Finanzas personales

El Círculo de Competencia: otra clave de Buffett que pocos conocen para invertir siempre bien

Warren Buffett plantea que solo invierte en negocios que pueden entender y que están dentro de su círculo de competencia.

El circulo de competencia es una expresión explicada por Warren Buffett y Charlie Munger, al mando de Berkshire Hathaway, en una carta a sus accionistas de 1996. Básicamente, lo que plantean es que solo invierten en negocios que pueden entender y que están dentro de su círculo de competencia. 

Según los empresarios, la mayoría de los inversores, tanto institucionales como individuales, encontrarán que la mejor manera de poseer acciones ordinarias es a través de un fondo indexado que cobre tarifas mínimas. Aquellos que sigan este camino seguramente superarán los resultados netos (después de comisiones y gastos) entregados por la gran mayoría de los profesionales de la inversión.

Sin embargo, si deciden construir su propio portafolio, hay algunas ideas que vale la pena recordar. La inversión inteligente no es compleja, aunque lejos está de decir que es fácil. Lo que necesita un inversor, para Warren y Munger, es la capacidad de evaluar correctamente las empresas seleccionadas.

"Tenga en cuenta la palabra 'seleccionado': no es necesario ser un experto en todas las empresas, ni siquiera en muchas. Solo tiene que poder evaluar empresas dentro de su círculo de competencia. El tamaño de ese círculo no es muy importante; sin embargo, conocer sus límites es vital", explica la carta.

Según el documento firmado por el Oráculo de Omaha, para invertir con éxito no es necesario comprender la versión beta, los mercados eficientes, la teoría moderna de carteras, los precios de opciones o los mercados emergentes. De hecho, es mejor que no sepa nada de estos. Esa, por supuesto, no es la opinión predominante en la mayoría de las escuelas de negocios, cuyo plan de estudios de finanzas tiende a estar dominado por tales materias. Sin embargo, en su opinión, los estudiantes de inversiones solo necesitan dos cursos bien enseñados: Cómo valorar una empresa y Cómo pensar en los precios de mercado.

El objetivo como inversor debería ser simplemente comprar, a un precio racional, una participación parcial en un negocio fácilmente comprensible cuyas ganancias son prácticamente con certeza materialmente superiores a cinco, diez y veinte años a partir de ahora

"Con el tiempo, solo encontrará unas pocas empresas que cumplan con estos estándares, por lo que cuando vea una que califique, deberá comprar una cantidad significativa de acciones. También debe resistir la tentación de desviarse de sus pautas: si no está dispuesto a poseer una acción durante diez años, ni siquiera piense en poseerla durante diez minutos. Arme una cartera de empresas cuyas ganancias agregadas marchen al alza a lo largo de los años, y también lo hará el valor de mercado de la cartera", puntualiza.

Aunque rara vez se reconoce, continúa, este es el enfoque exacto que ha producido ganancias para los accionistas de Berkshire. Buffett también ha insistido en la importancia de lo que él denomina "look through earnings", que incluye tanto las ganancias retenidas que la empresa utiliza para expandir el negocio, como los beneficios que la empresa distribuye a los accionistas a través de dividendos, ajustados por impuestos: "Nuestras look through earnings han crecido a un buen ritmo a lo largo de los años, y el precio de nuestras acciones ha aumentado en consecuencia".

"La base de ganancias enormemente ampliada de la que disfrutamos ahora inevitablemente hará que nuestras ganancias futuras estén por detrás de las del pasado. Sin embargo, continuaremos presionando en las direcciones que siempre hemos tenido. Trataremos de generar ganancias manejando bien nuestros negocios actuales - un trabajo facilitado debido a los extraordinarios talentos de nuestros gerentes operativos - y comprando otros negocios, en su totalidad o en parte, que probablemente no se vean afectados por el cambio y que poseen importantes ventajas competitivas", señaló Buffett.

Lo que se puede controlar y lo que no

En base a estos conceptos, Javier Navarro, editor del Blog Salmón, explicó que en el camino de mejorar las finanzas personales existen dos tipos de obstáculos: aquellos que se pueden cambiar y aquellos que no. Actuar sobre los que se pueden cambiar es el único camino posible.

El lugar de nacimiento, la situación macroeconómica, la evolución de la bolsa, las decisiones políticas, y la edad son factores que no se pueden modificar.

Pero hay otros que sí: como la propia tasa de ahorro, la profesión, los productos financieros donde invertimos, nuestra mentalidad y forma de reaccionar ante el entorno, y nuestras habilidades. 

Según Navarro, tener esto en cuenta sirve para trabajar sobre los distintos aspectos de nuestra vida financiera. Diferenciar aquellos aspectos sobre los que podemos hacer algo y sobre los que no podemos hacer nada, para así actuar sobre unos e ignorar los otros (o en el mejor de los casos paliar los mismos o gestionarlos).



Tags relacionados

Compartí tus comentarios