo plazo.

"Creo que en un portafolio equilibrado en el largo plazo, tanto el oro como mineras debe ser un activo de cobertura que no debe cubrir más del 6% o 7% de la cartera. Si se activa un estrés financiero limite, el oro va a ser una buen cobertura", dijo.

En cambio, Maximiliano Donzelli, head de research de IOL Invertironlie, no está recomendando oro en contexto inflacionario. Es que según advierte, hoy el oro no luce como un refugio inflacionario ya que con la suba de tasas, el oro no devenga de tasas de interés y la suba de tasas le pegaría directo al metal.

"No vemos actualmente al oro como oportunidad, más allá de la alta inflación. Debido a que estamos viendo un ciclo alcista en las subas de tasas. Si bien el oro se anticipa a un eventual contexto inflacionario, luego la dinámica del metal se tiende a desacelerar en un escenario de suba de tasas. Esto mismo ocurrió en los años de 2010 a 2012 e incluso en los años 80´", dijo.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.