#CASHTAG

Es el coloquio de "ni idea"

En los pasillos del coloquio de IDEA en Mar del Plata se refleja la incertidumbre al cuadrado sobre las elecciones. Los chismes sobre Martín Insaurralde les ganan a las reflexiones sobre el futuro del país. Del ovillo de los negocios turbios de la política al último libro de Almudena Grandes

Un empresario que estuvo preso por la causa de los cuadernos de la corrupción en la obra pública me recomendó un libro que tiene como protagonista a un hombre de negocios. Fui a comprarlo: 12 lucas. Bienvenidos a la nota más cara que hice este mes.

Pensé que podía ser la historia de alguien que había tenido que convivir con el pago de distintas atenciones a funcionarios gubernamentales o contribuir con campañas electorales para mover la cosa, por describir de alguna manera un comportamiento habitual del ser humano en tanto contratista del Estado en la Argentina, y calculo que en el mundo.

Es más, supuse que podía ser una trama en la que este jerarca corporativo que peina canas se sintiera representado, rememorando los días en los que ingresó a una prisión de traje y tuvo que establecer algún tipo de vínculo con narcos y otros malandras, allá por 2018, mientras le pedía que se arrepintiera para entregar a alguien.

Pero no.

El libro que me había dicho "no podía largar" era "Todo va a mejorar", el último que dejó la escritora española Almudena Grandes antes de morir. Lo acabo de empezar. Hasta ahora, cuenta la historia de un magnate que después de pandemias y crisis decide llevar adelante un plan: crear un partido político para poder darle al país una administración similar a la de un consejo de administración de una compañía. Para eso, empieza a armar un equipo en el que además de leales e inescrupulosos, sobresalen los hackers.

En el último libro de Almudena Grandes se plantea crear un partido para administrar el país como una empresa

El relato, que incluye muchos más disparadores conspiranóicos, obviamente se vuelve muy atrapante en un país que ya tuvo un gobierno de CEOs, por un lado, y en el que ahora manda en la vida real la aparición de un outsider como Javier Milei, que viene del sector privado con un discurso anti Estado y armó un partido nuevo apalancado en nerds de las redes sociales que lo viralizan todo.

Frente a él, los empresarios, incluso los que lo cobijaron y potenciaron como una apuesta, un juego o un "a ver qué pasa", ahora tratan de adaptarse, de entender, de prepararse, lean a Grandes o no.

Estas horas en el 59 Coloquio de IDEA, el tradicional encuentro corporativo del Instituto para el Desarrollo Empresarial Argentino, reflejan esa incertidumbre al cuadrado. Si nadie sabe cómo llegará la economía a las elecciones generales, al eventual balotaje o al 10 de diciembre, ahora se agrega el interrogante de qué parte de lo que dice el tipo que salió primero en las PASO será un curso de acción posible o simplemente una frase para que pegue como tendencia.

La decisión de Milei de no asistir histórico meeting en el Sheraton de Mar del Plata y armar un almuerzo en paralelo este jueves a las 13 en un restaurante llamado casi sintomáticamente "Furia" desconcertó a más de un gerente y dueño de compañía. Habían pagado hasta 600 lucas en el Coloquio porque pensaban escucharlo ahí mismo donde en principio pasará Patricia Bullrich y en el que hay que ver si manda algún video Sergio Massa, pero ahora tendrán que pagar, además, un morfi extra.

Las incógnitas se potencian porque nadie les da crédito a las encuestas por dos motivos. Primero, porque las que ahora dan tercero a Juntos por el Cambio en muchos casos son las mismas que habían dicho que se pinchaba La Libertad Avanza antes del 13 de agosto. Y después porque todos los sondeos que están circulando se hicieron antes de que se conociera que Martín Insaurralde, el ex jefe de gabinete de Axel Kicillof en la provincia de Buenos Aires, estuvo de vacaciones en un yate en Marbella cuando su declaración jurada 2022 reflejaba efectivo y plazos fijos por $ 600 mil.

Nadie tiene claro el impacto que el viaje de Insaurralde puede tener en la elección nacional

Nadie tiene claro hasta qué punto el hecho puede tener un impacto que cambie el juego en la elección nacional en la que Massa, aún con inflación inflación récord y dólares financieros disparados, se muestra con una autoestima a prueba de todo y está convencido de que se mete en segunda vuelta.

Ante el escándalo, tampoco hay certezas sobre si tendrá éxito el intento del ministro y candidato de encapsular en la tesis del "error de Martín" lo que aparece como la punta del ovillo de los negocios turbios de la política en general y del peronismo en particular. ¿Puede ser un hito en el tramo final de la campaña? "Ni idea", dice uno de los ejecutivos que habitualmente camina estos pasillos de Mar del Plata, en una respuesta que, como se ve, se repite en varios campos.

A propósito, en los pasillos del Coloquio por ahora los chismes y recuerdos sobre la vida del ex intendente de Lomas de Zamora les ganan a las reflexiones sobre qué hacemos con el futuro del país.

Más allá de todo lo que circula sobre su reciente separación de Jesica Cirio y el revoleo de millones de dólares para acá y para allá, un lobbista trajo un recuerdo muy gráfico sobre el mundo en el que Insaurralde siempre se movió como pez en el agua: el juego.

"Me acuerdo de que, una vez en 2021, me vinieron a ver de una multinacional de apuestas porque no conseguían juntarse con Carli Bianco, el entonces jefe de Gabinete provincial, y me pidieron que les hiciera de puente", recuerda. A las pocas semanas, sin embargo, lo volvieron a llamar: "Dejá, ahí anunciaron que lo reemplaza Insaurralde, así que ya está, despreocupate, tenemos línea directa", le dijeron.

Temas relacionados
Más noticias de Coloquio IDEA
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.