Consumos en el exterior

El dólar tarjeta quedó obsoleto en $ 647 y es 30% más barato que el blue

La disparada del dólar financiero y del blue aumentó la brecha con el oficial pero también con el dólar tarjeta. Eso implica una nueva filtración para el BCRA. ¿Pondrán otro impuesto?

Apenas asumido como ministro Martín Guzmán impuso un impuesto, el PAIS, a las transacciones con el dólar oficial. Mal comienzo en el intento de frenar los traspasos a la moneda norteamericana, siempre motorizados por el excedente de pesos y el desborde de las cuentas públicas. Argentina, de la mano del discípulo de Joseph Stiglitz, inventaba un camino para detener al dólar basado en la política tributaria. El final era inevitable.

Desde el impuesto PAIS de 30% a las operaciones del dólar oficial y a los consumos con tarjeta en el exterior le fueron agregando pagos a cuenta impositivos, un 45% a cuenta de Ganancias y un 25% a cuenta de Bienes Personales. La utilización del "pago a cuenta" eludía la necesidad de aprobar un nuevo impuesto desde el Congreso, algo que seguramente no hubiera logrado obtener el gobierno de Alberto Fernández.

La advertencia de Melconian a Bullrich: "Patricia, tenés que..."

El problema es que como el gobierno sigue emitiendo pesos desde el BCRA para financiar el rojo fiscal, cada vez más. el dólar blue se dispara y el mismo camino siguen el MEP y el "contado con liqui" más allá de las restricciones existentes a su operatoria. Intentan mantener el dólar oficial bajo control y por ende se amplía la brecha con el blue y el dólar en la Bolsa. Como el dólar tarjeta está en función del oficial, y se le suman los impuestos y pagos a cuenta únicamente, también se queda atrasado respecto a esas alternativas.

Ayer el dólar blue cerró en torno a $843 pero el dólar tarjeta se mantiene en $643. La brecha es de 30% ahora. Esto significa que claramente a una persona le conviene gastar en el exterior con tarjeta antes que utilizar los dólares billetes o físicos. Pero al estar tan rezagado pasa a ser un incentivo al consumo y no deja de ser otra oportunidad de acceder a bienes importados a menor precio. Cada día que se amplíe esa brecha, mayor será ese incentivo y la pérdida de reservas del BCRA dado que los consumos en dólares se pagan al exterior con las alicaídas arcas de la entidad que preside Miguel Pesce.

¿Pondrán un nuevo pago a cuenta? ¿Habrá otra creación o invento estilo Guzmán para tapar transitoriamente esta filtración en las cañerías cambiarias? La velocidad con la que están transcurriendo los acontecimientos en el mercado cambiario remite a la ya gastada frase de Rudi Dornbusch, economista que hiciera varios trabajos sobre "overshooting" cambiario, las disparadas por encima de los valores de equilibrio. "Las crisis tardan más en llegar de lo que puedas imaginar, pero cuando ocurren, suceden más rápido de lo que puedes imaginar", sentenció.

Es el coloquio de "ni idea"

Y el margen de acción del gobierno es casi nulo. Podría elevar los pagos a cuenta al 100% de Ganancias y Bienes Personales pero ya a los porcentajes actuales rozan la ilegalidad de la medida. Lo concreto es que la crisis cambiaria hoy se frena con un ordenamiento profundo de las cuentas públicas, saneamiento del BCRA y una mayor certeza sobre el resultado electoral y las medidas que adopte quien asuma el 10 de diciembre. Como todo ello es imposible de ejecutar, tampoco hay voluntad, entonces la incertidumbre cambiaria va en ascenso. Y el dólar tarjeta puede quedarse más rezagado.

Si el gobierno llegara a repetir una devaluación tras las elecciones del 22 de octubre, recién ahí recortaría nuevamente la brecha. Pero el gobierno se comprometió a mantener al dólar oficial en 350 pesos hasta fin de mes.

Bienvenidas las altas brechas.

Temas relacionados
Más noticias de dólar

Las más leídas de Finanzas y Mercados

Destacadas de hoy

Cotizaciones

Noticias de tu interés